Jornais que pediram a ditadura em 64 continuam golpistas

r1r2r3r4r5

Pierre Ramon Alves de Oliveira
Pierre Ramon Alves de Oliveira

O Partido da Imprensa Golpista faz propaganda marrom contra o vandalismo, realizado por profissionais. E não pede a prisão desses infiltrados.

Pierre Ramon Alves de Oliveira, que depredou a fachada da prefeitura de São Paulo, foi preso depois de denunciado nas redes sociais, e já foi liberado por policiais do Departamento de Investigações sobre Crime Organizado na noite desta quarta-feira. O Deic não revelou se o arruaceiro de 20 anos pagou fiança para ser solto.

br_folha_spaulo. golpebr_atarde. golpebr_oglobo. prega golpe

correio_braziliense. golpe

br_estado_spaulo.golpe

O Partido da Imprensa golpista usa a mesma foto. Milhões e milhões de pessoas nas ruas de todo o Brasil, e barões da mídia pedem a ditadura de volta por causa do vandalismo de um grupinho de infiltrados.

Brasil protesta

O Brasil realizou protestos em diferentes cidades. 99,9 por cento do povo na santa paz.

Por que a imprensa não mostra os cartazes que as crianças, os jovens, as mulheres, os velhos carregavam?

Por que o fogo encomendado no Itamarati – antro dos espias da Operação Condor das ditaduras militares do Cone Sul? Muito curiosa a prontidão de uma soldadesca armada com extintores de incêndio. Os agoureiros, os adivinhos, os videntes “esqueceram” de prender os piromaníacos…

Jango, Geisel, Videla y Kissinger

videla morreu prisão charge

Los preliminares del Plan Cóndor

 

Por Darío Pignotti

Videla cumplió el papel que de él se esperaba en el Plan Cóndor, el pacto terrorista que 27 años atrás ocupó un capítulo importante de la agenda de Argentina y Brasil, donde el dictador Ernesto Geisel recibió de buen grado la “nueva” política externa del proceso de reorganización nacional (e internacional), tal como se lee en los documentos, en su mayoría secretos hasta hoy, obtenidos por Página/12.

“Fue con la mayor satisfacción que recibí, de manos del excelentísimo señor contraalmirante César Augusto Guzzetti, ministro de Relaciones Exteriores y Culto, la carta en que su excelencia tuvo la gentileza de hacer oportunas consideraciones respecto a las relaciones entre nuestros países… que deben seguir el camino de la más amplia colaboración.”

La correspondencia de Ernesto Beckman Geisel dirigida a Videla exhibe una camaradería cargada de adjetivos que no era lo característico en ese general criado en una familia de pastores luteranos alemanes. “Brasil, fiel a su historia y a su destino irrenunciablemente americanista, está seguro de que nuestras relaciones deben basarse en una afectuosa comprensión (…) y en el permanente entendimiento fraterno”, abunda Geisel, el mismo que había reducido casi a cero las relaciones con los presidentes Juan Perón e Isabel Martínez, cuando sus embajadores en Argentina parecían menos interesados en visitar el Palacio San Martín que frecuentar los casinos militares intercambiando ideas sobre cómo sumar esfuerzos en la “guerra contra la subversión”.

La carta de Geisel a Videla, del 15 de diciembre de 1976, llegó a Buenos Aires dentro de una valija especial, no a través de un cable como era lo habitual, dice el documento “secreto y urgentísimo” reproducido junto a esta nota.

El 6 de diciembre de 1976,

nueve días antes de la correspondencia de Geisel, había muerto en su exilio de Corrientes el ex presidente Joao Goulart,

quien, de acuerdo con pruebas incontestables, fue uno de los blancos prioritarios del Cóndor brasileño, que lo espió durante años en Argentina, Uruguay y Francia, donde realizaba consultas médicas por su afección al corazón.

Más: está demostrado que el 7 de diciembre de 1976, la dictadura brasileña prohibió realizar una autopsia de los restos de líder nacionalista, y potencial amenaza a la transición por goteo de Geisel, a raíz de un paro cardíaco de origen incierto. No hay elementos concluyentes, pero sí sospechas plausibles, de que Goulart fue envenado con pastillas disimuladas entre sus medicamentos en una acción concertada por los regímenes de Brasilia, Buenos Aires y Montevideo, y así lo entendió la Comisión de la Verdad de la presidenta Dilma Rousseff al ordenar la exhumación del cuerpo enterrado en la ciudad sureña de São Borja, sin custodia militar porque el Ejército se negó a darla hace 10 días, luego de recibir un pedido de las autoridades civiles.

