O custo das olimpíadas. As lições de Londres 2012 e Atenas 2004

As olimpíadas nunca são baratas. E os preços disparam

Los Juegos de Londres terminaron costando 9.325 millones de libras (11.448 millones de euros). Ya antes de los JJOO, estimaciones realizadas por varios medios de comunicación elevaron la cifra hasta 12.000 millones de libras, y a una cantidad mucho mayor al añadir el coste de la seguridad, que incluyó el despliegue de miles de soldados.

No habrá muchos que quieran acordarse del anterior precedente europeo. El coste inicial de Atenas 2004 fue de 4.600 millones de euros. El definitivo alcanzó los 7.000 millones, pero en realidad tuvo que ser mucho mayor porque numerosos gastos no aparecieron en el presupuesto oficial. En mitad de la actual depresión económica, no es extraño que varias instalaciones olímpicas de la capital griega estén ahora abandonadas.

En Grecia, varias estimaciones indican que hubo un crecimiento extra del PIB del 1,5% en los siete años anteriores a los Juegos. Todo eso desapareció inmediatamente después, como también ocurrió con decenas de miles de puestos de trabajo.

El gran legado para Londres 2012 ha sido comenzar la regeneración de la zona este de Londres. La misión aún está lejos de finalizar, pero al menos los JJOO fueran la razón necesaria para eliminar los residuos industriales depositados durante décadas en una parte de la ciudad históricamente abandonada por las autoridades.

Construir todas las instalaciones olímpicas antes y después del inicio de la crisis se convirtió en la práctica en un estímulo económico y fiscal muy favorable para la economía de Londres.

Un día después de la clausura de los Juegos, el alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, hizo un balance triunfalista del impacto económico, muy a tono con el optimismo desatado por la perfecta organización de los JJOO y la excelente actuación de los deportistas británicos. Johnson cifró los beneficios en 13.000 millones de libras (casi 16.000 millones de euros). Casi todos los 6.000 millones de libras invertidos en la construcción del Parque Olímpico se adjudicó a contratos con empresas británicas.

El alcalde sabía que nadie le iba a desmentir en ese momento. Los análisis definitivos darán al final una cifra menos eufórica. Un estudio encargado por Visa (patrocinadora de los Juegos) evaluó en 1.140 millones de libras el aumento de actividad económica durante los JJOO y en 750 millones el incremento del consumo. Más importantes son los efectos en los años posteriores. El estudio afirma que entre 2012 y 2015 el estímulo total para la economía ocasionado por los Juegos llegará a los 5.100 millones de libras.

Lo que sí está claro es que el anunciado efecto en el turismo –relevante para el caso de España– no sólo no se produjo, sino que fue el contrario. Londres ya era un destino turístico de primer orden antes de 2012. Lo que ocurrió además es que muchos turistas extranjeros prefirieron dejar la visita a la capital británica para otra ocasión y no coincidir así con los turistas olímpicos.

En la primera semana, la falta de visitantes extranjeros en los puntos más conocidos de la ciudad era evidente, aunque la situación mejoró algo en la segunda. Para ser verano, nunca se había visto un West End tan tranquilo, decían en las tiendas de la zona. Los operadores turísticos y responsables de atracciones turísticas coincidieron en quejarse del descenso de turistas y por tanto de negocio.

Heathrow había previsto que el día antes de la inauguración sería el de más pasajeros en la historia del aeropuerto. Todos y cada uno de los asientos en los aviones que aterrizaran ese día estarían ocupados. Nada de eso ocurrió. En realidad, hubo menos pasajeros que en el mismo día del año anterior.

No fue precisamente un verano olímpico para el turismo británico.

El dato del PIB del tercer trimestre fue muy bueno –crecimiento del 1%–, pero estaba afectado por distorsiones y crecimiento perdido en el trimestre anterior. No es cierto lo que dijo Wert. Lo que ocurrió es que ese dato permitió que el país volviera al crecimiento tras tres trimestres consecutivos en recisión.

A mediados de agosto el entonces gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, dijo que la euforia no duraría mucho en la economía real: “Al extender la felicidad y el buen ánimo, los Juegos nos han hecho sentirnos mejor. Y, quién sabe, el impacto en la confianza puede dar un impulso a la economía. Pero al final los Juegos no pueden alterar la situación económica que afrontamos“.

Copa do Mundo já chegou nos 40 bilhões de reais

Deputado Romário sobre a Copa do Mundo: “Vão erguer uns puxadinhos aqui, fazer umas maquiagens ali. Tudo mais caro do que deveria por causa da pressa. Muita gente se beneficiará disso. Pode escrever.

