BRINDIS RETRASADO POR THATCHER

por Pasco Frutos

MT 4
Aznar, Aguirre y Rajoy, entre otros y otras, están compungidos por la muerte de Thatcher. Valoran su anticomunismo visceral, su inteligencia politiquera, su valentía para aplicar el neoliberalismo sin frenos, su belicismo militante, su soberbia a título de gran personalidad.
Todo son halagos y parabienes a la que, junto con Reagan, dos caras de una misma moneda, encabezó la liquidación de derechos en el trabajo, pensiones, vivienda, salud y educación, vigentes desde el final de la IIª Guerra, tanto en el Reino Unido como en el mundo economicamente desarrollado.
Fue la campeona del neoliberalismo en todo: en anticomunismo y pensamiento único, enfocado en la destrucción de la URSS, un contrapoder al capitalismo en aquel momento; en el desarrollo de las políticas más conservadoras, que están en la base del actual desastre económico y social actual; en la liquidación de los principales servicios públicos británicos, en especial el sanitario, entonces ejemplar en el mundo, posteriormente degradado hasta aumentar el desamparo y la muerte de la gente pobre y humilde; en el anti obrerismo y anti sindicalismo, contra el derecho de huelga, con la represión policial contra los trabajadores/as, liquidando y privatizando empresas; en el desarrollo hasta extremos no conocidos de la opulencia privada y la pobreza pública y multiplicando la marginación en las zonas obreras más deprimidas; en el belicismo más agresivo, apoyando y participando en todas las aventuras armamentísticas y de agresión, hasta desembocar en la guerra colonialista en Las Malvinas.
En su dinámica neoliberal la siguieron otros gobernantes, incluso declarándose hipocritamente adversarios de sus ideas y prácticas. Sólo cito el caso emblemático de Blair, el indeseable representante de la tercera vía “socialdemócrata”, emulador de su conservadurismo y espíritu guerrero.
Thatcher fue también hermana gemela del criminal Pinochet, al que defendió y protegió hasta el último momento.
Esto fue Thatcher, la llamada Dama de Hierro, que Hugo Chávez podría rebautizar con el nombre de Bruja con olor a azúfre, para asimilarla a su colega Bush.
Thatcher fue, en definitiva, y teniendo en cuenta la perspectiva histórica, un retroceso humano, social, político y de convivencia y paz en el Reino Unido y en el mundo. Por ello, todos los conservadores y reaccionarios al estilo de Rajoy, Aznar y Aguirre, lloran por las esquinas. Yo, en cambio, respiro mejor porque  el aire está menos enrarecido. Voy a tomarme un café.

Yugoslavia: ensayo de la “guerra humanitaria”

Nazanín Armanian

La de Yugoslavia fue la primera de las llamadas “guerras humanitarias”. La censura militar impidió que viésemos a miles de víctimas civiles de los ataques de la OTAN al país europeo durante meses. Dijeron que habían ido a frenar la represión serbia contra los albaneses en Kosovo. Devastaron hospitales, escuelas, fábricas, vías fluviales y puentes, e hicieron desaparecer un país para en su lugar crear miniestados controlables.

Razones de la intervención de EEUU

1991. Cae la URSS. Washington se apresura en hacerse con el control de las zonas estratégicas que Moscú deja libre. El mismo año ocupa el petrolífero Golfo Pérsico, para defender, junto con otros treinta países, al diminuto Kuwait del ataque de Saddam. Todavía sigue allí. Después, anuncia el Nuevo Orden (neoliberal) del Mundo, y avanza hacia Asia Central, vía Afganistán, y hacia Europa Oriental a través de Yugoslavia. En este país, crea el Ejército Liberación Kosovo junto con Alemania, a imagen y semejanza de los narco terroristas afganos –muyahidines y Talibán– o los Contra nicaragüenses.

Desde los Balcanes intentará mostrar la necesidad de mantener la OTAN, a pesar de la disolución del pacto de Varsovia, y por ende el desorbitado gasto militar; debilitar el Movimiento de Países No Alineados, del que Yugoslavia fue miembro fundador; acabar con el último estado socialista de Europa; y limitar el acceso de Rusia al Mediterráneo. De hecho, paralizó el proyecto del gaseoducto ruso-greco-búlgaro, y lo sustituyó por el de AMBO (Albania-Macedonia-Bulgaria-Oil). Bechtel y Enron hacían su agosto, mientras Shell y BP explotaban el petróleo de Albania.

Más tarde, reafirmó su presencia militar permanente en el continente; evitó –tras la caída del Muro–, que Alemania (que había reconocido la independencia de Eslovenia y Croacia), controlase los Balcanes, sus recursos y mercados. De este modo, impedía también la formación de una Europa poderosa.

Por otro lado, la OTAN dejó de ser un sistema de defensa. Se estrenó, sin la resolución de la ONU, agrediendo a un país soberano en suelo europeo. A partir de entonces, la Alianza sustituiría de facto a la ONU, y esta dejaría de ser el organismo nacido para impedir guerras.

La guinda del plan fue declarar la independencia de Kosovo donde Halliburton construyó el Camp Bondsteel, una de las mayores bases militares de EEUU en el mundo. El nuevo narco-estado se convertiría en el enclave desde el que distribuir por Europa la heroína llegada de Afganistán, otro país “liberado” por la OTAN. Allí alojaría al crimen organizado albanokosovar que trafica con armas, droga y prostitución.

(Transcrevi trechos)