Ojos robados: víctimas de balas de goma

Texto: Nicola Tanno (Fotos: Francesca Oggiano). Tanno es portavoz de la asociación STOP Bales de Goma
made_in_mossos_1

Desgraciadamente, todos los que prefirieron no participar en la huelga han escuchado la historia de una Barcelona destrozada por los vándalos, los cuales, según el ministro [de Interior] Fernández, deberían ser equiparados a los terroristas.

La asociación Stop Bales de Goma nació en septiembre de 2010 para contestar a discursos como éste, dando dignidad a los heridos por esta arma y para pedir su prohibición. En Cataluña en los últimos años ha habido un aumento preocupante de casos. Desde 2009, seis personas han perdido un ojo por culpa de las balas de goma y muchos otros han recibido heridas graves en diferentes partes del cuerpo: pecho, mandíbula, piernas, etc– . Ninguno de los responsables ha sido acusado de comportamiento “vandálico”.

Cada vez que se disparan, las balas de goma causan heridos graves en cualquier altercado. Nosotras, como víctimas, entendimos que hacía falta denunciar la peligrosidad de esta arma y subrayar la falta de justicia: en ninguno de nuestros casos ha sido condenado ni un policía, todos los responsables continúan trabajando.

Cinco víctimas de balas de goma nos reunimos con otras personas y grupos sensibles sobre este tema –en particular las asociaciones Altra Italia y Justicia i Pau– y empezamos a organizar iniciativas para informar a la población catalana y presionar al Parlamento para que prohibiera el uso de estas armas.

En un año y medio de trabajo hemos recogido diez documentos médicos que demuestran los graves efectos que provocan en el cuerpo humano. En segundo lugar, hemos demostrado que los proyectiles utilizados por los Mossos d’Esquadra presentan muchos problemas en su control. El protocolo de actuación que regula su uso contempla algunas condiciones muy estrictas: que se dispare a más de 50 metros de distancia, que la pelota golpee el blanco después de haber rebotado al suelo y que impacte sólo contra la parte inferior del cuerpo.

Además, hemos denunciado la imposibilidad de encontrar a los agentes responsables de los disparos. Aunque sean muchos los testigos que han visto a los policías disparar, las víctimas no hemos podido encontrar quién nos disparó. La falta de objetos identificativos de los agentes de la Brigada Móvil es un gravísimo problema del sistema de seguridad de la sociedad catalana, y la carencia de disponibilidad de los Mossos para resolverlo no hace honor a nuestra policía.

Durante todo el año 2011 hemos lanzado una campaña de presión al Parlamento catalán presentando nuestra propuesta y documentación, accesible en la página webstopbalesdegoma.org. Después de manifestaciones, asambleas públicas, de reuniones con todos los grupos políticos, con el conseller de Interior, Felip Puig, y el jefe de los Mossos d’Esquadra, Manel Prat, y una comparecencia en el Parlamento, conseguimos el voto favorable de la Comisión de Interior a favor del estudio de las armas usadas por los agentes antidisturbios.

Las elecciones del 20N cambiaron el panorama político y el PP –que había votado a favor en la Comisión– ha retirado su apoyo, causando el rechazo de la propuesta. Tras los graves hechos del 29M, estamos ahora involucrados en la recogida de todo el material útil para ayudar a los heridos por la violencia policial, personas que no saben quién les disparó y que casi nunca gozan de la simpatía de la gran prensa.

Lo importante para mí, Carles Guillot, Oscar Alpuente, Jordi Naval y Jordi Sallent es que la gente sepa cuáles son las consecuencias de una actitud incontrolada y de una policía no preparada e irresponsable. Pensamos que es necesario formar mejor al cuerpo policial.

Queremos que la gente entienda que el control de las herramientas de quien tiene el monopolio de la violencia es un problema colectivo y fundamental para una sociedad democrática de verdad.

Este proyecto fotográfico forma parte de un trabajo en proceso. Si eres un afectado por las balas de goma puedes contactar con la fotógrafa en su web.