Vai chover obra emergencial sem licitação e a corrupção vai correr solta”. Março de 2012.

Noutra entrevista: “A Copa do Mundo vai chegar a R$ 100 bilhões. O valor de todas as obras para a Copa do Mundo vai chegar a R$ 100 bilhões. Pode escrever o que eu estou te falando hoje. Aí eu pergunto: um país que vai gastar R$ 100 bilhões em um evento como a Copa não poderia gastar ao menos 20% desse dinheiro, o que seria viável, e colocar nos nossos hospitais públicos, nas nossas escolas, em instituições como Apae e Associação Pestalozzi, que precisam? Não precisava nem ser 20%. Com 10% desses R$ 100 bilhões você resolve, talvez, 80% dos problemas dessas áreas em cada Estado”. Junho de 2011.

Quando Romário falou em 100 bilhões todos governadores e o ministro dos Esportes desmentiram. Para o Senado, já chegou nos R$ 40 bilhões. Estamos longe de 2014, e perto dos R$ 100 bilhões previstos por Ronaldo. Eta país sem pudor. Sem povo nas ruas.

copadomundo despejo

Escreve Vinícius Segalla: “O custo da Copa do Mundo no Brasil será maior do que a soma do total investido nas últimas três edições do evento, no Japão, Coreia, Alemanha e África do Sul. Além disso, se os orçamentos das obras dos estádios e de infraestrutura urbana e de transporte continuarem a ser reajustados para cima no ritmo atual, a Copa do Mundo do Brasil terminará custando mais do que todas as outras juntas.

A conclusão vem de um estudo da Consultoria Legislativa do Senado Federal. A análise compara as cifras investidas pelos países-sedes em todas as intervenções que levaram a rubrica de “obra da Copa” dada pelos comitês organizadores. Segundo o consultor do Senado Alexandre Guimarães, que ancorou seus cálculos em estudos feitos por institutos econômicos internacionais, as copas do mundo de Japão e Coreia (2002), Alemanha (2006) e África do Sul (2010) consumiram, juntas, US$ 30 bilhões (US$ 16 bilhões, US$ 6 bilhões e US$ 8 bilhões, respectivamente), enquanto todas as Copas da história juntas teriam consumido US$ 75 bilhões.  No Brasil, afirma Guimarães, os gastos atuais, segundo as autoridades de governo e empreiteras envolvidas nas obras somam US$ 40 bilhões.

Trata-se de uma previsão conservadora, baseada no que se espera consumir de recursos em obras que, em muitos casos, ainda nem começaram. Tais projetos costumam ser concluídos com gastos finais muito superiores aos previstos no início da empreitada. Nos Jogos Pan-Americanos do Rio de Janeiro de 2007, por exemplo, o custo final foi dez vezes superior ao calculado no início das obras. Leia mais

Para leitura do governador Sérgio Cabral que quer mais dinheiro da Petrobras para a olimpíada

Las casas, estadios y parques construidos para los Juegos Olímpicos de 2004 en Atenas se van derrumbando entre el descuido municipal y las quejas de los vecinos realojados en la villa. El dinero gastado en la cita deportiva no ha dejado beneficios.
“Esto antes era como un paraíso y mira en lo que se ha convertido”, se lamenta una vecina de la villa olímpica de Atenas. De hecho, el inmenso complejo construido para los Juegos de 2004, podría parecer un jardín de Edén: se plantaron 5 millones de árboles y plantas.

Precisamente, una de las promesas del gobierno durante las Olimpiadas fue aumentar las zonas verdes de Atenas. Pero las de la villa olímpica se secan pues no se riegan desde 2007. Latas y plásticos se amontonan entre las malas hierbas de lo que antes fueron jardines así que los pastores del cercano monte Parnés a veces se acercan para apacentar a sus ovejas.

“Un aspecto clave del diseño de la Villa Olímpica fue asegurar el adecuado servicio a las necesidades de los futuros residentes y su incorporación al entorno cercano, creando un projecto modelo de estructura bioclimática organizada”. Así describe la Villa Olímpica el estudio de arquitectura Takis Gavrilis, encargado del proyecto por 346 millones de euros.

