Marcha pela democracia antecede manifestação golpista programada para amanhã 15 de novembro em todo o Brasil

A parada militar dos golpistas pretende reviver o movimento integralista de Plínio Salgado, réplica do nazismo e do fascismo, e as procissões da direita católica, promovidas pela TFP, em 1964, contra o divórcio, os homossexuais, as mulheres adúlteras e amancebadas, e pela virgindade, em defesa da tradição, da família e da propriedade.

A parada da direita conservadora traz dos porões de tortura da ditadura militar o cinquentenário CCC – Comando de Caça aos Comunistas, e diz ter o apoio das polícias militares e delegados da Polícia Federal. Subversivamente pede a derrubada de Dilma Rousseff, que deve ser substituída por um interventor militar.

 

Bolsonaro liderou a primeira marcha, depois das eleições, pela intervenção militar
Bolsonaro liderou a primeira marcha, depois das eleições, pela intervenção militar

 

 A PRIMEIRA REAÇÃO POPULAR CONTRA OS GOLPISTAS INIMIGOS DA DEMOCRACIA E DO POVO

marcha 1

marcha 2

 

R7 Notícias – A marcha Contra a Direita, por Mais Direitos reuniu, segundo a Polícia Militar, cerca de 20 mil pessoas na quinta-feira (13) na capital paulista. Os manifestantes começaram a se concentrar no fim da tarde no vão-livre do Masp (Museu de Arte de São Paulo), na região central da cidade. Em seguida, fecharam a Avenida Paulista e seguiram até a Rua da Consolação. Além de repudiar as recentes manifestações a favor da volta ao regime militar, o ato pediu a democratização dos meios de comunicação e as reformas política, urbana, agrária e tributária.

Os manifestantes passaram ainda pela região dos Jardins, bairro nobre da capital, onde dançaram forró para criticar as mensagens preconceituosas contra nordestinos divulgadas nas redes sociais após o segundo turno das eleições. “Se lá, na marcha deles, tem elite que não gosta do povo. Aqui tem povo trabalhador, tem negro e tem nordestino. Aqui está o povo brasileiro verdadeiramente representado”, disse, do alto do carro de som, o coordenador do MTST (Movimento dos Trabalhadores Sem Teto), Guilherme Boulos. Depois a passeata desceu a Consolação sob garoa fina e terminou na Praça Roosevelt, no centro.

Boulos, defendeu que os movimentos sociais devem pautar uma agenda de mudanças para os próximos anos. “Nós queremos deixar claro, aqui, que nós queremos falar de uma intervenção nos rumos do país, mas não é intervenção militar, é uma intervenção popular”. Ele também destacou a necessidade de se implementar uma Assembleia Constituinte para implantar a reforma política. “O Congresso Nacional não vai abrir mão de seus privilégios”, disse.

O presidente da CUT (Central Única dos Trabalhadores), Vagner Freitas, destacou que os movimentos sociais devem cobrar as reformas diretamente da presidenta Dilma Rousseff. “Nós também queremos a reforma urbana. As cidades brasileiras vivem um caos. Nós temos que ter ênfase na política de moradia para o povo ter condições de ter onde morar. A Dilma foi eleita para isso”.

A ex-candidata à Presidência pelo PSOL, Luciana Genro, enfatizou a importância da democratização dos meios de comunicação. “O que nós temos hoje é a ditadura dos donos dos meios de comunicação, que publicam aquilo que eles desejam e não, muitas vezes, a realidade dos fatos”, disse em seu discurso.

Também participaram da manifestação o MTST (Movimento dos Trabalhadores Sem Terra) e o Movimento Juntos.

 

Fotos Leonardo Sakamoto: "Guilherme Boulos, do MTST, encerra a manifestação na praça Roosevelt após uma caminhada de três horas sob chuva. Diz que este é o maior ato em meses em São Paulo, com 20 mil pessoas. Promete que se Dilma ignorar as necessidades do povo, o país vai parar. E que não haverá intervenção militar apoiada por ultraconservadores, mas intervenção popular para garantir as reformas que o povo precisa - como as reformas urbana e política. Boulos, cada vez mais, se firma como a mais relevante liderança social do país.
Fotos Leonardo Sakamoto:
“Guilherme Boulos, do MTST, encerra a manifestação na praça Roosevelt após uma caminhada de três horas sob chuva.
Diz que este é o maior ato em meses em São Paulo, com 20 mil pessoas. Promete que se Dilma ignorar as necessidades do povo, o país vai parar. E que não haverá intervenção militar apoiada por ultraconservadores, mas intervenção popular para garantir as reformas que o povo precisa – como as reformas urbana e política.
Boulos, cada vez mais, se firma como a mais relevante liderança social do país”.

