V Cumbre de los Pueblos se desarrolló paralelamente a la VI Cumbre de Las Américas

Los sectores sociales que participaron en la V Cumbre de los Pueblos marcharon ayer reclamando la soberanía de los estados americanos.

Los marchantes expresaron sus puntos de vista por las políticas estatales y de dominación que se ejercen en los países latinoamericanos.

En la declaración que hicieron al final de la marcha, exigieron a los jefes de estado que las Cumbres no sean excluyentes y que no sean los Estados Unidos quienes impongan los participantes. Pidieron respeto por la independencia de los países y que se busquen verdaderas soluciones al desempleo, la pobreza extrema y la desigualdad.

En la marcha participaron delegaciones de distintos departamentos de Colombia y de otros países de América. Unos arengaban consignas contra Estados Unidos, otros pedían apoyo a Cuba y Venezuela, mientras que algunos gritaban oprobios contra el gobierno de Juan Manuel Santos.
Intervenciones

Adalberto Mendoza, presidente del Sindicato Único de Educadores de Bolívar (Sudeb), recalcó que “para los trabajadores de todo Colombia y Latinoamérica esta es una marcha que significa la culminación de la Cumbre de los Pueblos, la verdadera cumbre alternativa a la que realiza Estados Unidos con los demás países americanos que soportan su política neoliberal de explotación. Ha sido una cumbre de tres días, con delegaciones de toda América, donde se debatieron temas como la explotación minera, el desempleo, el hambree y todos aquellos aspectos negativos que la Cumbre de las Américas, que a los Estados Unidos no le interesan”, dijo.

Mendoza dijo que la llegada del presidente, Barack Obama no es más que una ofensa al pueblo colombiano porque es afianzar el criterio de colonización.

Entre tanto, Juan de Dios Mosquera, del Movimiento Nacional por los Derechos Humanos de los Afrocolombianos (Cimarrón), pidió a los países americanos la necesidad urgente de reparar a través de las políticas públicas a los pueblos afrodescendientes del continente. “Somos los más pobres de los pobres y tenemos las mayores desventajas. Exigimos reparación por el crimen de la exclavización”, dijo.

Por su parte, el concejal del Polo Democrático, David Múnera, recalcó que con la marcha de los pueblos se mostró la realidad de América en todo su contexto.

“Estamos hablando de las desigualdades que habitan en los pueblos de América, donde hay 160 millones pobres y 70 millones de personas que viven en la indigencia. También hablamos de los Tratados de Libre Comercio (TLC) que están arruinando más a estos países y aprovechamos para decirle a los presidentes de nuestros países que este modelo de desarrollo no ha servido. Ha sido un fracaso, que los problemas se han agravado y la inequidad crece”, dijo el Concejal.

Escreve Rodrigo Urrego Bautista: Los manifestantes de la ’anticumbre’ no sacaron banderas de Estados Unidos para quemarlas. Nada de eso. Decidieron apostar por los mismos colores de la bandera gringa, pero con una sola estrella y con menos líneas horizontales, que reunidos conforman la bandera de Cuba.

Las estrellas eran las de la bandera venezolana, y el amarillo, azul y rojo allí eran más que el tricolor colombiano. Era el símbolo de Ecuador, otro pueblo “oficialmente” ausente.

La Cumbre de los Pueblos alzó su voz. Se autoproclamó como la verdadera cumbre y el auténtico representante del pueblo latinoamericano. Se opuso al bloqueo de Cuba; exigió el cierre de la cárcel de la base de Guantánamo; se opuso a los TLC. Pero en su manifestación política decidió declarar a Barack Obama como “persona no grata en Cartagena”.

Video

Una propuesta de movilización democrática

Desde septiembre de 2011, un grupo de trabajo surgido de las asambleas del movimiento 15M en Cataluña lleva a cabo un singular proyecto de consulta popular.

A diferencia de otras iniciativas consultivas que se impulsan en el Estado español para modificar aspectos de la Constitución o conseguir la elaboración de determinadas leyes, la Consulta Popular 15M quiere, fundamentalmente, generar debate social y opinión pública al margen de los grandes medios de comunicación , difundir conceptos e iniciativas que permitan entender y enfrentarse a las agresiones neoliberales, y movilizar a la ciudadanía desenmascarando la falta de democracia del sistema político, demostrando que tenemos la capacidad y la necesidad de decidir de manera directa sobre los temas que nos afectan.

Por  todo esto, se propone que la consulta se lleve a cabo desde el seno de asambleas ciudadanas, asociaciones de vecinos, ONG, sindicatos y entidades que actúen en un ámbito territorial o sectorial concreto, y que sean ellas quienes gestionen la consulta, acercándola lo más posible a un proceso de democracia participativa, autogestionada y autofinanciada.

Los ejes de la consulta

Este proceso de movilización democrática se ha concretado en torno a cinco ejes temáticos:

–    Democracia participativa y sistema electoral.

–    Deuda financiera y deuda externa. Auditoría ciudadana.

–    Privatización de los bienes públicos y recortes de los derechos sociales y medioambientales.

–    Modelo de espacio urbano y derecho a una vivienda digna.

–    Derechos laborales.

Adicionalmente, se prevé que los colectivos que lleven a cabo la consulta decidan e incluyan preguntas específicas relacionadas con su ámbito de actuación: barrio, pueblo, centro de enseñanza o de trabajo, etc.