Pero nada más lejos de la realidad. Después de las Olimpiadas, el complejo fue otorgado como viviendas sociales a familias sin recursos y, ocho años después, se haya convertido en un gueto muy lejos del centro de Atenas. Las placas que recuerdan las Olimpiadas están cubiertas de graffiti, las fuentes secas, el piso de las calles se deshace, las casas tienen goteras y grietas y las instalaciones de entrenamiento están en malas condiciones. “Nos dieron las casas, pero luego se olvidaron de nosotros”, critica Christos Vassilopoulos, que dirige la asociación de vecinos.
Aún se desconoce el coste de las Olimpiadas en Grecia. La cifra oficial es de 9.000 millones de euros, cuatro veces lo presupuestado, pero el pasado 5 de agosto, 10 parlamentarios pidieron al Gobierno una investigación sobre el coste real. “Fuimos el único partido que votó contra la celebración de los Juegos Olímpicos en Atenas y nos acusaron de antipatriotas, pero sabíamos que Grecia no podía asumir su coste”, explica Yula Dusiku, de Syriza, el partido de izquierda radical.

Además, eran las primeras Olimpiadas tras el 11-S y Estados Unidos presionó mucho por la seguridad. Se eligió como concesionaria a la empresa Siemens —que ya había sobornado a varios ministros griegos en otras licitaciones— y los sistemas de seguridad costaron 1.200 millones de euros. “De aquellos gastos vienen los problemas actuales”, añade.

“Entre el 2001 y el 2004 la deuda griega creció unos 30.000 millones de euros. Con ello se inició la tendencia a tener que financiarla pidiendo prestado más dinero. Ya en el 2004, los niveles de déficit y deuda se situaron muy por encima de las exigencias de la Unión Europea”, explica el periodista griego Nick Malkutzis. “Hicimos un gran esfuerzo por las Olimpiadas pero la imagen que proyectamos de un país moderno fue inmediatamente dilapidada”.

“Es ridículo construir grandes instalaciones permanentes para deportes como pimpón o béisbol femenino que no tienen casi federados en Grecia, o inmensos estadios de fútbol en ciudades pequeñas. Además no se hizo un plan para su uso postolímpico”, se lamenta Christos Hadjiemmanuel. Entonces, ¿por qué se hicieron? Hadjiemmanuel se retrae: “Preferiría no contestar a eso… por deseo de grandeur, quizás”.

Este hombre, que dirigió la empresa estatal encargada de comercializar las instalaciones olímpicas tras las Juegos, asegura que era “imposible recuperar el dinero invertido”, pero aún así su organismo logró firmar seis concesiones con empresas privadas interesadas en reconvertir las instalaciones, lo que hubiese significado unos ingresos extras y que el Estado no tuviese que pagar su mantenimiento, de unos 100 millones de euros anuales. Sin embargo, la burocracia estatal, los intereses partidistas y las desavenencias entre autoridad central y municipios impidió que llegasen a buen puerto.

Ahora que la crisis y Bruselas aprietan, el nuevo Gobierno conservador pretende privatizar las instalaciones olímpicas pero todos los analistas coinciden en que Grecia solo conseguirá una fracción del precio que podía haber obtenido en el 2004. “La situación está fuera de control. Actualmente no hay mercado”, se quejó recientemente Kostas Mitropulos, al presentar su dimisión como presidente del ente estatal encargado de las privatizaciones.

Con todo, otro antiguo miembro del comité organizador, que pide el anonimato, recuerda que —quizás con la excepción de Barcelona— ninguna sede ha conseguido sacar provecho económico de unos Juegos Olímpicos. “Las Olimpiadas son siempre una buena oportunidad para las irracionalidades“, se lamenta Hadjiemmanuel.

Governador do Rio quer fazer Olimpíadas com o dinheiro do petróleo brasileiro. O povo que se dane

Cabral diz que sem veto da presidenta estado do Rio perde R$ 4 bilhões, o que paralisa obras da Copa do Mundo e Olimpíadas. Ora, ora, o dinheiro dos royalties é de todos os brasileiros. Não de alguns governadores para construir elefantes brancos

Las exigencias de una oligarquía egoísta y autoritaria

 A través de los medios de comunicación distorsionan nuestra realidad, alienan nuestras mentes con banales necesidades, a las que nos agarramos con desesperación cuando la soledad delindividualismo al que nos abocan nos ha rodeado. Nos obligan a creer que vivimos en democracia y que decidimos sobre nuestros designios al votar cada 4 años y al que discrepa lo apalean mediática y físicamente. Pero hoy cumplimos un año desde que el mundo entero grito basta ya. Ya sabemos que la deuda es un arma anti-persona y que apuntando con ella a los países más empobrecidos del hemisferio sur, llevan décadas controlando los recursos del planeta y como la nada que representa su codicia, apoderándose de todo, dejando a su paso un rastro de muerte y desolación y ya no aguantamos mas.

¡¡Debemos recuperar nuestra dignidad!! Podemos recuperar lo que nos hace humanos en el concepto no animal de la palabra. Necesitamos vivir con esperanza, sin miedos, sin odios, sin sangre derramada por petróleo. Necesitamos devolver el significado a las palabras que nos permitan redefinir nuestra realidad: compromiso, amor, soberanía, honradez, política, solidaridad, ideología, coherencia, sociedad, ciudadanía, auto-crítica, y tantas otras más (…).