Volvamos a la correspondencia de Geisel del 15 de diciembre de 1976. El brasileño la escribió en respuesta a otra de Videla (3/12/76), en la que éste se decía persuadido de que la “Patria (…) vive una instancia dinámica en el plano de las relaciones internacionales, particularmente en su activa y fecunda comunicación con las naciones hermanas”.

“La perdurable comunidad de destino americano nos señala hoy, más que nunca, el camino de las realizaciones compartidas y la búsqueda de las grandes soluciones”, proponía Videla, muerto junto a sus secretos de los crímenes transnacionales sobre los que no quiso hablar ante el Tribunal Federal Nº 1 donde se tramita la megacausa Cóndor.

Los que estudiaron esa maraña terrorista sudamericana sostienen que ésta se valió de los servicios de la diplomacia, especialmente en el caso brasileño, donde los cancilleres habrían sido funcionales a los imperativos de la guerra sucia.

Por lo tanto, este intercambio epistolar enmarcado en la diplomacia presidencial de Geisel y Videla puede ser leído como un contrapunto de mensajes cifrados sobre los avances del terrorismo binacional en el combate a la resistencia brasileña o argentina. Todo sea por “el recíproco interés de nuestros países”, escribió Videla. En diciembre de 1976, nueve meses después del derrocamiento del gobierno civil, la tiranía argentina demostraba que, más allá de algunas sonoras divergencias geopolíticas con el socio mayor, por lo bajo existía una complementación en las acciones secretas “contra la subversión”.

Así, poco después del derrocamiento de Isabel Martínez, el entonces canciller brasileño y antes embajador en Buenos Aires, Francisco Azeredo da Silveira, recomendó cerrar las fronteras para colaborar con Videla e impedir la fuga de guerrilleros y militantes argentinos.

Por su parte, Videla, asumiéndose como comandante del Cóndor celeste y blanco, consentía la cacería de opositores brasileños, posiblemente contando con algún nivel de coordinación junto a los agregados militares (los mortíferos “agremiles”) destacados en el afrancesado Palacio Pereda, sede de la misión diplomática en la calle Cerrito, donde según versiones, había un número exagerado de armas de fuego. Entre marzo, mes del golpe, y diciembre de 1976 fueron secuestrados y desaparecidos en Argentina los brasileños Francisco Tenorio Cerqueira junior, Maria Regina Marcondes Pinto, Jorge Alberto Basso, Sergio Fernando Tula Silberbeg y Walter Kenneth Nelson Fleury, dice el informe elaborado por el Grupo de Trabajo Operación Cóndor, de la Comisión de la Verdad.

El organismo fue presentado por Dilma Rousseff ante los rostros contenidamente iracundos de los comandantes de las Fuerzas Armadas, los únicos, entre el centenar de convidados a la ceremonia, que evitaron aplaudirla.

Al finalizar aquel acto realizado en noviembre de 2011, el entonces secretario de Derechos Humanos argentino, Eduardo Luis Duhalde, ya fallecido, declaraba a este diario que uno de los secretos mejor guardados del Plan Cóndor era la participación de Brasil y su conexión con Argentina, y que esa sociedad delictiva sólo se develará cuando Washington libere documentos brasileños con la misma profusión que soltó papeles clasificados sobre Argentina y Chile.

Averiguar hasta dónde llegó la complicidad de Buenos Aires y Brasilia será más difícil tras el fallecimiento de Videla, pero no hay que desestimar las pistas diplomáticas.

El 6 de agosto de 1976, un cable confidencial redactado en la embajada brasileña informa a sus superiores que el ministro de Exteriores Guzzetti habló sobre la nueva política externa vigente desde que las “Fuerzas Armadas asumieron el poder” y la vocación de aproximarse más a Brasil, luego de años de distanciamiento.

