Argentina fondos buitre: “EE.UU. quiere generar un precedente” para favorecer a las empresas norteamericanas

penalizando

JULIAN ASSANGE ANALIZA EL CONFLICTO CON LOS FONDOS BUITRE EN EL MARCO DE LAS POLITICAS DE “EXTRATERRITORIALIDAD” DESARROLLADAS POR EE.UU. EN LOS ULTIMOS DIEZ AÑOS

“Lo que pasa con Argentina me tocó vivirlo en carne propia”

 

Recluido en la Embajada de Ecuador en Londres por la presión judicial a la que lo someten Estados Unidos y Suecia, el fundador de WikiLeaks recibió a Página/12 para hablar de su situación, las perspectivas que abren las nuevas tecnologías y las implicancias del conflicto entre la Argentina y los fondos buitre.

 

Por Santiago O’Donnell
Desde Londres

Tranquilo, sonriente, rozagante, barba y pelo largo onda Beatles en la época de Let It Be, así luce por estos días Julian Assange. Tras dos años de encierro en el pequeño departamento del barrio Knightsbridge que alberga a la Embajada de Ecuador en Londres, donde se encuentra asilado, el director del sitio de publicaciones filtradas WikiLeaks, salvo por cierta somnolencia en la mirada, apenas da muestras del desgaste sufrido. Atrás quedó el yuppie juvenil, nervioso y desconfiado, de las primeras semanas en la embajada. Ahora se mueve más despacio y habla más despacio y con voz más grave, casi gutural, que alza apenas lo suficiente como para ser escuchado desde muy cerca. Ahora sorprende cada tanto con una risa franca que antes no se le oía, salida del fondo de una pancita incipiente que antes no existía.

Feliz de haber jugado un rol clave para preservar la libertad del famosamente arrepentido ex espía Edward Snowden, optimista con respecto al fin de su enfrentamiento con Washington en un futuro cercano y orgulloso de que su organización lo haya sobrevivido, se lo ve incluso con mejor semblante que dos años atrás, como si el encierro recién empezara. Mientras la Justicia sueca sigue demandando su extradición para interrogarlo por presuntos delitos sexuales y Estados Unidos lo busca para juzgarlo por terrorismo mediático, Assange se mantuvo activo en su estrecho confinamiento, comandando una lista de nuevas filtraciones (la última, sobre una ley secreta de Australia, hace apenas veinte días), coordinando el rescate de Snowden en Hong Kong, coescribiendo dos libros, fundando un partido político en su Australia natal y compitiendo en las elecciones de ese país, apoyando campañas en favor de activistas por los derechos humanos en Africa y de ciberactivistas en Europa y Oceanía, y participando en un video con el grupo musical boricua Calle 13, entre otras apariciones públicas vía Skype con figuras conocidas, según él, para romper el intento de Estados Unidos de pintarlo como un paria.

Todos estos menesteres le dejan poco tiempo para la amplia requisitoria periodística que su figura atrae, y que quedó demostrada quince días atrás cuando un chisme infundado en un tabloide británico sensacionalista sobre su inminente partida de la embajada dio la vuelta al mundo y llenó de periodistas y cámaras la vereda de la sede diplomática. El propio Assange y el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño desmintieron el rumor con una conferencia de prensa conjunta.

Sin embargo, tras rechazar o ignorar cerca de 500 pedidos de reportaje en el último año, según la cuenta de uno de sus colaboradores más cercanos, el domingo pasado aceptó un soborno de queso francés y chocolate belga para sentarse a una entrevista de algo más de dos horas con Página/12, en la que habló de lo que pasó en el mundo de espionaje, en América latina, en WikiLeaks y en su vida personal durante estos largos 24 meses a la sombra. En este texto se refiere a la pelea entre el gobierno argentino y los fondos buitre, a la tensión entre los oligopolios mediáticos y la libertad de expresión en Ecuador, al avance de los sistemas de vigilancia masiva en las redes sociales, a los efectos de la revolución tecnológica en la geopolítica mundial. También cuenta por qué tiene ganas de vivir en América latina y su secreto para combatir la depresión.