 Esta deuda es una deuda ilegitima, pues se produce un endeudamiento en nombre del pueblo para satisfacer las exigencias de una oligarquía egoísta y autoritaria. Los servicios sociales y los derechos, no deben verse mermados para favorecer el beneficio económico.
(Transcrevi trechos)

Olimpíada brasileira: medalha de ouro em gastança. Campeão da Copa do Mundo: em dinheiro chutado fora

Por que a Copa do Mundo da África do Sul custou cinco, e a do Brasil vai torrar cem bilhões de dólares? A Copa da África do Sul representa uma dívida externa que estancou o país. Para tais despesas inúteis – existe o FMI. Nunca investe no futuro de uma nação. E sim, no endividamento eterno. Como fez, via troika, para endividar a Grécia na Olimpíada de 2012.

Quanto mais corrupto um país, mais aberrantes os gastos:

“Em sua Copa do Mundo em 1994, os EUA gastaram menos de EUA $ 30 milhões (EUA 50 milhões dólares hoje). França gastou menos que os EUA, $ 500 milhões em 1998; e Coréia do Sul passou os EUA em $ 2 bilhões, em 2002”. O governo Sul-Africano tinha previsto investir 4,1 bilhões dólares,  “aumentou em mais de 750 por cento o orçamento original”. As desculpas foram as mesmas que o Brasil hoje apresenta: obras fora do prazo.

Veja a previsão brasileira:

R7 – A previsão da CBF em 2007 era de que a Copa custaria cerca de R$ 10 bilhões para o Brasil…
Romário – 
Eu vou te falar uma coisa com certeza. A Copa do Mundo vai chegar a R$ 100 bilhões. O valor de todas as obras para a Copa do Mundo vai chegar a R$ 100 bilhões. Pode escrever o que eu estou te falando hoje. Aí eu pergunto: um país que vai gastar R$ 100 bilhões em um evento como a Copa não poderia gastar ao menos 20% desse dinheiro, o que seria viável, e colocar nos nossos hospitais públicos, nas nossas escolas (…)?  A Fifa pede, no caderno de encargos, que seja feita acessibilidade nos estádios. Mas a Fifa não fala disso nos aeroportos e nem nas obras nas cidades. Enfim, nós vamos gastar R$ 100 bilhões e não vamos ajudar muitos que precisam.

R7 – Como você fez essa projeção de R$ 100 bilhões de gastos com a Copa?
Deputado federal Romário – 
Estou projetando porque uma pessoa dentro do Senado já fez essa projeção. Daqui a pouco eu vou provar isso para vocês. E só fica nesse valor se a gente não entrar no processo de obras emergenciais, porque aí vai passar muito mais desse valor. A minha grande batalha é para que, com o tanto de dinheiro que vai ser gasto no Brasil, nas 12 cidades-sede, a gente consiga melhorar tudo para o povo. Qual o legado que isso tudo vai deixar? Estádios bonitos? Aeroportos bonitos? E o transporte, a saúde, a educação, as crianças que usam drogas? Ninguém fala nada sobre isso. Parece que o Brasil agora virou só Copa do Mundo e Olimpíada.

A Uol fez uma enquete que vale conferir.

Que fazer para beneficiar o Brasil?

Desde 2007, quando a FIFA anunciou o Brasil como sede oficial da Copa do Mundo de 2014, a polêmica começou: estamos preparados para sediar um evento mundial desse porte? Será que tanto investimento valerá a pena? Mesmo diante das controvérsias, o brasileiro tem acompanhado com ansiedade os preparativos para essa grande festa do esporte que acontecerá daqui a três anos: construção e reforma de estádios, obras de infraestrutura… Apesar de muita gente ser contra a Copa no Brasil, esse é um fato já decidido. Assim, o necessário agora é descobrir a melhor forma de fazer a Copa do Mundo de 2014 ser proveitosa para a economia e a sociedade brasileira. Por isso, queremos saber sua opinião para a seguinte questão: O que deve ser feito para que a Copa do Mundo de 2014 traga bons frutos ao país? Elabore um texto dissertativo, que responda à questão acima. Leia os textos da coletânea e aproveite as informações que achar relevantes.