 

 

Pelo povo nas ruas e contra a corrupção na justiça, o tráfico de dinheiro para os paraísos fiscais, os coliseus de Nero e a polícia que prende e arrebenta os favelados

br_diario_comercio. contra

Que a imprensa golpista, elitista e os inimigos do povo não confundam manifestante pacífico com infiltrado, um profissional pago para desmoralizar as passeatas dos movimentos sociais, para chamar a polícia para atirar balas de borracha e jogar bombas de gás lacrimogêneo nas marchas do povo, nas ruas, a pedir democracia, justiça, liberdade, generosidade, emprego, moradia e o pão nosso da cada dia.

medo vandalismo infiltrado

Ante la ley

Por Julián Axat  y Guido L. Croxatto

 

Alexander Dubovsky
Alexander Dubovsky

En su cuento “Ante la ley”, Kafka relata una escena inquietante y famosa, que resume su visión de las leyes (Kafka, además de un gran escritor, era un gran abogado, él también construyó una visión del Derecho a través de la palabra). La escena sobre el final del cuento (que sirve para pensar la democratización) es una metáfora sobre los guardianes de la ley. Sobre los que se presentan como guardianes del derecho (que en la visión de Kafka no lo son, son los dueños del derecho, los guardianes privados de un tesoro personal, al que el pueblo, ignorante, no tiene acceso, un castillo de naipes, un tesoro oculto con palabras difíciles, incomprensibles, ya que es cosa de jueces y abogados con sus togas y bibliotecas elegantes “interpretar” el “espíritu” de la ley, develar el “sentido”). Un campesino humilde (qué puede saber de derecho) llega a las puertas de la Justicia, las grandes, pesadas, tantas veces mencionadas, jamás franqueadas, puertas del Derecho. Cuando el campesino está por atravesar esa puerta, aparece un guardián. El campesino se detiene. Hablan. El campesino siente miedo.

Descubre que no hay una relación directa con sus derechos, están también los mediadores: los abogados guardianes de la ley. Ante ellos debe presentarse. Pedir permiso. Decide no pasar. No entrar (al Derecho). Prefiere esperar. Se queda en un costado. Pasan las horas, los días, los años. El campesino ve su vida diluirse, sin atreverse a pasar la puerta, franqueada por el enorme guardián, que le advierte: detrás mío hay otros guardianes, cada uno más grande e intimidante que el anterior. Son los guardianes del Derecho. De la Justicia. El acceso al derecho debe ser libre. Justo. Pero no. Pasan más años. El campesino ha envejecido. Respira con dificultad. Cuando está a punto de morir, el guardián se acerca. El campesino, intimidado, le pregunta: ¿por qué, si ésta es la puerta de la Justicia, nadie más que yo ha venido a cruzarla, porque he estado siempre solo? El guardián, subiendo la voz para que el campesino escuche bien, le contesta al oído: porque nadie más que tu podía cruzarla. Esta puerta estaba abierta solo para ti. Ahora voy a cerrarla.

Era la puerta de la Justicia. El campesino encarna al pueblo. El guardián es el abogado. O el juez. O el profesor de derecho. O la asociación de magistrados: los guardianes de la ley. Sus intérpretes.

La metáfora del guardián del derecho de Kafka es famosa. Es una ironía con los que se dicen guardianes de un Derecho que no fue defendido con el mismo ahínco cuando los golpes de Estado se hacían en nombre de la Constitución y la democracia. O cuando solo las madres salían a la calle a denunciar el secuestro y asesinato de sus hijos. No había guardianes. Defender la Constitución es defender las garantías. Defender la Constitución es defender el Derecho. Los derechos. La identidad. Que durante muchos años no podía ser conocida.