–Deme su opinión sobre la pelea argentina con los fondos buitre. Sé que habló del tema con funcionarios argentinos que visitaron esta embajada.

–Es un caso complejo y hay que entender qué hay detrás. Me parece interesante preguntarnos por qué el gobierno estadounidense apoya estas acciones, cuando al comienzo del juicio parecía que el Departamento de Estado quería relaciones tranquilas con la Argentina y no apoyaba a los fondos buitre, y ahora sí los apoya aunque claramente está causando tensiones con la Argentina. Parece responder al deseo de Estados Unidos de sentar un precedente para que empresas estadounidenses puedan embargar activos de gobiernos extranjeros, lo cual genera un incentivo genuino en favor de las empresas estadounidenses a la hora negociar con gobiernos extranjeros. Esto en general. En el caso argentino en particular, parece que además la están penalizando por una decisión geopolítica que no le gustó.

–¿Quiere decir la negociación con Irán?

–Sí.

–El gobierno estadounidense dice que su sistema judicial es independiente y que no tiene nada que ver con la decisión, pero usted dice que el Departamento de Estado apoya los fallos.

–Las acciones adoptadas para hacer cumplir el fallo valen más que las declaraciones diplomáticas. A nivel social, los jueces son personas y las personas tienen amigos. Se mueven en circuitos sociales y profesionales; si esos circuitos estan en contra de una determinada decisión, el juez que tomó esa decisión debe pagar un costo, mientras que si la decisión recibe apoyo en esos circuitos, el juez obtiene un beneficio. No conozco a este juez (Thomas Griesa)…

–No es sólo un juez, el fallo fue confirmado en la cámara y la Corte Suprema lo ratificó al negarse a escuchar la apelación de la Argentina.

–Por eso, es más que un juez en particular. Si lo miras desde una perspectiva más amplia, en los últimos diez años Estados Unidos se ha embarcado en un programa de extraterritorialidad. En vez de invadir países a la fuerza, ha ido introduciendo la capacidad de cumplir funciones típicamente de Estado en otros territorios, combatiendo la inmunidad soberana, forzando tratados de policía corporativa, estableciendo que los otros países se vean obligados a extraditar ciudadanos a Estados Unidos cuando Estados Unidos quiera, y obliga a esos países a desplegar a sus policías para confiscar pruebas o clausurar servicios de Internet a pedido de Estados Unidos. La mitad de esas medidas se refieren a leyes criminales y la otra mitad a reclamos comerciales.

–Así que esta decisión en favor de los fondos buitre encaja perfectamente en la estrategia.

–Sí. Me tocó vivirlo en carne propia. Mi fiscal, el fiscal federal que lleva la causa contra WikiLeaks, está basado en Alexandria, Virginia, que es una extensión del centro de poder que es Washington DC. Se trata del mismo fiscal que lleva la causa contra el neozelandés de Kim Dotcom y que imputó a personas de 69 países. O sea, su fiscalía es un centro de extraterritorialidad. Nadie me acusa de haber hecho algo dentro de Estados Unidos. La única acusación es que publicamos documentos estadounidenses. A Kim Dotcom tampoco lo acusan de hacer algo en Estados Unidos, sino que los productos de Fox y EMI y de otros gigantes de marcas registradas estadounidenses terminaron en el sistema de compartir archivos MegaUpload (que maneja Kim Dotcom) y por eso tratan de extraditarlo desde Nueva Zelanda a Estados Unidos. No lo acusan de tener una empresa en Estados Unidos o de que haya violado alguna ley estadounidense directamente, sino indirectamente. Esto significa que una empresa estadounidense o sus accionistas pueden llegar a Nueva Zelanda desde el otro extremo del mundo y ejercer un poder coercitivo para llevar a alguien a ser juzgado en Estados Unidos. Si alguien controla las leyes y a la policía de un determinado país, entonces controla a ese país. Por la manera en que los datos fluyen a través de Internet, todos estamos conectados jurisdiccionalmente a Estados Unidos porque usamos Google, que es una empresa estadounidense. Y en América latina más, ya que el 98 por ciento de las telecomunicaciones de la región pasan por Estados Unidos. Acá en Gran Bretaña han extraditado a varias personas. A Baba Ahmed lo extraditaron por escribir artículos sobre el yihadismo. Hablando de libertad de expresión, escribes un artículo sobre los jihadistas y te extraditan y te procesan por terrorismo.