“Grecia podría abrir el camino a Europa para dejar atrás la larga noche neoliberal”

En 2007, en Quito, un grupo de expertos se quedaron sin habla al entrar en sus habitaciones del hotel: cajas enteras de documentos del ministerio de Economía, correspondientes al periodo anterior a la presidencia de Rafael Correa habían simplemente desaparecido. Estos expertos eran miembros de la Comisión de Auditoría Integral de la Deuda de Ecuador (CAIC) creado por el presidente Correa. El Comité estaba formado por doce expertos de Ecuador y seis provenientes del extranjero. El politólogo e historiador belga Eric Toussaint era uno de ellos. Hoy, en la entrevista ofrecida a la revista Crash, nos describe cómo el mito de David contra Goliat se materializó una vez más en Ecuador, a pesar de las esperadas dificultades. Después de 14 meses de trabajo intensivo, la Comisión de Auditoría Integral de la Deuda de Ecuador produjo sus primeros resultados, declarando que una gran parte de la deuda era ilegítima. Sobre esta base, el gobierno ecuatoriano suspendió el pago de los títulos de la deuda que vencían en 2012 y en 2030. Además consiguió que los acreedores revendieran esos títulos a un 35 % de su valor original. A Washington le dio un ataque…

Una década antes, Ecuador era descrito como «república bananera». Ahora, según el diario británico The Guardian, podría ser el «lugar más radical y más entusiasta donde vivir». Hay más ventajas sociales, los pobres reciben subsidios y la sanidad es totalmente gratuita. Los gastos públicos también aumentaron. El porcentaje de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza disminuyó del 37,6 % en 2006 al 28,6 % en 2011.

Mi conversación con Eric Toussaint comenzó por la cuestión de las elecciones griegas. Hice la observación de que la propuesta de la constitución de una comisión de auditoría de la deuda griega había aparecido de nuevo durante el periodo electoral. Dado el hecho sintomático de que la propuesta había sido rechazada por los dos partidos que presidieron Grecia durante décadas, le pregunté:

¿Por qué piensa usted que ellos no quieren analizar la deuda y por qué sabotean todos los esfuerzos para su anulación? 

Está claro que ni el PASOK ni Nueva Democracia están interesados en apoyar una auditoría, ya que su responsabilidad en la deuda de este país saldría a la luz. Son enormemente responsables de la deuda que se generó durante los años 1990 y 2000, así como de la nueva deuda producida por el memorádum. Para mí, ésta es una deuda ilegítima.

Es conveniente mencionar que la deuda odiosa es una deuda que:

a) ha sido contraída sin el consentimiento de la nación, b) que el dinero así habido no sirvió a los intereses de la nación c) que el prestamista conocía los hechos enunciados anteriormente. El concepto de deuda odiosa se le atribuye al profesor de derecho, Alexander Sack1.

¿Cómo explica usted que la deuda es ilegítima?

Quizás deberíamos comenzar por la nueva deuda, desde mayo de 2010 hasta ahora. Las reglas fijadas por la Troica son una violación de los derechos económicos y sociales de los ciudadanos griegos, ilustrada por una reducción de salarios, de pensiones, por la violación de los derechos fundamentales del pueblo griego. Por ejemplo, el primer Memorándum no fue examinado en su totalidad por el parlamento griego, ni realmente debatido: el procedimiento no fue democrático. La Troica dijo «Deben aceptar. Si no aceptan las reglas no recibirán la ayuda.» Lo que demuestra el menosprecio total del principio democrático de un país soberano. Por consiguiente, para mí, esta nueva deuda que en 2013 representará la mayor parte de la deuda pública exterior griega es ilegítima y debe ser anulada.

Debemos analizar también la deuda desde 1990 hasta 2010, deuda ligada a la preparación de los Juegos Olímpicos, y también la deuda originada por el acceso de Grecia a la zona euro. Una gran parte del dinero provenía de bancos alemanes, franceses y otros bancos privados de los principales países de la UE. Es evidente que gran parte de este dinero entró a Grecia bajo la forma de deuda privada o pública. Los bancos privados de Alemania, Francia, Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo concedieron esos préstamos, puesto que así obtenían un gran beneficio. Además sabían que si ocurría algún problema, estarían cubiertos por el Banco Central Europeo. Por lo tanto, podemos discutir e interrogarnos sobre la legitimidad de este tipo de préstamo.

En efecto, los bancos fueron reflotados por el BCE al 1 % de interés… El BCE concedió préstamos (en diciembre de 2011 y febrero de 2012) por un monto de 1 billón de euros (1 000 000 000 000 €) con un interés del 1 % a tres años para ayudar a los bancos europeos. Los grandes bancos de Alemania, Francia, Bélgica, Luxemburgo, Países Bajos, Austria y también los bancos griegos, españoles e italianos aprovecharon ese dinero.

