Murió Jorge Rafael Videla. “Un ser despreciable ha dejado este mundo”

Argentina. El ex dictador falleció esta mañana por muerte natural. Estaba preso en el penal de Marcos Paz, tras haber recibido varias condenas por crímenes de lesa humanidad. Tenía 87 años

Babysnatcher Videla, por Manos Symeonakis
Babysnatcher Videla, por Manos Symeonakis

El ex militar se encontraba preso en el penal de Marcos Paz, condenado por crímenes de lesa humanidad.

Videla lideró el golpe militar que derrocó a María Estela Martínez de Perón el 24 de marzo de 1976 y gobernó hasta el 29 de marzo de 1981.

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo se refirió hoy a la muerte del ex dictador Jorge Rafael Videla y señaló que “la historia evaluará el genocidio y el oprobio de la dictadura cívico-militar que encabezó y de lo que no se arrepintió”.

"Ya acá fue juzgado y condenado"
“Ya acá fue juzgado y condenado”

“Ya acá fue juzgado y condenado”, señaló en declaraciones a radio Continental, y consideró que a pesar de estar bautizado, haber tomado la comunión, confesado y vuelto a comulgar “no irá al cielo” porque “a pesar de lo que diga el hombre en la Tierra, el que está arriba dirá otra cosa”.

Carlotto consideró que el perdón exige arrepentimiento y puntualizó que “no se arrepiente el que no pide perdón, el que no repara o trata de reparar e insiste en eliminar al que piensa distinto y para hacerlo invoca la protección de Dios”.

“Esa es la palabra del hombre. Hay hombres buenos y hombres malos. Ese fue un hombre malo”, concluyó.

+++

Victoria Montenegro, hija de desaparecidos y nieta recuperada, aseguró hoy que el ex dictador Jorge Rafael Videla, que murió esta mañana en la cárcel, fue el “personaje que diseñó el destino” para su “papá y decenas de miles de desaparecidos”.

 

Montenegro recordó que el cuerpo de su padre apareció el 17 de mayo de 1976 en las costas de Colonia (Uruguay).

“Videla es el personaje que diseñó ese destino para mi papá y decenas de miles de argentinos”, dijo Montenegro en declaraciones a C5N, y destacó el hecho de que Videla haya muerto “preso” y “sin la impunidad que tuvo en la época en la que mató” a su padre.

Victoria Montenegro, que todavía continúa buscando a su madre y a sus tíos, agregó que lamentablemente Videla, como otros que formaron parte de la dictadura “se van reivindicando un proceso de reorganización” que incluyó la “apropiación sistemática de recién nacidos” y la tortura y asesinato de decenas de miles de personas.

Sin embargo, dijo que “es importante como argentina saber que hay Justicia y que todos tienen sus garantías”, las garantías que su padre, como muchos otros hombres y mujeres, “no tuvieron”.

“Da paz que haya Justicia en Argentina y que todos tengan las garantías que nuestros padres no tuvieron, porque muestra cómo crecimos en Argentina”, consignó Victoria, que recordó que “son 400 los nietos que aún falta encontrar”.

Notas relacionadas

La prensa mundial destacó la muerte de Videla, sus crímenes y su falta de arrepentimiento

El mundo refleja la muerte de Videla

Víctor Heredia: “La muerte se ha llevado a un socio dilecto”

Rozanski: “La muerte de Videla nos recuerda la necesidad de juzgar lo antes posible”

Cabandié: “Lamentablemente se lleva a la tumba información muy importante”

 

Dictan condena a exdictadores argentinos por robo de bebés

El exgeneral Jorge Videla (86 años) fue condenado a 50 años de reclusión, mientras que el exgeneral Reynaldo Bignone (84 años) a 15 años. Foto: Reuters
Organización Editorial Mexicana
5 de julio de 2012
AFPBuenos Aires, Argentina.- Los exdictadores argentinos Jorge Videla (1976/81) y Reynaldo Bignone (1982/83) fueron condenados a 50 y 15 años de cárcel, respectivamente, por un plan sistemático de robo de bebés, hijos de detenidas-desaparecidas, aunque ambos deberán seguir cumpliendo sendas penas a prisión de por vida.

“Condenar al exgeneral Jorge Videla (86 años) a 50 años de reclusión (…) y al ex general Reynaldo Bignone (84 años) a 15 años (…)”, leyó la presidenta del tribunal, María Roqueta, ante una sala colmada y en presencia de Estela de Carlotto, líder de la organización humanitaria Abuelas de Plaza de Mayo.

Carlotto dijo que la embargaba “un sentimiento de satisfacción porque el fallo confirma y aclara que hubo en Argentina un plan sistemático para el robo de bebés”.

La presidenta del Tribunal explicó después del dictamen que al tener Videla dos condenas a prisión perpetua por homicidios, torturas y desaparición de disidentes políticos, la pena unificada a cumplir será también de por vida, en tanto que Bignone cumple una perpetua y otra de 25 años.

“El Tribunal entendió que Bignone tuvo una participación menor por haber actuado en el final de la dictadura”, dijo Alan Iud, abogado de Abuelas.

Unos 500 niños fueron robados por militares, policías o allegados durante la dictadura, según Abuelas de Plaza de Mayo, cuya presidenta aún busca a su nieto Guido, hijo de Laura Carlotto, ejecutada sin juicio cuando estaba desaparecida y cuyo cadáver fue devuelto a la familia.

Hasta la fecha, 105 niños han recuperado su identidad, por la labor de Abuelas.

Centenares de familiares de las víctimas, nietos recuperados por Abuelas y activistas humanitarios festejaron el veredicto con gritos y cánticos, en medio de escenas de llantos y desahogo por tantos años de espera de justicia, frente a una pantalla gigante en la puerta de los Tribunales.

Por el sistema de sustracción y cambio de identidad de menores hubo otras sentencias a diferentes penas de cárcel contra exjerarcas y agentes de la dictadura (1976-1983), entre ellos un médico militar que operaba de partero en las maternidades clandestinas del régimen.

Videla acaba de confesar en un libro que “unas 7 ú 8 mil personas debían morir” en la represión a opositores y está cumpliendo dos penas de prisión perpetua en celda común por crímenes de lesa humanidad.

Tras casi un año y medio de audiencias, con más de un centenar de testigos, el dictamen del jueves se completó con las sentencias a los jefes navales Jorge ‘Tigre’ Acosta (30 años de cárcel), Antonio Vañek (40), Juan Azic (14) y el capitán médico Jorge Magnacco (10); los jefes de ejército terrestre Santiago Riveros (20) y Víctor Gallo (15), y la maestra Susana Colombo (5), exesposa de Gallo, ambos apropiadores de niños.

Fueron absueltos el jefe naval Rubén Franco y el policía Eduardo Ruffo.