–En nuestra última entrevista, hace más de un año y medio, usted dijo que Facebook era abominable y que WikiLeaks suele difundir su información a través de Twitter. ¿Es porque Twitter es menos vulnerable al espionaje y la vigilancia masiva que Facebook?

–También tenemos una página de Facebook y ponemos nafta Shell en nuestros autos. Algunas de estas cosas están tan masificadas que no podemos ignorarlas completamente. Es cierto que históricamente Twitter ha defendido a sus usuarios con fuerza. Pero desafortunadamente Twitter se ha convertido en tal preocupación, que la tremenda presión que ejerce el gobierno estadounidense está empezando a surtir efecto. Nadie operando a nuestro nivel debería confiar en Twitter. Twitter borró la cuenta de Anonymous en Suecia, con 21 mil seguidores eliminados de un plumazo. También cerró varias cuentas de las firmas de relaciones públicas que representan al Estado Islámico. Tiene un robot que vigila si estás compartiendo archivos con derecho de autor y cierra tu cuenta si compartes videos del Estado Islámico. Esto no quiere decir que yo apoye al Estado Islámico pero apoyo que todo el mundo sepa lo que el Estado Islámico está haciendo. Si el Estado Islámico quiere confesar ciertas cosas entonces la gente necesita saber eso. Así que las mismas restricciones políticas y legales que padecen otros sitios de Internet están llegando a Twitter y lo están convirtiendo en un instrumento de control social de sus usuarios. Y Face- book es mucho peor, mucho peor en cuanto a la censura automática a gran escala que somete a sus usuarios.

–En un ecosistema tan contaminado, Twitter no podría ser muy distinto a los demás.

–Sí, son susceptibles a las presiones políticas de Estados Unidos y durante mucho tiempo lograron resistir, pero paso a paso han ido cediendo territorio a esas fuerzas.

 

 

Quem investigará se Ricardo Antunes sofre tortura?

No próximo dia 5 de dezembro,  Ricardo Antunes completará dois meses de prisão secreta em algum presídio do governo de Pernambuco. Correm diferentes boatos de tortura. As provas que a polícia tem apenas confirmam que Ricardo vinha realizando um jornalismo de oposição aos governos de Pernambuco e  prefeitura do Recife, poderes aliados e vitoriosos nas últimas eleições municipais. E como fechar um inquérito que visa trancafiar e amordaçar Ricardo Antunes até as eleições presidenciais de outubro de 2014, devendo o governador – conforme anunciou – renunciar o cargo em março?

Ricardo foi transformado no Assange do governador Eduardo Campos – o Assange  exilado no pequeno e pobre escritório da embaixada do Equador em Londres.

A Reuters (que faz propaganda para o Reino Unido)  chama Assange de “dedo duro”:

O fundador do site WikiLeaks, Julian Assange [que completa hoje 163 dias de confinamento na embaixada do Equador em Londres] minimizou as preocupações com sua saúde, dizendo que gosta de estar no meio de uma tempestade jurídica e diplomática.

Assange, de 41 anos, cujo site irritou os EUA ao divulgar milhares de documentos diplomáticos secretos, refugiou-se na embaixada para evitar ser extraditado da Grã-Bretanha para a Suécia, onde é suspeito de crimes sexuais [o estupro de duas prostitutas em uma suruba].

O Equador lhe concedeu asilo, mas ele pode ser preso se deixar o local, que tem imunidade perante as autoridades britânicas. Nesta semana, as autoridades equatorianas disseram que o ex-hacker sofre de uma doença pulmonar crônica, em decorrência do prolongado confinamento.

Vestindo terno escuro e uma camisa branca com abotoaduras prateadas no formato das letras W e L, Assange não aparentava ter problemas de saúde. [Não aparentava… coisa de olho clínico].