Y ahora los países toman préstamos a esos mismos bancos con tipos de interés más elevados… Reciben el dinero al 1 % y luego, con ese mismo dinero, conceden préstamos a los países periféricos con tipos de interés del 5, 6 o 7, hasta 9 %. En derecho comercial, cuando se financian esos préstamos por intermedio de créditos acordados al 1 %, se está contraviniendo el derecho comercial. Esos prestamistas se enriquecen en forma abusiva.

Por consiguiente, ¿la deuda es sólo una herramienta utilizada por la elite financiera y política para tratar con arrogancia a la población, controlarla e imponerle ciertas políticas?

Es evidente que la Troica utiliza la deuda griega como un instrumento, como una herramienta, para imponer una política que viola los derechos elementales del pueblo griego. Se instrumentaliza a Grecia para chantajear a otros países como Portugal, Irlanda, Italia o España e imponerles el mismo tipo de política. Grecia no es una excepción. Grecia es un laboratorio donde se aplica la nueva terapia de choque.

Lo que lleva a la siguiente pregunta: En uno de sus recientes artículos, usted escribió: «Europa está sufriendo una terapia de choque como la que sufrió América Latina en los años ochenta y noventa del siglo pasado. ¿Piensa usted que también Europa ha entrado en una «larga noche neoliberal»?

Por supuesto. El paralelismo salta a la vista. En los años ochenta y noventa, el FMI, así como el Banco Mundial y el Club de París, impusieron una terapia a los pueblos de América Latina, así como a otros pueblos del Tercer Mundo, en Asia —por ejemplo en Indonesia, Filipinas y Corea del Sur— después de la crisis asiática de 1997. Por lo tanto, no fue sólo América Latina, si no todas las regiones del Tercer Mundo. Podríamos hacer una comparación con la terapia de choque aplicada a Rusia, Polonia, Hungría y Alemania del Este durante su periodo de reunificación en los años noventa. Entonces, ¿cuáles son esas políticas? La privatización, como es el caso de Grecia en este momento, el aumento del IVA, los impuestos indirectos sobre la mayoría de la población, los despidos en la función pública, una reducción de salarios, etc.

La clásica receta del FMI… Exactamente. Lo que están haciendo en Grecia ya lo implantaron hace 20 o 30 años en los países latinoamericanos, asiáticos, africanos y del ex bloque soviético.

Y los resultados son evidentes…

Eso fracasó porque no creó ni crecimiento ni empleo. Pero la verdadera motivación no es el crecimiento de la economía, la motivación real para el FMI y los otros elementos de la Troica —el BCE y la Comisión Europea—es no proveer crecimiento. Saben perfectamente que Grecia, con este tipo de política, no recuperará jamás su economía. Y lo saben muy bien. No son estúpidos. Son inteligentes. Y por ello se sirven de la crisis de forma estratégica para reducir salarios y el nivel de vida de la población, porque quieren un país y un mundo donde sólo aumente el beneficio de las grandes empresas. Esa es la verdadera motivación. Quieren ayudar y reforzar las grandes sociedades financieras como Goldman Sachs, Deutsche Bank, JP Morgan y todos los grandes bancos privados de Europa y Estados Unidos.

Alguien como Joseph Stiglitz, que no es un economista de izquierda pero laureado con el premio Nóbel en 2001, escribía en su libro «El Malestar en la Globalización» que si se analiza superficialmente las políticas del FMI, éstas podrían parecer absurdas y destinadas al fracaso, pero si consideráis que el FMI sostiene y defiende los intereses del capital financiero, os daréis cuenta de que sus políticas son realmente coherentes e inteligentes.

Y tratan de persuadir a Grecia de que es la única forma de actuar, pero, como usted lo sabe muy bien, tenemos ejemplos de países que anularon parte de su deuda ilegítima. Un ejemplo es por cierto Ecuador donde usted participó en la Comisión de Auditoría de la Deuda.

¿Podría relatarnos brevemente qué evolución tuvo ese proceso, y cómo se obtuvieron esos resultados?

En primer lugar debemos decir que fue un éxito total y sin represalias. Y esto es lo que hizo el pueblo ecuatoriano: eligió un nuevo presidente en noviembre de 2006, quien, por decreto presidencial, creó una Comisión de Auditoría de la Deuda en julio de 2007 para analizar la deuda en el periodo 1976 – 2006. El presidente eligió 18 expertos, 12 de Ecuador y 6 provenientes del extranjero. Fui una de esas seis personas. También pidió a 4 órganos del Estado formar parte de esa Comisión: la Comisión Anticorrupción, el Tribunal de Cuentas (la Contraloría), el Ministerio de Justicia y el Ministerio de Finanzas.

