Las sanciones contra Irán están causando ya gran sufrimiento e inseguridad alimentaria en el pueblo iraní

 

The Guardian

 

 

Esta semana The Economist describe el creciente sufrimiento de 75 millones de ciudadanos iraníes como consecuencia del régimen de sanciones que EEUU y sus aliados les han impuesto. Quiero subrayar los párrafos siguientes: 

“Hace seis años, cuando EEUU y Europa estaban poniendo en marcha el primer paquete de medidas para presionar a Irán y que se olvidara de sus ambiciones nucleares, la charla iba de sanciones “inteligentes”. Occidente, se subrayaba, no tenía ningún problema con el pueblo iraní, solo con su régimen, que parecía empeñarse en conseguir la bomba nuclear, o al menos en lograr la capacidad de construir una. Sin embargo, como las sanciones cada vez son más punitivas, en vista de la intransigencia de Irán, son los iraníes de a pie los que están pagando el precio.

El 1 y 2 de octubre, el rial de Irán perdió más del 25% de su valor frente al dólar. Desde finales del pasado año se ha depreciado en más del 80%, la mayor parte de esa cantidad solo durante el anterior mes. A pesar de los subsidios que tratan de ayudar a los pobres, los precios de productos como la leche, el pan, el arroz, el yogurt y las verduras se han duplicado por lo menos desde comienzos de año. El pollo se ha convertido en un bien tan escaso que cuando llegan suministros se producen disturbios. El 3 de octubre, la policía de Teherán lanzó gases lacrimógenos contra la gente que se manifestaba por el colapso del rial. El principal bazar de la ciudad cerró debido a la imposibilidad de fijar precios exactos…

Se cree que el desempleo es tres veces mayor que la cifra oficial del 12%, y los salarios de millones de trabajadores no cualificados están por debajo del umbral oficial de la pobreza (alrededor de 235€ al mes).”

En otras informaciones se ha hablado también del omnipresente desempleo, inflación, escasez de medicinas e incluso enfrentamientos para conseguir alimentos.

Que las sanciones contra los países musulmanes causen gran sufrimiento humano no es solo inevitable sino que es parte del plan. En 2006, el alto funcionario israelí Dov Weisglass describía de modo infame el objetivo del bloqueo de su nación contra Gaza con esta cándida admisión: “La idea es poner a los palestinos a dieta, pero no hacer que se mueran de hambre”. El representante demócrata Brad Sherman justificó las sanciones al régimen de Irán de esta forma: “Los críticos de las sanciones sostienen que estas medidas harán daño al pueblo iraní. Con toda franqueza, eso es justo lo que necesitamos”.

En resumen, la misma mentalidad que lleva a los demócratas a apoyar los ataques con aviones no tripulados, es lo que lleva a mantener ese apoyo a las sanciones: apoyan tácita e irreflexivamente la asunción de que EEUU va a acabar inevitablemente agrediendo y matando musulmanes, y después se dan a sí mismos palmaditas en la espalda por apoyar que se mate a los menos posibles (apoyo los aviones no tripulados porque son mejores que las invasiones a escala total; apoyo las sanciones porque son mejores que los ataques aéreos). Al parecer son incapaces de concebir una tercera alternativa: que EEUU podría o debería abstenerse de matar a gente inocente sobre todo en países musulmanes.

El apoyo de los demócratas a las sanciones contra Irán comparte algún otro atributo con la mentalidad a favor de los aviones no tripulados. No importa cuántas veces se documente que esos aviones no hacen que disminuya la amenaza del terrorismo sino todo lo contrario –generando odio hacia los estadounidenses que provoca más terrorismo-, pero los defensores de los aviones no tripulados insisten: tenemos que hacer esto para detener a los terroristas.

De forma idéntica, no importa cuántas veces se documentara que las sanciones contra Iraq realmente sirvieron para fortalecer el régimen de Saddam al matar de hambre literalmente a la oposición y al hacerles más dependientes del apoyo de ese régimen, los defensores de las sanciones insisten: tenemos que imponer sanciones que hagan daño a los iraníes normales para derrocar al régimen de Irán. Es exactamente como mostrar un estudio de un paciente de cáncer de pulmón para demostrar que fumar causa cáncer de pulmón, y después cruzarse de brazos mientras insisten en que van a aumentar la ingesta de cigarrillos para combatir ese cáncer.

Incluso si fuera verdad que las sanciones producen menos daños a los civiles que un ataque total sobre Irán, eso no debería justificar las sanciones. Pero, como prueba de que el sufrimiento humano causado por las sanciones en Irán no deja de crecer, incluso la premisa de esa afirmación, con todo lo irrelevante que es, parece cada vez menos convincente. Leer más