“O confinamento, as circunstâncias são obviamente difíceis”, foi tudo o que Assange disse ao ser questionado pela Reuters sobre sua saúde.

“Eu prefiro desfrutar do fato de ser tratado por toda essa tempestade. Só se vive uma vez, então é importante que façamos algo significativo com o nosso tempo”, disse ele. Confira aqui  

Considerado parceiro de Assange, Manning vem sofrendo torturas. Não sei se Pernambuco continua matriculando alunos para a Escola das América. 31 brasileiros estudaram nesse centro de formação de ditadores e golpistas no ano passado.

Pelos relatos, Ricardo passa pela mesma via crucis. Mas parece que a justiça decidiu criar coragem. Informa a agência EFE d’Espanha:

La jueza que lleva el caso de Bradley Manning, acusado de filtrar miles de documentos a WikiLeaks, escuchará hoy el testimonio de algunos de los responsables de la prisión de Quantico (Virginia) donde está recluido tras su detención en 2010.

La coronel Denise Lind llamará a testificar a dos de los responsables de la prisión y a miembros del equipo médico que supervisó el estado de salud de Manning, adelantaron fuentes jurídicas militares.

La nueva serie de audiencias que comienzan hoy en la base militar de Fort Meade (Maryland) y que se extenderán hasta el domingo, ha generado gran expectación ya que está previsto que por primera vez testifique el soldado, aunque no en esta primera sesión.

Manning fue detenido en mayo de 2010 en Irak, donde trabajaba como analista de inteligencia, y fue trasladado a la prisión de Quantico (Virginia), donde estuvo sometido a un régimen de vigilancia especial, que su abogado civil David Coombs ha calificado como “punitivo”.

Coombs denuncia que su cliente fue ubicado en una celda de un metro por dos metros, vigilado constantemente por un guardia, y que se le obligaba a levantarse a las cinco de la mañana y a permanecer despierto hasta las diez de la noche.

Según el abogado, no se le permitía tumbarse, ni apoyarse contra la pared y tenía que permanecer erguido en todo momento. Cuando salía de la celda era esposado de pies y manos y acompañado por dos guardas.

Además, del 29 de julio de 2010 al 10 de diciembre de ese mismo año sólo se le permitió salir al aire libre 20 minutos al día y tenía entre 3 y 5 minutos para tomar una ducha, que eran los dos únicos momentos del día en los que salía de la celda.

El abogado denuncia además que los guardas tenían que verificar constantemente que Manning se encontraba bien y si por la noche se cubría y no podían verle le despertaban, además, no se apagaban todas las luces.

Para que no se autolesionara sólo se le permitía comer con una cuchara y se le servían todas las comidas solo en su celda para evitar el contacto con otros reclusos, con los que además se le prohibió hablar.

Manning, de 24 años, está acusado de transferir miles de documentos clasificados a la red WikiLeaks

Assange, Vargas Llosa y Ecuador: Correa se propone superar el modelo primario exportador de la economía

 

“Una cosa es la libertad de expresión y otro el negocio  sin escrúpulos morales, lo cual son dos cosas distintas. Veamos ejemplos de esto y de los intelectuales orgánicos de la extrema derecha como el inefable Mario Vargas Llosa en su editorial (publicado) en diario El País de España”, dijo ayer Rafael Correa.

Entonces, invitó a analizar lo que Vargas Llosa señala ahora de Assange y los WikiLeaks, y lo que decía hace algún tiempo el diario en donde él escribe, “para que vean la doble moral y dónde está la hipocresía”. Se recordó que Vargas Llosa el fin de semana anterior en diario El País anotó: “El señor Assange no es en la actualidad una víctima de la libertad de expresión, sino un prófugo”.