España. Los motivos para salir a la calle el 23-F contra el “golpe de Estado financiero”

apatia silêncio indignados

 

Frente a la entrada de la Bolsa de Madrid, rodeada por agentes de la UIP de la Policía Nacional, se han dado cita este miércoles un grupo heterogéneo de personas entre los que había profesores, médicos, trabajadores de la administración pública, periodistas, bomberos, jubilados, jóvenes parados… Cada uno representaba a uno de los sectores sociales que se han levantado contra los recortes del Gobierno de Mariano Rajoy y que, por primera vez, han decidido unirse para marchar juntos en una movilización unitaria: la Marea Ciudadana que recorrerá las calles de más de 50 ciudades españolas el próximo sábado 23 de febrero. En esa fecha se recuerda el aniversario del golpe de Estado que hace más de tres décadas puso contra las cuerdas a la recién nacida democracia española. Y, como ocurrió entonces, los convocantes de esta movilización están convencidos de que salir a la calle es la única forma de defender los derechos de la ciudadanía.

Los movimientos sociales como el 15-M, las distintas mareas sectoriales y las organizaciones sindicales llevan inundando las calles desde el comienzo de la crisis económica. Pero ahora lo harán de forma unitaria. “Vamos a impedir que sigan atacando nuestros derechos y libertades con el objetivo de canalizar recursos hacia los bancos”, ha dicho uno de los portavoces de la Marea Ciudadana frente a las escaleras de Bolsa. Los convocantes han elegido precisamente ese lugar para dar la rueda de prensa porque, al igual que entonces fue el Ejército quien trató de acabar con la democracia, ahora es el sistema financiero el que trata de dar “un golpe de Estado”.

amanhã 3

Todas las mareas contra los recortes

Uno a uno, los portavoces de las distintas mareas han explicado los motivos por los que acudir este sábado la manifestación.

 

 

 

España. Un día, la casa se cae

Foto de Cesar Soler

El mundo

De Alepa Sanz

Y ahora que?? ahora cual sera la excusa? quizas la herencia recibida o que como los ciudadanos vivimos por encima de nuestras posibilidades y comprabamos TV de plasma…por todo eso, ustedes tenian que recibir sobres repletos de dinero?? que sepan que ya no es indignacion lo que este pais siente..es ASCO!! se han permitido el lujo de echarnos la culpa, de amenazarnos, de mentirnos, nos han censurado, robado…este pais se ha quedado sin nada!! perdemos los trabajos, ayudas, derechos….pagamos las deudas de la banca y nos desahucian de nuestras casas! no hay justicia (solo para ricos), no hay calidad sanitaria (solo para ricos), no hay nivel academico (solo para ricos), no hay dinero……… SOLO PARA EL GOBIERNO!!!!

El año que España salió a la calle

por Toni Martínez

Reportaje fotográfico de Fernando Sánchez (excepto febrero, de Germán Caballero)

 mineros1

Mariano Rajoy ya ha anunciado que durante el año 2013 continuará “la senda reformista” de su gobierno. En Moncloa se escuchan las primeras voces de alarma ante una conflictividad social que va en aumento. Para el año que viene llegarán dos de las reformas que suenan con más contestación: la educativa de Wert y la judicial de Gallardón. Junto a ellas, un cambio en la Ley del aborto o la privatización de la gestión sanitaria en la Comunidad de Madrid, auguran un 2013 complicado.

Desde La Marea hacemos un repaso de las manifestaciones y protestas más relevantes del año pasado, mes a mes. No están todas, faltan muchas, pero sí que ofrecen un panorama general del descontento de prácticamente todos los sectores sociales.

Enero: Manifestación global mundial bajo el lema “Toma las calles!”

toma-la-calle1
El año 2012 solo tenía 15 días de vida y las calles de todas las poblaciones del Estado se llenaban de personas protestando bajo el hastag #spanishrevolution. La convocatoria, hecha a nivel mundial, se convocaba a través de las redes sociales “por más educación y seguridad social acorde con el sentir del pueblo, por la participación social de todos los seres humanos en la transformación planetaria, por la soberanía del pueblo en la toma de decisiones, por un trato consciente con la naturaleza”. Las marchas sirvieron para demostrar que el movimiento 15M seguía con músculo y con ganas de seguir reivindicando el estado del bienestar en las calles.