A lo largo de 1976, los cancilleres Azeredo da Silveira y Guzzetti mantuvieron reuniones entre sí y con el principal fiador del Cóndor, Henry Kissinger, que según papeles desclasificados hace años a pedido de la National Security Archive, les recomendó a ambos ser eficaces en la faena de aplastar al enemigo.

“Nosotros deseamos lo mejor para el nuevo gobierno (de Videla), deseamos su éxito (…) Si hay cosas que hacer, ustedes deben hacerlas rápido”, recomendó el Premio Nobel de la Paz norteamericano al marino canciller Guzzetti en junio de 1976.

 

(Transcrito El País)

O futebol que nos une e salva. Não importa o preço

ar_diario_popular. videla só e preso 1

 

Não esquecer que Videla, assim como aconteceu com o ditador Garrastazu Médici, viveu seus momentos de popularidade. Os dois, na Copa do Mundo. Que a paixão pelo futebol perdoa todos os crimes. Também para Videla, o apoio popular na Guerra das Malvinas.

médici jogadores

Médice ergue a Taça Jules Rimet,  que foi roubada e o ouro derretido
Médice ergue a Taça Jules Rimet, que foi roubada e o ouro derretido

medici bandeira brasil

médice lemas da época

El genocida Jorge Rafael Videla murió a los 87 años de edad, pero marcó la historia de la Argentina, que gozó de festejar un mundial de fútbol mientras se violaba, torturaba y asesinaba a miles de compatriotas por pensar distinto.

El campeonato del mundo de 1978 fue transformado por el gobierno militar que encabezaba Videla en un hecho político para intentar demostrar que “los argentinos eramos derechos y humanos”, según el lema de la época.

En ese marco, el estadio de River colmado aclamó al dictador cuando entregó la Copa del Mundo, fotografía que quedó en la memoria al igual que su festejo del tercer gol frente a Holanda.

Al respecto, el secretario de Deporte de la Nación, Claudio Morresi, afirmó que el deporte de nuestro  país “sufrió de diversas formas los tiempos del dictador (Rafael) Videla” y recordó que “entre los miles que desapareció y asesinó se encuentran cuarenta federados”.

“El deporte argentino sufrió de diversas formas los tiempos del dictador Videla. Hay imágenes como verlo gritando un gol o entregando la Copa en el Mundial 78 que lastiman a la historia del deporte argentino”, expresó Morresi.

“Entre los miles que desapareció y asesinó se encuentran cuarenta deportistas federados. Hoy se lleva a su tumba los secretos que permitirían que miles de argentinos pudieran saber qué pasó con sus seres queridos y cientos de abuelas saber dónde están sus nietos”, agregó.

“Lo que no va a poder llevarse a la tumba es la alegría de ese pueblo que en plena dictadura logró un Mundial de fútbol. No se va a poder llevar ni los abrazos ni las sonrisas de nuestro pueblo porque en el infierno no te permiten tener lo que no te pertenece”, concluyó Morresi.

O torcedor
O torcedor
A redonda
A redonda
A taça
A taça

Jorge Rafael Videla dejó una huella sangrienta no sólo por su paso en la dictadura militar sino también porque nunca se arrepintió de las atrocidades que cometió

• “Si no están, no existen, y como no existen no están. Los desaparecidos son eso, desaparecidos; no están ni vivos ni muertos; están desaparecidos”.

• “El terrorismo no es sólo considerado tal por matar con un arma o colocar una bomba, sino también por atacar a través de ideas contrarias a nuestra civilización occidental y cristiana a otras personas”.

• “Dios sabe lo que hace, por qué lo hace y para qué lo hace. Yo acepto la voluntad de Dios. Creo que Dios nunca me soltó la mano”

• “Los argentinos somos derechos y humanos”.

• No, no se podía fusilar. Pongamos un número, pongamos cinco mil. La sociedad argentina no se hubiera bancado los fusilamientos: ayer dos en Buenos Aires, hoy seis en Córdoba, mañana cuatro en Rosario, y así hasta cinco mil. No había otra manera. Todos estuvimos de acuerdo en esto. Y el que no estuvo de acuerdo se fue. ¿Dar a conocer dónde están los restos? ¿Pero, qué es lo que podemos señalar? ¿En el mar, el Río de la Plata, el riachuelo? Se pensó, en su momento, dar a conocer las listas. Pero luego se planteó: si se dan por muertos, enseguida vienen las preguntas que no se pueden responder: quién mató, dónde, cómo.