La metáfora de Kafka apunta a un derecho esencial: el acceso a la Justicia. Que es el acceso a la palabra. Acceder al derecho es tener identidad. Esto es lo que ha hecho, durante muchos años, el derecho argentino. Devolver la palabra. Abrir las puertas. Tener memoria. Atreverse a pensar (lo que no podía ni debía ser pensado: el propio Derecho). Jerarquizar el derecho es acabar con los juicios simbólicos y empezar con los juicios reales; jerarquizar e independizar la Justicia es atreverse a pensar. La Justicia independiente no hacía un solo juicio de derechos humanos hasta que la política, la tan denostada y vapuleada política, le mostró el camino de la independencia al Derecho. Ayudó a dar ese paso (que el Derecho, por sí solo, no daba).

Cuando se denuncia el control político, donde política es Res pública, lo que se defiende, por oposición, entonces, es un control privado de la Justicia que debe quedar callado detrás de bambalinas, digitando. Lo que no quiere ese poder es que lo nombren (de allí su temor a la palabra). Precisamente eso es lo que quiere la democratización: democratizar. Desprivatizar el Derecho. Rancière, que rescata lo político, sostiene que la política es la revancha de los silenciados. La democratización sería, en el plano judicial, acabar con el silencio. En los términos de Kafka, terminar con los Guardianes del Derecho. Democratizar es visibilizar intereses que se presentan como “independientes”. Politizar es obligar a decir lo que se esfuerza en quedar callado. Como neutral. Esta es la misión de la memoria. Politizar es poner todas las cartas sobre la mesa. Es utilizar la palabra política en su sentido genuino, original, elevado. (La política está en los orígenes de la Justicia, hoy se usa la palabra política como antónimo del Derecho.) Recuperar ese sentido (de la política) es, precisamente, el sentido de la democracia.

La República está en peligro cuando a un pibe lo torturan. Son chorros. No son personas. “A ver si así aprenden” (ese lenguaje policial cultural–judicial argentino puede parecer casual, no lo es, es la encarnación milenaria del pathei mathos, que aún subsiste en nuestro derecho, pero que viene de la tragedia en la Antigüedad, donde nació, a su vez, la democracia). Los delincuentes no tienen derechos humanos. Que sufran. Los que cuestionan el garantismo de la Constitución se alzan de repente en defensa de la Constitución y sus garantías, los que callaron mientras la República desaparecía dicen con cinismo y falso humanismo que con la democratización del Derecho y la Justicia “la República desaparece”, que la memoria no es derecho sino “venganza”. El debate por el Derecho y el funcionamiento de la Justicia argentina no empezó ahora. Hace diez años que, con altos y bajos (garantismo-antigarantismo, matrimonio igualitario, Ley de Identidad de Género, memoria-impunidad, nueva ley de salud mental vs. modelo tutelar manicomializante. Todas estas discusiones esconden la democratización del Derecho, la idea de ver como nuevos sujetos con palabra donde antes se veía objetos a “tutelar”, sin derechos, “enfermos”, “locos”) se viene dando todos los días.

La Memoria es el debate por la democratización y la palabra. La democratización pone en peligro el negocio de los guardianes (curadores–jueces-fiscales). Su secreto mejor guardado. La idea de “curar”, en vez de escuchar. La idea de “representar”, en vez de dejar que el otro hable. La idea de dar –e imponer– sentencias. En vez de hacer derechos.

“Este 7 de octubre se consolidará el Proceso Bolivariano en Venezuela”

por Lucía Berbeo

“El candidato de la derecha representa el pasado, lo ya superado por el pueblo, personifica los intereses de la burguesía venezolana y es el aspirante del imperio, el que quiere aplicar el paquetazo neoliberal, al que protestamos durante el año 1989”.

Los ojos del mundo están puestos en Venezuela, pues este 7 de octubre se llevará a cabo las elecciones presidenciales en las que se medirán dos candidatos a ocupar la silla en el Palacio de Miraflores, el primero es sinónimo de neoliberalismo, explotación del hombre por el hombre, de mercancía y de ostentación; el segundo equivale a distribución equitativa del ingreso para el pueblo, representa la esperanza de un cambio transformador, de una sociedad justa, con equidad igualitaria y paritaria que ha venido impulsado el aspirante a la reelección Hugo Chávez Frías.

Es por ello, que se entrevistó en el marco del “30 Aniversario de la Masacre de Cantaura” a la defensora de los derechos humanos, miembro de la Organización Cantaura Vive, y de la Fundación Américo Silva, la economista Judith López Guevara, quien realizó un balance de lo que significan las elecciones de este domingo, en la que el candidato de la Patria repunta en las diversas encuestas con un margen de diferencia en aceptación de más del 20% en cuanto a su más cercano adversario.