El Gobierno considera que con eso se quiere hacer ver a Assange como el malo de la película, porque Ecuador decidió darle asilo diplomático. “La información de WikiLeaks mostró, aparte de una chismografía medida, burocrática e insubstancial, abundante material que justificadamente debe mantenerse dentro de una reserva confidencial”, escribió Vargas Llosa. Esto evidenciaría -según el Gobierno ecuatoriano, que Vargas Llosa, al parecer, “no sabía que

El País hasta hace poco se jactaba de ser parte del selecto grupo de cinco diarios que a nivel mundial publicó en exclusiva los cables, donde se leía: WikiLeaks revela como seguramente no había sucedido jamás, hasta qué grado las clases políticas en las democracias avanzadas de Occidente han estado engañando a sus ciudadanos”.

Pese a ello, Vargas Llosa manifestó: “En las actuales circunstancias no hay razón alguna para considerar a Assange un cruzado de la libertad de expresión”, aunque para El País Julian Assange era el último héroe del periodismo combativo, porque así lo calificaron periodistas de ese medio que lo entrevistaron, en exclusiva, en octubre de 2010.

“Las revelaciones de WikiLeaks son el mayor acontecimiento periodístico de los últimos años”, resaltó el propio director de El País en enero de 2011; pero ahora, en el mismo diario en donde Vargas Llosa escribe, se señala que “Assange comenzó como un oscuro ladronzuelo de la intimidad”.

Ante los hechos y evidencias, Correa consideró que “tiene que hacer méritos ante el patrón del norte este pobre hombre (Vargas Llosa). Miren las inconsecuencias, ahora Assange un vulgar ladronzuelo, cuando antes era el héroe que desnudaba el lado oscuro del poder. ¿Y los periódicos que publicaron los WikiLeaks no divulgaron la misma información, por qué se persigue a Assange, por qué se lo insulta, por qué se lo quiere enjuiciar?”, preguntó. “La respuesta es, señores, al poder mediático dejémoslo intacto, pero a este hombre, sí, aplastémoslo, porque desafió al sistema”, respondió el Presidente.

Asimismo, ratificó que la soberanía del país será “defendida” ante eventuales represalias comerciales, entre ellas las preferencias arancelarias del ATPDEA con los Estados Unidos, tras la decisión del Ecuador de otorgar asilo a Assange.
Dijo que en una reunión que mantuvo con empresarios nacionales el martes pasado en un hotel de Quito, alguien le preguntó si teníamos que prepararnos para las retalaciones comerciales de los EE.UU. por haberle dado asilo a Assange, por lo que Correa advirtió: “El momento en que en las negociaciones para extender el ATPDEA hagan mención a lo más mínimo que afecte nuestra soberanía,  nos paramos de la mesa de negociaciones y que se queden con sus prefencias arancelarias. Nuestra soberanía no está en venta”.

Producción y desarrollo tendrá nueva matriz

El Primer Mandatario anunció que las prioridades de su Gobierno se centrarán en los objetivos de la política productiva y comercial. En ese sentido, destacó que la matriz productiva requiere diversificarse y superar el modelo de economía “primario-exportador”. Esto, con el fin de dejar de exportar bienes sin mayor valor agregado, sin procesamiento, y no tener que depender tanto de la importación de ciertos bienes necesarios. Explicó que la idea es generar alta productividad para el país y promover el talento humano y las fuentes de empleo.

Defendió la minería con responsabilidad y criticó a los “infantiles desubicados” que le dicen no a aquello. Dijo que respaldará a industrias estratégicas como: refinerías, petroquímica, energía, siderurgia y la refinación de minerales como el cobre, y el desarrollo de astilleros para la construción y reparación de barcos.

 

Por que defendemos o WikiLeaks e Assange

Michael Moore e Oliver Stone

Passamos nossas carreiras de cineastas sustentando que a mídia norte-americana é frequentemente incapaz de informar os cidadãos sobre as piores ações de nosso governo. Portanto, ficamos profundamente gratos pelas realizações do WikiLeaks, e aplaudimos a decisão do Equador de garantir asilo diplomático a seu fundador, Julian Assange – que agora vive na embaixada equatoriana em Londres.

 Moore e Stone, unidos por Assange

O Equador agiu de acordo com importantes princípios dos direitos humanos internacionais. E nada poderia demonstrar quão apropriada foi sua ação quanto a ameaça do governo britânico, de violar um princípio sagrado das relações diplomáticas e invadir a embaixada para prender Assange.