• “Pongamos que eran siete mil u ocho mil las personas que debían morir para ganar la guerra contra la subversión”.

• “Por su preparación militar e ideológica, el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) era más enemigo que Montoneros; era algo ajeno, otra cosa. Montoneros guardaba algo del nacionalismo, del catolicismo, del peronismo con el que había nacido”.

• “Mi relación con la Iglesia fue excelente, mantuvimos una relación muy cordial, sincera y abierta. No olvide que incluso teníamos a los capellanes castrenses asistiéndonos y nunca se rompió esta relación de colaboración y amistad”

• “(Los empresarios) se lavaron las manos. Nos dijeron: ´Hagan lo que tengan que hacer’, y luego nos dieron con todo. ¡Cuántas veces me dijeron: ´Se quedaron cortos, tendrían que haber matado a mil, a diez mil más!'”

• “Nuestro objetivo (el 24 de marzo de 1976) era disciplinar a una sociedad anarquizada. Con respecto al peronismo, salir de una visión populista, demagógica; con relación a la economía, ir a una economía de mercado, liberal. Queríamos también disciplinar al sindicalismo y al capitalismo prebendario”

• “Nuestros servicios de Inteligencia tuvieron indicios importantes, no probados, del encuentro entre Massera y Firmenich (en París)”.

Videla treinou o exército para caçar argentinos. Perdeu a Guerra das Malvidas
Videla treinou o exército para caçar argentinos. Perdeu a Guerra das Malvidas

La prensa mundial lo consideró un “ideólogo del terror”

Los principales medios internacionales dieron la noticia en sus portales y puntualizaron las atrocidades cometidas durante su gobierno

ar_capital_rosario.videla terror e genocídio 2

La prensa internacional informó ayer con gran despliegue la muerte de Videla, al que calificó de “cruel dictador” e “ideólogo del terror” que “nunca mostró arrepentimiento” por los crímenes cometidos durante su gobierno.

El País, de Madrid, ciudad que acogió a miles de exiliados durante el Proceso, consignó que “bajo el régimen que lideró de 1976 a 1981 desaparecieron 30.000 personas”. También recordó que “fue condenado en 2010 a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad” y lo presentó como “el dictador más cruel de la historia argentina”.

El Mundo, también de Madrid, recordó que Videla “admitió que hubo robo de bebés y que fueron asesinadas miles de personas” durante la dictadura, pero que “nunca se arrepintió ni tampoco consideró que haya existido un plan sistemático para la sustracción de los hijos a las madres embarazadas”.

Le Monde, de París, señaló que Videla “había sido condenado a prisión por la sangrienta represión durante su presidencia”, y mencionó que fue un “ferviente católico”.

Folha de San Pablo y la BBC de Londres coincidieron en acompañar las crónicas con una foto en la que Videla entrega la Copa del Mundo de 1978 al entonces capitán del seleccionado nacional de fútbol, Daniel Passarella: “Nunca mostró arrepentimiento por los crímenes de los que se lo acusaba y por los que fue condenado”.

Por su parte O Globo, de Río de Janeiro, puso en tapa: “Murió en prisión Jorge Rafael Videla, el primer presidente de la dictadura argentina”. Luego destacó que fue el “protagonista de la Copa del Mundo en Argentina” y recordó “el 6 a 0” de la albiceleste a Perú, que “sacó a Brasil de la competición”.

El Corriere della Sera, de Roma, indicó que el ex hombre fuerte de la dictadura “guió al país entre 1976 y 1981. Bajo su presidencia, la represión fue terrible”, mientras que La Repubblica, también de Italia, recordó que había confesado que hubo “entre siete mil y ocho mil muertos” durante la represión.

En Chile, donde muchos internautas destacaron que Videla murió en la cárcel, a diferencia de lo que ocurrió con el dictador chileno Augusto Pinochet (1973-1990), fallecido en libertad, El Mercurio escribió un perfil de su figura y recordó la “sangrienta dictadura que dejó un saldo de 30.000 desaparecidos”.

“Dos años después de asumir el poder, se produjo el conflicto limítrofe con Chile, el que estuvo a punto de convertirse en una guerra entre ambos países”, destacó el matutino trasandino.

