Perú: Un país gobernado por militares

 

Ollanta Humala nunca ha sido progresista, en Perú gobiernan los militares de facto en alianza con las multinacionales, y los peruanos que se enfrentan al proyecto minero Conga están dispuestos a morir a balazos. Hugo Blanco nos describe la situación en el país y muestra su esperanza en unos movimientos sociales “al alza”. Entrevista con uno de los líderes populares fundamental en Sudamérica.

Ya no es la propiedad de la tierra el cemento de las luchas sociales, sino “la protección de la naturaleza, de los recursos naturales”. Esa es la clave de la lucha iniciada en la provincia de Cajamarca, norte del país, contra el megaproyecto minero Conga, de la empresa Yanacocha (consorcio formado por la estadounidense Newmont, que tiene el 51% de las acciones, la peruana Buenaventura, que participa con un 43%, y la Corporación Financiera Internacional, una institución que pertenece al Banco Mundial y posee el 5%). “Hay levantamientos contra megaproyectos en varias partes del país y las multinacionales y el Gobierno pensaron que aplastando a Cajamarca iban a acallar al resto… les salió mal“. Hugo Blanco no cree en la supuesta mediación de sacerdotes católicos, ni en el intento de comprar líderes por parte de Newmont: “Conga no va… la gente no va a ceder en el tema del agua y si algún líder se deja comprar pues será calificado como traidor y la lucha seguirá hasta el final. En este momento la gente está dispuesta a dejarse asesinar a balazos antes que morir sin agua“.