Desde sua fundação, o WikiLeaks revelou documentos como o filme “Assassinato Colateral”, que mostra a matança aparentemente indiscriminada de civis de Bagdá por um helicóptero Apache, dos Estados Unidos; além de detalhes minuciosos sobre a face verdadeira das guerras contra o Iraque e Afeganistão; a conspiração entre os Estados Unidos e a ditadura do Yemen, para esconder nossa responsabilidade sobre os bombardeios no país; a pressão do governo Obama para que outras nações não processem, por tortura, oficiais da era-Bush; e muito mais.

Como era de prever, foi feroz a resposta daqueles que preferem que os norte-americanos não saibam dessas coisas. Líderes dos dois partidos chamaram Assange de “terrorista tecnológico”. E a senadora Dianne Feinstein, democrata da Califórnia que lidera o Comitê do Senado sobre Inteligência, exigiu que ele fosse processado pela Lei de Espionagem. A maioria dos norte-americanos, britânicos e suecos não sabe que a Suécia não acusou formalmente Assange por nenhum crime.

Se Assange for extraditado para os Estados Unidos, as consequência repercutirão por anos, em todo o mundo. Assange não é cidadão estadunidense, e nenhuma de suas ações aconteceu em solo norte-americano. Se Washington puder processar um jornalista nessas circunstâncias, os governos da Rússia ou da China poderão, pela mesma lógica, exigir que repórteres estrangeiros em qualquer lugar do mundo sejam extraditados por violar suas leis. Criar esse precedente deveria preocupar profundamente a todos, admiradores do WikiLeaks ou não.

Caso Assange: O Equador não pode ficar só

por  Mauro Santayana

Este é o momento para que a unidade sulamericana deixe a retórica para tornar-se realidade. Cabe ao continente manter-se ao lado do povo equatoriano, na defesa de sua soberania política. A consolidação da Unasul se impõe, e com urgência. Diante da ameaça aberta do governo britânico, de invadir a Embaixada do Equador em Londres, o governo de Quito, pelo seu chanceler, declarou que confirma o asilo concedido a Julián Assange em seu território (que se estende ao recinto modesto de sua embaixada junto ao Reino Unido).

Os ingleses, em sociedade com os Estados Unidos, ainda se consideram senhores do mundo. O criador do WikiLeaks se encontra sob a ameaça de ser entregue ao governo norte-americano. Os ianques querem vingar o fato de que Assange tornou transparentes suas intrigas e seus crimes.

A nota do governo britânico, entregue à embaixadora do Equador, era ameaça clara e brutal ao Equador. O “aide-mémoire”, entregue à Embaixadora Ana Albán, convocada ao Foreign Office para recebê-lo, é objetivo em sua crueza:

Devemos reiterar que consideramos o uso continuado de instalações diplomáticas, desta maneira, incompatível com a Convenção de Viena e insustentável, e que já deixamos bem claro suas sérias implicações em nossas relações diplomáticas. Devem estar conscientes de que há uma base legal no Reino Unido – a Lei sobre Instalações Diplomáticas e Consulares, de 1987 – que nos permitiria agir para prender o Sr. Assange nas instalações atuais da Embaixada”.

###
INVIOLABILIDADE

É preciso deixar claro que a Convenção de Viena, de 1962, proíbe claramente essa invasão dos locais diplomáticos, conforme seu artigo 22:

“1. Os locais da Missão são invioláveis. Os Agentes do Estado acreditado não poderão neles penetrar sem o consentimento do Chefe da Missão.

“2. O Estado acreditado tem a obrigação especial de adotar todas as medidas apropriadas, para proteger os locais da Missão contra qualquer intrusão ou dano, e evitar perturbações à tranqüilidade da Missão ou ofensas à sua dignidade.

“3. Os locais da Missão, em mobiliário e demais bens neles situados, assim como os meios de transporte da Missão, não poderão ser objeto de busca, requisição, embargo ou medida de execução”.