Febrero: Primavera valenciana

Primavera-Valenciana1
Los institutos del País Valenciano llevaban meses sin cobrar, los padres y alumnos inventaban cada día nuevas protestas: iban a clase con mantas, rodeaban los centros escolares… Los estudiantes del Instituto Lluís Vives se lanzaron a la calle cortando el tráfico en una de las arterias principales de la ciudad y se armó el lío. Hasta allí llegó la policía que cargó indiscriminadamente y con una dureza no vista antes contra niños de 13, 14 y 15 años. La desmesurada actuación policial hizo que durante toda la semana se encadenasen manifestaciones pidiendo la dimisión de los responsables, el jefe de la policía llegó a llamar “enemigos” a los escolares y tras una semana de cargas policiales y concentraciones, el ambiente se tranquilizó. Meses después los institutos ya cobraban, aunque los impagos se iban a volver a repetir posteriormente.

Marzo: Contra la reforma laboral

reforma-laboral2

El mes de marzo, el gobierno de Mariano Rajoy aprobó la anunciada reforma laboral. Un ataque en toda regla a la clase trabajadora, según dijeron entonces los principales sindicatos. La reforma popular implicaba, entre otras cosas, un abaratamiento del despido, pasando de los 45 días por año trabajado a 33 o 20 días si la empresa justificaba los despidos por “causas económicas”. Además, disminuía el poder de los sindicatos en la negociación colectiva, prevaleciendo el convenio negociado entre empresa y los trabajadores. A lo largo del mes se convocan marchas para llamar a la huelga general del día 29. Ese día, las calles se llenan de gente, la huelga no se nota tanto en el sector productivo, pero sí en las manifestaciones. En Barcelona dos marchas convocadas acaban con graves incidentes, ataques a comercios, contenedores ardiendo y cargas policiales. El día en la Ciudad Condal acaba con 106 detenciones y 48 personas imputadas. En Madrid, el actor Willie Toledo es detenido por participar “presuntamente” en un piquete violento en un bar del barrio de Malasaña. Meses después el juzgado archivaría la causa contra él.

Abril: Contra los recortes sociales (29 abril)

1º-Mayo
Un mes después, el 29 de abril, en las calles se oyen voces defendiendo el sector público, la educación y la sanidad. El gobierno ha aprobado un Real Decreto de “medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud (SNS)”. Entre esas medidas se establece el pago de prótesis, del transporte sanitario no urgente, establece el copago (repago) farmacéutico para los pensionistas y sacan del sistema de financiación un gran número de medicamentos. Además, los extranjeros sin papeles quedan excluidos de la protección del SNS. En educación, se aumentan el número de horas lectivas de los profesores en primaria y secundaria, así como el ratio de alumnos por clase. En la Universidad se produce un aumento de las tasas de grado y de Máster, tasas que en algunos casos duplican el coste del año 2011. Las protestas se sudceden, el Partido Popular lleva en el poder cinco meses y ya son muchas las voces que piden elecciones anticipadas.

Mayo: #12M y #15M

15m11

En medio de ese ambiente de crispación por los recortes sociales se produce el primer aniversario del 15M. De nuevo las plazas de las ciudades de todo el Estado son lugares de encuentro de la ciudadanía. La Puerta del Sol de Madrid se llena y celebra una multitudinaria asamblea durante varios días. Se suceden en las capitales de provincia, ciudades y pueblos concentraciones, asambleas y acciones diversas.

Junio: El rechazo al rescate de la banca privada

bankia-1

Este mes, la indignación se dirige contra el sector bancario. Gracias al impulso del 15M y de diferentes colectivos sociales, se convoca una movilización contra el rescate pedido a la Unión Europea para las entidades financieras. “Rescatemos personas y no bancos”, es el lema más coreado por una ciudadanía que pide que las pérdidas de los bancos no sean pagadas por ellos.

Julio: Marcha mineros

mineros

El 10 de julio la noche madrileña se llenaba de luces, de madrugada miles de vecinos se echaron a la calle para recibir, vitorear y escoltar a la ‘marcha negra’ hasta la Puerta del Sol. 200 hombres y mujeres vienen andando hasta la capital desde Aragón, Asturias y Castilla y León para defender un sector que consideran herido de muerte. Tras 19 etapas llegan a Madrid donde se organiza una gran marcha de apoyo para el día siguiente.