Por lo tanto, el gobierno apoyó totalmente ese proceso. Trabajamos durante 14 meses, y al final de ese periodo, en septiembre de 2008, presentamos nuestras conclusiones y nuestras recomendaciones al gobierno durante una reunión con el presidente y sus ministros. Después de dos meses de deliberación, el gobierno decidió suspender el pago de la deuda bajo la forma de títulos (los que vencían en 2012 y 2030).

Es asombroso, sólo fueron necesarios 16 meses, 14 para el trabajo de auditoría y dos más para que el gobierno actuara…

Fueron necesarios 14 meses para analizar y dos meses para discutir en el seno del gobierno sobre lo que se debía hacer. Mantuvimos varias reuniones con el gobierno en el transcurso de esos 14 meses y después, pero fue el gobierno el que tomó la decisión final de suspender el pago de los títulos. Después de ocho meses de no pago, consiguieron forzar a los tenedores de esos títulos a aceptar una reducción del 65 % de su valor. El Estado, Ecuador, compró obligaciones a precio reducido. Por una obligación con un valor de 1.000 dólares, el Estado ecuatoriano pagó 350 dólares.

Pero supongo que ustedes [los miembros de la Comisión] habrán tenido que enfrentarse a dificultades. Quiero decir, ustedes se alzaron contra los acreedores internacionales, los bancos, el sistema. En un artículo se informó que cajas con documentos del Ministerio de Economía habían desaparecido de sus habitaciones.

Evidentemente, cuando estábamos trabajando, las personas, que habían estado en el poder antes de la elección del nuevo presidente y que habían sido sobornadas o que habían firmado contratos ilegales que contribuían al endeudamiento del país, no quisieron darnos toda la documentación que necesitábamos para nuestro trabajo. Bajo algunos aspectos fue difícil, pero finalmente tuvimos toda la documentación necesaria.

En el caso de Grecia pienso que, en cierto sentido, será más fácil porque hay más información disponible. Por ejemplo no existe ningún secreto sobre las condiciones impuestas por la Troica. Podemos analizar directamente lo que la Troica hizo con Grecia en estos dos últimos años. Por consiguiente, no necesitamos realmente acceder a secretos de Estado.

La deuda de Ecuador pasó de 1.200 millones de dólares en 1970 a 142.500 millones de dólares en 2006. Era más pequeña que la deuda griega. Por lo tanto pregunté a Eric Toussaint: Dado que Grecia está en la zona euro y que su deuda es superior a la de Ecuador, ¿piensa usted que sería más difícil para Grecia borrar la parte ilegal de su deuda?

Creo que es más fácil de analizar la deuda griega que aquella de Ecuador, porque esta última era más complicada y concernía a muchísimos más contratos que en el caso griego. En el caso ecuatoriano tuvimos que analizar uno por uno los contratos del país con el Banco Mundial, el FMI, el Banco Interamericano de Desarrollo, con los países miembros del Club de París, y también la deuda (títulos) con los mercados.

En el caso de Grecia, la mayor parte de la deuda estará pronto bajo forma de títulos comprados por la Troica o préstamos concedidos por la misma. Por lo tanto, pienso que es más fácil. La deuda ecuatoriana podía ser relativamente menor, pero había más de 100 contratos. En consecuencia, el análisis fue difícil.

Recuerdo la declaración del gobierno de Correa a través del ministro de Finanzas Ricardo Patiño —y el gobierno respetó esa declaración—: «Nosotros no aceptaremos lo que otros gobiernos han aceptado. Esto es válido para nuestra política económica dictada por el FMI. Consideramos que es inaceptable».

¿Los griegos osarán hacer lo mismo? pregunté a Eric Toussaint: el pueblo teme que si se anula la deuda ilegítima, podría haber represalias en los mercados y que se llegaría a no poder comer. En el caso de Ecuador, no hubo represalias. ¿Hay posibilidades de que haya represalias en el caso griego?

Debemos ser claros. Dije que no hubo represalias pero debemos recordar que, desde aquel momento, Ecuador no acude más a los mercados para financiar sus políticas. No hubo represalias pero es evidente que si alguien suspende el pago de la deuda a los bancos privados, habrá que esperar algunos años antes de que los bancos acepten financiarlo de nuevo.

Grecia, en las condiciones actuales, debería encontrar métodos alternativos de financiación de sus políticas y de su desarrollo. Debería combinar una suspensión de pago de la deuda con una auditoría de la misma y una reforma de su política fiscal. El país debería elaborar una política fiscal que respetara la regla de la igualdad. Debo mencionar, por ejemplo, que en Grecia, la Iglesia, así como el sector del transporte marítimo, están ampliamente exentos del pago de impuestos. Todas las instituciones y sectores del país deberían contribuir a la fiscalidad.