Nenhuma lei interna de país aderente a convenção internacional dessa magnitude, pode sobrepor-se ao Tratado. Nos 50 anos de sua vigência, isso nunca ocorreu. O governo equatoriano não tinha outra atitude, a fim de resguardar a sua soberania, que não fosse tornar, de jure, o asilo de fato que concedera a Assange. Há momentos em que todos os cidadãos honrados de uma nação se tornam um só homem, aquele que, sob sua delegação, chefia o Estado. A decisão de Rafael Correa, exposta por seu chanceler Ricardo Patiño, é a mesma que qualquer país latino-americano que se preze tomaria.

Nós temos uma tradição histórica na concessão de asilo diplomático, que é invariável: não se discute o comportamento do perseguido, mas a sua condição humana e o perigo, a juízo do país concedente, de que o postulante seja submetido a tratamento cruel, ou à pena de morte. Foi assim que o governo democrático brasileiro não titubeou em conceder asilo ao ditador Alfredo Stroessner, em 1989, durante a presidência de Sarney.

Agencia de Inteligencia de EE.UU. recluta periodistas para espionaje, revela Christine Assange

Christine Assange, madre del fundador de WikiLeaks, y el presidente Rafael Correa, en el balcón del Palacio de Carondelet. Foto: Presidencia
Christine Assange, madre del fundador de WikiLeaks, y el presidente Rafael Correa, en el balcón del Palacio de Carondelet

Christine Assange, madre del fundador de WikiLeaks, agradeció este miércoles al presidente Rafael Correa por la apertura del Gobierno para tratar la solicitud de asilo político para su hijo. La reunión se desarrolló en el Palacio de Carondelet, en Quito.

En la cita, el Jefe de Estado reiteró que su gobierno sabrá adoptar una decisión soberana en torno al pedido del periodista australiano.

“Si WikiLeaks revelaba cosas de Ecuador, Venezuela, que hubieran beneficiado a las potencias, tal vez Julian sería un héroe, pero como reveló sus manipulaciones, entonces es un perseguido (…) Lamentablemente hay una doble moral internacional donde no se juzga a la gente por buenas o malas, sino por si es amiga o no”, destacó.

Correa agregó que WikiLeaks reveló cerca de 3.000 cables sobre su Gobierno y que la prensa publicó lo que creyó que haría daño al régimen, según recogió el portal oficial El Ciudadano.

“Luego seguimos investigando y descubrimos una gran cantidad de cables que revelaban la corrupción de la prensa nacional y de los políticos, revelaban los nombres de los periodistas y políticos informantes”, dijo.

“Esos grupos son los que hacen una campaña para pedir que no se le otorgue el asilo a Julian, pero le insisto, no se preocupe, nosotros sabremos tomar una decisión con total independencia y soberanía”, añadió el Mandatario.

Tras exponer la situación tensa que atraviesa su familia y agradecer al Presidente ecuatoriano por analizar el caso, Christine Assange se refirió al manejo de ciertas agencias de inteligencia de los Estados Unidos que, según dijo, “contratan a periodistas para labores de espionaje”.

Mencionó así a la agencia de Inteligencia Global Stratfor, que tiene reporteros encubiertos en todo el mundo, explicó la australiana.

Ante ese comentario, Correa dijo que con esto se derrumban los mitos de que existen “heroicos periodistas que (dicen) luchar por la libertad de expresión, y que sepan que es gente pagada, infiltrada en los medios de comunicación para desestabilizar a los gobiernos y aquí es evidente quiénes son”.