La Tercera, también de Chile, mencionó que “entre 1977 y 1978 Videla inició negociaciones con Pinochet por la soberanía del canal de Beagle, situación que casi llevo a Chile a una guerra con Argentina en diciembre de 1978”.

El País, de Uruguay, enfatizó que “tras la recuperación de la democracia en 1983, fue juzgado y condenado a prisión perpetua y destitución del grado militar por numerosos crímenes de lesa humanidad cometidos durante su gobierno”.

El diario Reforma, de México, país que también recibió a miles de argentinos exiliados, hizo hincapié en que “Videla gobernó durante los peores años de la dictadura militar”, mientras que el estadounidense Wall Street Journal subrayó que “lideró una junta militar que mató a miles de sus conciudadanos en una guerra sucia para eliminar «subversivos»”.

El norteamericano Whashington Post, destacó que Videla fue un “despiadado comandante del Ejército que subió al poder a través de un golpe y sumergió a Argentina es el período de mayor barbarie de su historia moderna”.

Será enterrado sin honores militares ya que en 2009 fue destituido del Ejército

Según informó el director nacional del Servicio Penitenciario Federal, Víctor Hortel, Jorge Videla fue hallado en su celda “sin pulso ni reacción pupilar” y será enterrado sin honores militares ya que en 2009 fue destituido del Ejército.

Videla le manifestaba desde hacía semanas a su defensora oficial Pamela Biserier, quien lo asistía en el juicio por el Plan Cóndor, que no se sentía bien de salud. Hace una semana había sufrido una fuerte caída en el baño del penal, lo que desmejoró notablemente su estado. Así lo confirmó Biserier, y detalló que la última audiencia del martes, en la que Videla prestó una breve declaración, “fue su último acto procesal” y que el dictador “tenía la voluntad de cumplirlo”.

Según señaló la defensora, Videla tenía un problema neurológico y “se había caído en el baño” de la cárcel. En la última audiencia había tenido dificultades para ir hasta el estrado.

Videla admitió por primera vez que su dictadura mató a “siete mil u ocho mil personas” que estaban detenidas o secuestradas y que hizo desaparecer sus restos “para no provocar protestas dentro y fuera del país. Cada desaparición puede ser entendida ciertamente como el enmascaramiento, el disimulo, de una muerte”, le dijo al periodista Ceferino Reato para el libro “Disposición final, la confesión de Videla sobre los desaparecidos”. Para el libro describió detalladamente el método utilizado durante la represión ilegal, justificó la tortura y destacó la influencia de la llamada Doctrina Francesa en la lucha contra las guerrillas. “No había otra solución; (en la cúpula militar) estábamos de acuerdo en que era el precio a pagar para ganar la guerra contra la subversión y necesitábamos que no fuera evidente para que la sociedad no se diera cuenta. Había que eliminar a un conjunto grande de personas que no podían ser llevadas a la justicia ni tampoco fusiladas”, le dijo a Reato.

Argentina. El juicio contra los represores de Reconquista

El Tribunal Oral Federal de Santa Fe inició el procesamiento de dos oficiales de la Fuerza Áerea y cinco policías acusados de privación ilegítima de la libertad, tormentos agravados y, en el caso de cuatro de ellos, también por violaciones reiteradas. La denominada “Causa 050” representa el primer juicio en la provincia de Santa Fe que considerará de lesa humanidad los delitos sexuales.

Los acusados son el comodoro Danilo Sambuelli y el mayor Jorge Alberto Benítez, ambos oficiales retirados de la Fuerza Aérea, y los policías Carlos Nickish, Eduardo Luque, Rubén Molina, Arnaldo Neumann y Horacio Machuca.

Sobre los siete acusados pesan cargos por “privación ilegítima de la libertad y tormentos agravados” en 10 y en 40 casos. Sambuelli, Molina, Neumann y Machuca también serán acusados además por violaciones reiteradas en perjuicio de una adolescente que cumplió 17 años mientras estaba detenida ilegalmente.