¿Cuando quedan pocos días para que se lleve a cabo las elecciones presidenciales cómo ve el panorama político que se está viviendo en el país?
– Actualmente Venezuela vive una campaña electoral con mucho entusiasmo, pues hay confianza en el pueblo llano por el Consejo Nacional Electoral, que se ha desplegado por todo el país enseñándole al soberano como ejercer su derecho al voto. Aunado a ello, se han mostrado dos programas de gobierno: uno el del candidato de la oposición que va dirigido a revertir los avances alcanzados por el presidente Hugo Chávez, el cual plantea reducir el gasto social, donde los venezolanos y las venezolanas somos vistos como mercancía que debemos generar ganancias o algún tipo de beneficios, y el que no tenga recursos económicos para cubrir sus necesidades de salud y educación simplemente quedará excluido. Mientras el candidato de la Patria plantea una sociedad más justa, igualitaria con equidad y plantea profundizar el avance social que se viene desarrollando desde hace 13 años. En su propuesta para la Gestión Bolivariana y Socialista 2013-2019, traza 5 grandes objetivos históricos que hemos venido discutiendo en los colectivos de mujeres organizadas los cuales nos llevarán a la mayor suma de felicidad posible, a la seguridad social y a la estabilidad política para nuestro pueblo.

¿En qué se diferencia Henrique Capriles del actual mandatario, Hugo Chávez?
– Te lo voy a resumir: Capriles representa el pasado, lo ya superado por el pueblo, personifica los intereses de la burguesía venezolana, es el candidato del imperio, el que quiere aplicar el paquetazo neoliberal, el mismo que protestamos en 1989. Un regreso a esas políticas nefastas sería un suicidio colectivo, pues está probado que el neoliberalismo ha fracasado como mecanismo económico idóneo, es por eso que el programa de gobierno del aspirante de la derecha va contra los intereses de las mayorías. En cambio, el candidato de la Patria es realmente lo nuevo, representan la integración latinoamericana, la continuidad de un proceso de inclusión de todas y todos los venezolanos, es el candidato de los pobres, de los excluidos, personifica la esperanza de un cambio transformador, de una sociedad justa, con equidad, igualitaria y paritaria, garantiza el manejo soberano del ingreso nacional, la soberanía alimentaria, el avance tecnológico y fundamentalmente es el que avala que los ingresos provenientes de los recursos petroleros sigan fluyendo hacia el pueblo a través de las misiones y programas sociales.

 

La trama de los discursos democráticos

por Werner Vásquez Von Schoettler

Desde los noventa del siglo XX asistimos a la caída de un conjunto de discursos que siempre se refirieron a la búsqueda de una mayor redistribución de la riqueza y crítica al modelo de sociedad impulsado por el capitalismo. El neoliberalismo fue muy perspicaz en anticiparse al cambio y nutrió sus propios discursos centrados en la reivindicación de la identidad, de la cultura, etc. Esto puede parecer sorprendente, pero no lo es, ya que esos discursos de la identidad alimentaron la defensa de lo propio, de lo nacional, pero desde la lógica de las clases dominantes tradicionales.

Como creyeron que el socialismo en todas sus formas se derrumbó, relanzaron sus viejos credos de la vieja identidad centrada en la tradición oligárquica. Así emergió con fuerza un nuevo conservadurismo de ultraderecha por toda Europa. La identidad y la cultura de lo nacional, de los nacionales de vieja alcurnia. Este discurso se combinó muy bien con la llamada consolidación democrática en América Latina. Estados Unidos cambió el discurso de la vieja seguridad nacional por la de la defensa de los derechos humanos. Toda una paradoja por parte de quienes promovieron dictaduras civiles y militares sangrientas en defensa de sus capitales.

Ahora vemos que se han consolidado, con fuerza, grupos de ex presidentes latinoamericanos en su mayoría quienes abrieron las economías nacionales a los flujos del capital sin control. Ahora aparecen ellos como los defensores de la democracia, la cual, por cierto, nunca es clara en su definición, porque si ganan ellos es democracia pura, pero si ganan otras tendencias, es el pueblo el que ha sido manipulado o el simplismo de decir que son gobiernos populistas o neopopulistas, como sinónimo o signo de degradación democrática. Es claro que si la democracia toma un perfil social, resulta que atenta contra la democracia del capital, en tanto su exigencia de ser libre, de extraer de cualquier sector social ingentes ganancias.