Ese mismo día el Gobierno aprueba un nuevo paquete de medidas de ajuste: se sube el tipo del IVA en todos sus tramos, se bajan las prestaciones por desempleo a partir del sexto mes y se suprime la deducción por compra de vivienda. El líder de Izquierda Unida, Cayo Lara, explica gráficamente qué supondrían estos recortes los siguientes meses, al afirmar que Rajoy “echa gasolina a las calles del país” con estos nuevos ajustes.

Agosto: Recortes y, como todo el año, contra los desahucios (PAH)

Desahucios
Ni la llegada del verano logra parar las protestas contra las políticas económicas del gobierno. El número de parados crece mes tras mes acercándose peligrosamente a los seis millones y cada día aumenta el número de personas desahuciadas por no poder pagar la hipoteca. La Plataforma de Afectados por las hipotecas (PAH) acude a todos los desalojos forzosos que puede. Su petición, la dación en pago y la creación de un alquiler social para aquellos que no pueden pagar el piso.

Por su parte, los bancos siguen desahuciando a familias enteras que se ven en la calle, sin vivienda y con la deuda pendiente de pago. Se suceden las imágenes de policías contra vecinos que quieren impedir el desahucio, la sociedad empieza a concienciarse y exige soluciones a los políticos y a los bancos que van a recibir una importante inyección de dinero desde Bruselas.

Septiembre: Rodea el congreso

rodea-congreso
El 25 de septiembre, el Congreso de los Diputados amanece vallado y con un despliegue policial que no se recuerda. Es la respuesta a la convocatoria del 25-S Rodea el Congreso, mientras los diputados permanece dentro. La jornada transcurre con normalidad, hasta que alguien intenta lanzar una valla. En ese momento, la policía carga contra los manifestantes y se desata una batalla campal. El resultado, 35 detenidos y 64 heridos, 27 de ellos agentes. Las grabaciones de los manifestantes demuestran que hay infiltrados de las fuerzas de seguridad, a los que acusan de provocar los disturbios para desatar una reacción que desmantele la protesta. Los días siguientes se vuelve a rodear el Congreso sin que se produzcan nuevas cargas. Hay un intento de que la Audiencia Nacional juzgue a los convocantes del 25-S por un presunto delito contra las altas instituciones del Estado, pero finalmente el juez Santiago Pedraz archiva la causa. La respuesta del Gobierno la da el mismo Mariano Rajoy, quien muestra su “reconocimiento a la mayoría de los españoles que no se manifiestan, que no salen en las portadas de la prensa y que no abren los telediarios, no se les ve, pero están ahí, son la inmensa mayoría”.

Días antes, el 11, la jornada de la Diada de Catalunya, se produce una gran manifestación bajo el lema de “Cataluña, nuevo estado europeo”. Es una demostración de fuerza del catalanismo que logra sacar a la calle a entre 600.000 (según delegación de Gobierno) y 2 millones de personas (según los organizadores).

Octubre: Educación

educacion1

Arranca el curso escolar y con él las protestas contra los recortes en este sector. Padres, profesores y alumnos convocan una semana de lucha en defensa de la educación pública. Las marchas acaban con una huelga general de estudiantes que paraliza la educación.

Noviembre: Huelga general

huelga
Prácticamente todos los sectores de la sociedad están afectados por algún tipo de recorte. Las calles están calientes y los sindicatos convocan una huelga general para el día 14. La jornada coincide con otras huelgas convocadas en Portugal, Italia y Francia. Las manifestaciones son masivas y se suceden los altercados en Madrid y en Barcelona. En esta ciudad, Ester Quintana pierde un ojo tras recibir, según testigos presenciales, el impacto de una pelota de goma disparada por los Mossos d’Esquadra.

Diciembre: Sanidad

Sanidad2

El año acaba con la marea blanca en Madrid. Los médicos y enfermeros realizan protestas contra la decisión de la Asamblea de Madrid y el gobierno de Ignacio González de privatizar la gestión sanitaria de 26 centros de salud y siete hospitales. Las protestas continúan y en 2013 no parece que vaya a bajar la intensidad.