El Tribunal Oral está integrado por los jueces José Escobar Cello, Otmar Paulucci e Ivone Vella. La Fiscalía estará a cargo de Martín Suárez Faisal y Roberto Salum, en tanto los abogados de las querellas serán Lucila Puyol (HIJOS-Santa Fe), Iván Bordón (NorteAmplioDDHH-Reconquista) y Pedro Dinani (Liga ADH). Como víctimas y testigos figuran Raúl Pinto, Elvira Dieringer, Alejandro Córdoba, Silvio Iznardo (Vera), Adolfo Maggio y Osvaldo Marcón.

La III Brigada Aérea de Reconquista fue utilizada durante la última dictadura militar como un centro clandestino de detención. Su máxima autoridad era el brigadier Jorge Arturo Van Thienen (fallecido), secundado por el capitán y jefe de Inteligencia, Sambuelli (desde el 24 de marzo de 1976 interventor del municipio de Reconquista) y Benítez, luego interventor de la Unidad Regional IX de policía, controlada por la Fuerza Aérea.

Según Salum, la represión en el norte de Santa Fe era manejada por la Aeronáutica, bajo órdenes que partían del jefe Van Thienen y de Sambuelli y eran ejecutadas por los policías Nickish, Luque, Molina, Neumann y Machuca.

Huelga general en el sur de Europa el 14 de noviembre

O Brasil nunca realizou uma greve geral. Nunca jamais! Já imaginou uma greve geral no Cone Sul? Impossível. Até que a direita aprovaria no Mercosul. Para derrubar Cristina, Chávez, Dilma, e que arrastasse, na onda golpista, Evo Morales e Rafael Correa. Seria uma festa do PIG e da FTP – Família, Tradição e Propriedade. Igreja rezaria unida.

La decisión de los sindicatos en Grecia, Italia, Portugal, el Estado español, el sur de Chipre y Malta de llamar a una huelga general de un día como parte de un día de acción a nivel europeo contra la austeridad no tiene precedentes. Ofrece una magnífica oportunidad para unir la resistencia de las masas a los recortes y ataques a los derechos de los trabajadores y trabajadoras que se han venido desarrollando en toda Europa en los últimos dos años. También refleja la presión de los sindicalistas de base a sus dirigentes para que resistan.

Desde los años 30 no se había visto una crisis de tal magnitud. Los viciosos programas de austeridad impuestos por la troika han devastado millones de vidas. Los servicios públicos están a punto de colapsar en Grecia, mientras en el Estado español y Portugal van por el mismo camino.

Más que nunca hay una necesidad de generalizar la resistencia. Las protestas aisladas son claramente insuficientes, dada la gravedad de este asalto a la clase trabajadora. Las huelgas generales de un día pueden proporcionar un excelente foco para la movilización, más aún cuando se extienden a través de las fronteras y unen a todos los trabajadores en una lucha común.
Pero la huelga el 14N no puede ser un fin en sí mismo. Debe servir como un trampolín para la acción futura: huelgas sectoriales, ocupaciones, bloqueos y otras formas de protesta militante. También debe ser un paso hacia una movilización europea aún mayor.

La resistencia a la austeridad también debe ir acompañada de una respuesta política más general, la participación de colectivos como el movimiento Occupy y otras campañas de base. La ausencia de una política alternativa de izquierdas viable abrirá aún más las puertas a los nazis. Amanecer Dorado en Grecia es el ejemplo más claro de cómo los fascistas pueden construir una salida a la crisis. Pero no es el único, y la extrema derecha está ganando apoyos en estados como Francia, Hungría o el Estado español.

Necesitamos con urgencia un amplio movimiento socio-político en torno a demandas tales como el cese del pago de la deuda, impuestos a los ricos, no a los recortes, aumentar el salario mínimo, jubilación a los 60 años y la nacionalización de los bancos bajo control obrero y democrático. Esto se debe combinar con la oposición al racismo y al fascismo y por el cambio democrático. El movimiento Occupy vinculó la oposición a la austeridad con los llamamientos por el fin de los privilegios parlamentarios y con cambios que van al corazón del fraude de la democracia burguesa.

Murió el genocida Albano Harguindeguy

El exgeneral de división, poderoso exministro del Interior de la última dictadura cívico militar, murió en las últimas horas, mientras cumplía prisión domiciliaria por crímenes de lesa humanidad. Tenía 85 años, y había ocupado la cartera política entre el 29 de marzo de 1976 y el 29 de marzo de 1981, durante la presidencia del dictador Jorge Rafael Videla.