 

Wikileaks, crímenes de guerra y el principio Pinochet

Amy Goodman

 

Julian Assange
Julian Assange

 

 

Esta semana, los esfuerzos realizados por el fundador de Wikileaks, Julian Assange, para evitar su extradición a Suecia recibieron un duro revés. La Corte Suprema de Gran Bretaña ratificó la orden de detención que había sido dictada en su contra en diciembre de 2010. Tras anunciar una decisión dividida de 5 contra 2, los magistrados sorprendieron a muchos especialistas en cuestiones jurídicas al otorgar a Assange la posibilidad de apelar su fallo. Es la primera vez que la Corte Suprema de Gran Bretaña otorga la posibilidad de reconsiderar un fallo en más de diez años. El último precedente es el famoso juicio de extradición del ex-dictador chileno, Augusto Pinochet. El fallo contra Assange fue dictado a pocos días de que se cumplan dos años del arresto del soldado Bradley Manning en Irak, por haber presuntamente filtrado a Wikileaks miles de documentos confidenciales del gobierno estadounidense. Ambos casos nos sirven para recordar que, en la mayoría de los casos, mientras los denunciantes sufren, los criminales de guerra se salen con la suya.

Assange no ha sido formalmente acusado de cometer ningún delito, y, sin embargo, ha permanecido en arresto domiciliario desde que hace casi dos años Suecia emitiera una “Orden de Detención Europea”. Es importante resaltar que la orden de detención por cargos de violación, coerción ilegal y acoso sexual no fue emitida por un juez sino por un fiscal que busca interrogar a Assange en Suecia. Por su parte, Assange ofreció reunirse con las autoridades suecas en su embajada de Londres o en Scotland Yard, pero la propuesta fue rechazada.

Assange y sus simpatizantes sostienen que la orden de detención forma parte de un intento del gobierno estadounidense para encarcelarlo, o incluso ejecutarlo, y dar de baja su sitio de denuncias.

En el Reino Unido siempre se evalúan cuidadosamente las solicitudes de extradición. Prueba de ello fue la celebre cruzada del juez Baltasar Garzón con miras a procesar al ex-dictador chileno, Augusto Pinochet, por los casos de tortura cometidos durante su gobierno, entre 1973 y 1990. En base a la orden de procesamiento de Garzón, Pinochet fue arrestado durante un viaje a Londres, en 1998. Después de 16 meses de audiencias, los tribunales británicos finalmente decidieron que Pinochet podría ser extraditado a España. Tras la resolución, el gobierno británico intervino y anuló la sentencia, permitiendo a Pinochet que volviera a Chile.

Garzón es famoso por defender casos relacionados a los derechos humanos en todo el mundo siguiendo el principio de jurisdicción universal, lo cual lo llevó a procesar a Osama bin Laden por los ataques del 11 de septiembre y a investigar las denuncias de abusos contra los prisioneros de la prisión estadounidense de la Bahía de Guantánamo. Cuando Garzón inició sus investigaciones sobre los abusos cometidos durante el gobierno fascista del General Francisco Franco, quien mantuvo el poder en España durante 40 años, la derecha española inició una ofensiva en contra del juez. A principios de 2012, Garzón fue inhabilitado, hecho que puso fin a su carrera en la magistratura.

Tanto el juez Garzón como Julian Assange se enfrentaron a poderes bien afianzados, ya sea que se trate del gobierno, del ejército o de las empresas. Bradley Manning está siendo acusado por las mismas razones. Sus vidas han cambiado, en diferentes grados, para siempre. Su libertad, sus carreras y sus reputaciones han sido amenazadas o destruidas. 

(Transcrevi trechos)

Aceptación a la petición de asilo político de Julian Assange

La reciente noticia concerniente la petición de asilo político al Ecuador formulada por Julian Assange nos llena de esperanza. Hemos asistido con consternación al iter judicial al cual Assange ha sido sometido en el último año y medio. Se trata de un claro intento para extraditar al hombre más temido por el establishment norteamericano a un país del cual sería más fácil sacarlo para los EEUU. El fin persecutorio es evidente: tiene que pagar por haber desafiado el imperio. Assange ha demostrado una valentía inusual en desvelar secretos de estado que afectan a la población mundial, evidenciando la hipocresía de los gobiernos, su despiadado accionar, su falta de escrúpulos por la vida y los derechos humanos. Ante la posibilidad de salvar su vida los abajo firmantes creemos que su petición de asilo político debería ser aceptada y formulamos expresamente, como ciudadanos y/o residentes del Ecuador, nuestro decidido apoyo a la aceptación de la demanda de Julian Assange.