Se tiene que establecer un presupuesto fundamentado no sólo en el dinero proveniente del extranjero sino también del interior del país. Y, por supuesto, no quiero decir que se imponga más IVA a los pobres. Digo simplemente que los sectores que no contribuyen al presupuesto deberían hacerlo.

Durante ese tiempo, ¿el pueblo griego estaría en condiciones de sobrevivir? La respuesta me deja sin habla:

¡Si dejáis de pagar, tendréis dinero! Si no utilizáis el dinero para pagar a los bancos, podríais utilizarlo para pagar salarios, aumentar las pensiones, pagar a los funcionarios, crear empleos, estimular la economía. Es exactamente lo que hizo Argentina cuando dejó de pagar su deuda en 2001. Desde entonces, no volvieron a pedir financiación a los bancos extranjeros privados ni a los mercados. Y Argentina va muy bien. Lo que hicieron Ecuador y Argentina fue poner impuestos mucho mayores a las grandes empresas. E insisto: esto no significa que Grecia debería pedir a la mayoría de la gente, a los pobres, a que paguen más impuestos. Son las grandes sociedades privadas las que deberían contribuir.

Es revelador que, a pesar de que Ecuador es un país exportador de petróleo, había recibido siempre pequeños ingresos de sus exportaciones, ya que las compañías petroleras multinacionales se reservaban la mayor parte de los beneficios. Eso cambió, cuando en julio de 2010 por medio de una ley adoptado por el gobierno de Correa, la parte del Estado en las exportaciones de petróleo aumentó del 13 % al 87 % sobre los ingresos petroleros brutos. Siete de dieciséis compañías petroleras huyeron del país y fueron reemplazadas por empresas del Estado. Las otras se quedaron. El aumento en la recaudación petrolera del Estado fue de 870 millones de dólares en 2010.

Además, los impuestos inmediatos, principalmente los que afectan a las empresas aumentaron del 35 % en 2006 a más del 40 % en 2011. También existe una confrontación con las elites nacionales. Y eso me lleva a la siguiente pregunta: Pensamos que se deben investigar las cuentas bancarias de las personas que se ocupaban de la deuda. Ustedes también lo han hecho en Ecuador. Si queremos poner en evidencia casos de corrupción, está claro que la justicia debe emprender acciones legales y que el ministerio de Finanzas debe preguntar a algunas personas sobre cuestiones concretas: sobre su riqueza, cómo se enriquecieron, por qué medios recibieron ese dinero y sobre la fortuna que acumularon. Una comisión de auditoría necesitaría la ayuda de los encargados del control de impuestos así como del ministerio de Justicia.

Usted habló de sobornos. Por lo tanto, está seguro de que los hubo.

En ciertos casos. Sí. En Grecia, puede ser que no sea el mayor problema, pero está claro que había contratos financiados por préstamos, contratos para comprar material de Siemens, etc. Ya ha demostrado el ministerio de Justicia de Grecia que, en el caso Siemens, hubo una cantidad enorme de sobornos pagados a políticos con la intención de conseguir que se aprobara el contrato para Siemens. No es ningún secreto, al contrario, es bien conocido.

También en Ecuador habéis descubierto sobornos pagados por empresas multinacionales y bancos. ¿Podría darnos algunos ejemplos, como el caso Siemens?

Las personas en el seno del gobierno durante los años 1990 y 2000 recibieron dinero para firmar contratos con los bancos y para aceptar condiciones favorables para los banqueros.

¿Usted quiere decir que los sobornos fueron pagados para que los funcionarios aceptaran condiciones favorables para las empresas y no para los ciudadanos del país?

Exactamente.

¿Se acuerda de algún caso? 

Citigroup, y también JP Morgan estaba involucrado. Además existía la participación de abogados de Nueva York, especialistas en el consejo a bancos y gobiernos, y que también recibieron su parte como intermediarios en ese ciclo de corrupción.

Es evidente que Correa provocó—al menos en alguna medida— la «Revolución ciudadana» que había declarado desde su llegada al poder. El presidente de Ecuador es «un gol en contra» para Occidente: a pesar de haber sido educado en las universidades europeas y estadounidenses —algunas de ellas fortalezas de la escuela de Chicago—, cuando llegó al poder practicó exactamente lo opuesto de lo que le habían enseñado. Actualmente, sin embargo, tiene la crítica, incluso de la izquierda, con la acusación de que no fue hasta el final. Despina Papageorgiou entrevista a Eric Toussaint, fundador y presidente del Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo. Transcrevi trechos