Quarta noite de protestos em Estocolmo. A violência policial contra emigrantes

A periferia de Estocolmo novamente se tornou palco de distúrbios na noite de ontem, informou a imprensa sueca.

De acordo com as fontes locais, os incidentes se concentraram em vários subúrbios do sul da capital, embora fatos isolados tenham sido registrados em bairros afastados de Estocolmo.

Essa é a quarta noite que incidentes deste tipo são registrados em Estocolmo, o que supõe a maior onda de distúrbios em anos na Suécia.

Os bairros afetados têm em comum a alta concentração de população de imigrantes e diversos problemas econômicos, os quais se agravaram nos últimos anos devido à política de cortes do seguro de desemprego, as ajudas sociais e em educação.

A origem dos distúrbios está relacionada com um incidente ocorrido há uma semana em Husby, quando um imigrante morreu por disparos da polícia em seu apartamento, onde o mesmo tinha se trancado com sua companheira.

Os agentes asseguraram ter disparado em defesa própria ao supostamente serem ameaçados com um machado. A atuação irregular das forças da ordem provocou imediatos protestos dos vizinhos, que testemunharam a violência da polícia, acostumada a tratar os emigrantes como “terroristas”.

Un grupo de bomberos trata de extinguir un vehículo en llamas.- EFE
Un grupo de bomberos trata de extinguir un vehículo en llamas – EFE

Los medios suecos han recogido estos días testimonios de vecinos de Husby que denuncian cargas policiales contra niños y ancianos e insultos racistas de los agentes como “negros”, “ratas” o “monos”, lo que ha originado críticas generalizadas y la apertura de otra investigación policial interna.

La asociación Megafon, que trabaja con grupos de jóvenes inmigrantes en la zona, ha vinculado las protestas con el racismo y con la sensación de abandono que se vive en este y en otros barrios, con índices de paro juvenil que rondan el 20%.

—-

Policía sueca asesina a un anciano

En las afueras de la ciudad de Estocolmo, en Suecia, se han producido las protestas más graves desde hace años, ya que la furia de la población, especialmente migrante, se despuntó cuando un adulto mayor de 69 años murió por disparos efectuados por la policía.

El enojo en los suecos desatado por este incidente ha provocado el incendio de varios vehículos, ataques a instalaciones educativas así como a bienes públicos. También se ha podido registrar que las y los jóvenes protestantes atacaron a las fuerzas del orden.

Cabe señalar que el  adulto mayor se encontraba en su departamento con su pareja cuando entró la policía, quien argumenta y justifica los disparos letales tras la amenaza de un hacha o machete por parte del anciano. No obstante, la policía argumentó que los disparos se realizaron en defensa propia.

El señor de 69 años, quien tenía problemas psíquicos, murió en su departamento después de los disparos que efectuaron los agentes del orden en la misma habitación en la que se encontraba su compañera.

El portavoz de la policía de Estocolomo señaló que se han tenido “unos 30 coches en llamas anoche”.

Fredrik Reinfeldt, primer ministro sueco, hizo un llamado a la calma y manifestó que la quema de automóviles no tienen ninguna relevancia. Señaló que “no podemos dejarnos gobernar po la violencia”.

Los integrantes de los barrios marginados de la capital sueca son los que más han salido a las calles. Fonte