(Transcrito lamarea.com)

 

“Rodea el Congreso”, también en la huelga general

 

Bajo el lema “Por la democracia en Europa. Contra la troika. Contra el gobierno intermediario Mariano Rajoy”, los indignados quieren volver a situar la deuda como una cuestión clave en sus reivindicaciones. En su comunicado califican esta huelga de “especial”, puesto que se trata de la primera no vinculada a una reforma laboral y que es a nivel internacional, “una huelga en clave destituyente, que apunta al poder de la Troika y el endeudamiento como principales motores de la miseria en toda Europa”, así como al gobierno de Rajoy, “representante de los intereses del Banco Central Europeo y la Europa-Deuda en el Estado Español”.

Pero ese día no puede ser el final de las protestas, un punto y final, sino que tiene que ser “un punto de partida hacia una movilización creciente”. Y por eso ya están preparando acciones posteriores, como es el caso de los transportes de Madrid, que han extendido el paro también al día 15 de noviembre. Y Miguel lo tiene claro, el reto ahora es “unificar las luchas“.

 

Los sindicatos quieren provocar un “giro radical” con el 14-N

La huelga general debe suponer un antes y un después” en la política “errática” del Gobierno.

Hay que obligar al Gobierno a que “reconduzca” su estrategia de salida de la crisis, por lo que ha emplazado a la ciudadanía a “luchar”, a “resistir” y a “plantar cara”.

“29 M”, un nuevo escenario social

 

Ésta ha sido una huelga convocada con escaso margen de tiempo para “calentar motores”, que ha padecido una nueva edición de acoso a los sindicatos en la prensa reaccionaria y un auténtico apagón informativo en los medios “liberales”. Que ha tenido que hacer frente al machacón argumento de su inutilidad, a la presión política y simbólica de las autoridades europeas, al insistente discurso del “no hay alternativa”, de la necesidad de asumir el ajuste con buen humor… Y a pesar de todo ello, y de los recelos que los sindicatos mayoritarios generan en una parte no despreciable de la ciudadanía activa, la movilización ha sido impresionante.

 El único punto negro que ha podido explotar la derecha es el de las acciones violentas que han tenido lugar sobre todo en Barcelona. De una violencia más simbólica que real, pero totalmente gratuita e injustificada. Quemar contenedores de basura no tiene ni siquiera el simbolismo que podía tener la quema de coches ni el ataque a tiendas de lujo de otros tiempos; es simplemente pensar que el enfrentamiento en sí mismo tiene algún significado. Ni tiene que ver con los piquetes de huelga que actúan como fuerza colectiva para extenderla y hacerla visible. Por desgracia, estos grupúsculos aparecen a menudo en las grandes acciones y juegan un papel distorsionador de la movilización social. Permiten crear una cortina de humo que no sólo oculta la violencia patronal, la coacción individual que han padecido miles de trabajadores para no ir a la huelga, sino también los excesos de las propias fuerzas de orden público. Y es que, ciertamente, muchos manifestantes pacíficos del 29-M se indignaban al ver el humo de los contenedores. Pero también muchos padecieron el uso de porras metálicas y gases lacrimógenos que utilizaron unos Mossos d’Esquadra que, una vez más, demostraron su incompetencia en este tipo de situaciones. Y muchos aún nos preguntamos cómo es posible que, si estos grupos están tan identificados como pregona el conseller de Interior, señor Puig, la policía es incapaz de realizar una acción preventiva eficaz. O es que, a lo mejor, entre la incompetencia y la provocación circula alguna de esas cloacas del Estado que tan eficaz resulta para mantener a raya a las clases trabajadoras. En todo caso, el agravamiento de la situación social da alas a nuevas respuestas violentas y obliga, también en este campo, a pensar en alternativas que impidan que lo vistoso sirva para tapar lo necesario.

V. Esta huelga ha sido un éxito. Y deberíamos empezar por felicitar a toda la gente que ha trabajado para que así fuera. Que ha demostrado que la diferencia y la unidad podían convivir. Que las políticas neoliberales merecen el rechazo masivo. Que somos millones de personas las que queremos un orden social más justo. Y este éxito nos emplaza a no desfallecer, a seguir peleando por generar un amplio movimiento de respuesta, a fortalecer la unidad frente a la minoría social que sigue concibiendo el mundo como una finca particular y a las personas que la habitamos como esclavos de sus intereses. Sindicalistas y activistas diversos hemos trabajado codo con codo para que ello sucediera. Lo debemos considerar como un estímulo para dar nuevos pasos, para generar sinergias, para encontrar nuevos caminos de cambio social.

Setenta deputados fizeram greve
Setenta deputados fizeram greve

El 29-M no hubo huelga

Quizás de lo que se trata es de negar una realidad demasiado incómoda, demasiado incompatible con la “normalidad” como para poder aceptarla, una realidad demasiado viva y demasiado alegre como para ser resaltada por una normalidad construida sobre la tristeza, la impotencia, y la muerte. La normalidad, la norma, no puede aceptar ni siquiera la existencia de acontecimientos que indiquen la posibilidad de otras vidas más allá de sus normas miserables, más allá de la tristeza, de la sumisión, de la ley del obligado producir y reproducir el capital, hasta el infinito.

En efecto, una huelga es, en primera instancia y de manera inmediata, esto, detener la rueda. Los que giran esa gran rueda que no se comprende, y que mucho menos se posee, deciden parar, deciden detenerse. La gran maquinaria del capital se detiene, y entonces, aparece la policía. Primera señal, primer síntoma, allí donde los trabajadores desarticulan sus relaciones cotidianas con sus jefes, con sus medios de trabajo, incluso con sus compañeros, pero también con sus calles, con sus ciudades- aparecen los coches, los furgones, los helicópteros, los agentes de la normalidad, rodeando, vigilando, infiltrándose.

De repente, nuestros regímenes democráticos aparecen como lo que son, dictaduras del capital

¿Fue Barcelona el 29M una ciudad en llamas?

por Salvador López Arnal

No, no lo fue. Aunque hay motivos más que suficientes para que ardan hasta consumirse símbolos, instituciones y locales de explotación y opresión, Barcelona no fue el 29M una ciudad en llamas.

La ciudad ha amanecido esta mañana sin apenas restos de lo sucedido ayer noche. Pero hoy sí, efectivamente, hoy sí que ha sido una ciudad en llamas aunque no se percibieran a simple vista.

Las llamas se han ubicado en la mente, en los corazones, en los cuerpos, en las espaldas de millones de trabajadores (y especialmente de trabajadoras) que han comprobado de nuevo en su piel y en su alma los ejes centrales de la civilización del capital, la estridente música del horror: despotismo, mal trato, nuevas amenazas, contrarreforma medieval, explotación acelerada, miedo a ser arrojado al desempleo, privilegios infundados, desigualdades sociales (que perjudican gravemente la vida y la salud como dirían esos dos grandes científicos sociales llamados Joan Benach y Carles Muntaner), jornadas inacabables, desesperación, desesperanza. There isn’t futur! No existe SU futuro.

Hoy sí, Barcelona estaba en llamas pero no eran los trabajadores ni los manifestantes quienes han iniciado el fuego. Era la lógica, la perversa y caduca lógica (irracional) de la civilización del capital, la absurda “racionalidad” de la era del mal (que diría con coraje y acierto la Bruja Avería).

No se ha llegado aquí, por ahora, a lo apuntado en la mañana del 30M por esa odiosa Thatcher de cuarta fila, amiga de terratenientes, empresarios insaciables y corruptos y de la España cañí. El muro de Berlín cayó, ha asegurado toda chula, y, del mismo modo, también doblegaremos a los sindicatos. ¿Le echamos un pulso, a ella y a todos los representantes de esa civilización caduca, enemiga del ser humano y de la propia Naturaleza?

por Kalvellido
por Kalvellido

El Gobierno español responde a la huelga general con históricos recortes sociales

El Gobierno español aprobó un polémico paquete de medidas para los presupuestos de 2012 un día después de la huelga general que paralizó el país y sacó a la calle a miles de personas en rechazo a los recortes de derechos de la clase trabajadora.
A pesar de la presión social y la evidencia de un creciente malestar ciudadano, el Ejecutivo conservador presentó este viernes parte del contenido de los Presupuestos Generales del Estado para 2012, que incluyen medidas como una “amnistía fiscal” para evasores de impuestos, la congelación del sueldo de funcionarios, un 35,4 por ciento menos en Educación, un 41,9 por ciento menos en Ayudas para el Acceso a la Vivienda, 1.500 millones de euros menos en políticas activas de empleo, la subida de la luz y el gas en un 7 y un 5 por ciento respectivamente y la liquidación de ayudas a personas con dependencia.
El ministro de Hacienda anuncia una amnistía fiscal para los evasores de capitales

Cristóbal Montoro, ha anunciado una amnistía fiscal para evasores de impuestos, que sólo tendrán que pagar un “gravamen especial” del 8 o el 10 por ciento, quedando así exonerado de cualquier penalización o sanción.

Montoro indicó que los contribuyentes que así lo deseen y afloren el “capital oculto” quedarán regularizados a cambio de pagar este gravamen especial.

La amnistía, que se ha aprobado a través de un real decreto-ley, fija un gravamen específico del 8 por ciento para los dividendos o participaciones en beneficios de fuente extranjera derivados de la misma fuente que se repatríen hasta el 31 de diciembre de 2012.

Los contribuyentes podrán presentar una declaración confidencial para regularizar su situación tributaria. El plazo de presentación y su ingreso finaliza el 30 de noviembre.

España. Después del 29 de Marzo, ¿qué?

por Emilio Pizocaro

El movimiento de los constituyentes recién está naciendo. Como todo parto, el nacimiento de la nueva criatura no estará exenta de dificultades y el despliegue de todas sus capacidades demorará su tiempo. Sin embargo, las horas apremian y la nueva organización, debe nacer con los ojos bien abiertos. No tiene otra alternativa. Allá afuera hay un mundo que ganar para una nueva y potente idea.

La primera tarea de los “constituyentes” se escribe con una O bien grande un O de Organizarse. Desde que la idea tomo cuerpo dijimos que seriamos un comprometido ejército de peones, que provistos de una táctica y estrategia, íbamos a ser capaces de trasladar al conjunto de la sociedad la necesidad de empoderarse. Dicho de manera sencilla vamos a crear poder para que el pueblo ejerza la soberanía popular.

Los próximos acontecimientos nos obligan a ponernos rápidamente de pie. Los “constituyentes” estaremos en primera línea de la huelga general. Pero, ¿qué hacer después de 29 de Marzo? ¿Cuáles serán nuestros próximos pasos? ¿Cómo materializar una idea que recién esta en el kilómetro uno de un largo camino?

Por las declaraciones de los dirigentes de los sindicatos mayoritarios el objetivo de la huelga es lograr sentarse en la mesa de negociación con el gobierno para discutir la reforma laboral más retrógrada de la historia democrática de España.

No es el objetivo de estas líneas discutir el horizonte que proponen Toxo y Méndez, más bien es proponer un horizonte más amplio , el único posible a mi modo de ver. Para enfrentar con éxito los gravísimos atentados a los derechos de los trabajadores no se puede sostener una política solo defensiva. Esta estrategia está condenada al fracaso.

Al día siguiente de la huelga, que queremos sea un éxito, debemos colocar sobre la mesa una convicción de nosotros los “constituyentes” y estamos seguros de mucha gente que ve con espanto la deriva ultra-conservadora. Hay que pasar a la ofensiva ¿Pero cómo se hace se preguntarán?

Primero, con las ideas claras. No hay soluciones de parche a la crisis del sistema., se requieren soluciones de fondo y esta solución se llama proceso constituyente o sí queréis, más claro aún, el horizonte que debemos proponer a los colectivos ciudadanos es una revolución democrática que regenere todos los poderes tanto económicos, políticos como sociales.

Segundo, en Cádiz hemos declarado formalmente que la actual constitución ha perdido toda legitimidad y que debemos empezar un proceso constituyente desde abajo. Pues, manos a la obra, es hora de tomarse en serie la ruptura democrática.

Tercero, este proceso se hará con las organizaciones del pueblo realmente existentes. Para ello los “constituyentes” deberemos llevar la Declaración de Cádiz a nivel de calle y unirlas a las reivindicaciones particulares de cada colectivo ciudadano. Pero además hay que aclarar que la derrota de la política de los recortes sociales solo se logrará con un movimiento sostenido de rebelión popular y desobediencia civil. La alternativa contraria es la peor de todas las derrotas, esa que se instala en las conciencias