La gente primero se moviliza, y luego aparece el concepto del porqué y para qué. El concepto surge más tarde que la acción

Entrevista a Michael Hardt

 

indignados resignação5

 

por Lola Matamala
Michael Hardt da clases de Crítica Literaria y Filosofía Comparada en la Universidad de Duke, y a la vez, no deja de pensar y analizar el mundo a través de la política. La muestra se refleja en Imperio, Multitud, Commonwelth y, su último libro, Consolidation. En todos ellos, también aparece la firma de Antonio Negri, uno de los pensadores italianos más destacados en las últimas décadas.

En esta entrevista, Hardt responde a algunas cuestiones que se enmarcan en el pasado y en el futuro más inmediato en la política nacional e internacional.

Aunque usted vive en Estados Unidos, conoce la celebración de las próximas elecciones para el Parlamento Europeo. ¿Qué opinión le merece esta convocatoria?

El espacio nacional no es el único campo en donde hay que luchar porque en Europa es donde está el terreno de batalla, y aunque es complicado que se unan l@s activistas de Italia, de Grecia, de Alemania o de otros países, considero hay que crear ese espacio europeo de lucha. Otra cuestión es la cuestión electoral de l@s europe@s y yo no creo que haya contradicción entre una crítica muy fuerte de la representación electoral y participar en las elecciones, y particularmente en esta próximas: es posible hacer las dos cosas. En el terreno europeo se pueden hacer algunos progresos con una nueva forma electoral y se puede participar sin pensar que es la única manera de la acción política. Votar es algo importante pero con un objetivo claro o con una buena línea de conducta que estuviera basada en que la izquierda tuviera más representación parlamentaria a la vez que se produjeran movilizaciones y acciones protagonizados por los movimientos sociales.

Y para usted en qué consistiría esa representación de un gobierno de izquierdas en el Parlamento Europeo?

Sobre los gobiernos de izquierdas, recuerdo una pregunta que le hicieron a Deleuze. El respondió que no hay un gobierno de izquierdas, hay un gobierno que da espacio a la izquierda, y en estas europeas, se puede crear un gobierno con elementos de apertura progresista para toda Europa, solamente en el sentido que de espacio a una acción autónoma para la verdadera acción autónoma de los movimientos sociales. Tradicionalmente, se ha pensado que los movimientos sociales representaban la herramienta desde el punto de vista táctico y los partidos eran la parte estratégica. Ahora es el momento de utilizar el partido como táctica en la estrategia de los movimientos sociales. Sólo así tiene sentido la participación en las elecciones.

Michael, cambiando de tema, aunque esté estrechamente relacionado, en este 2014 se cumplen tres años de las primaveras árabes. Desde su punto de vista, hay un antes y un después en los países que protestaron contra sus respectivos gobiernos?

Considero que sí que hay un antes y un después y que la multitud continuará resistiendo porque es como un león que se ha despertado. Pero también ha sido horrible para algunos países. Egipto es el ejemplo de cómo el autoritarismo militar y el fundamentalismo religioso crece y ocupa todo el terreno. En este país, son las únicas opciones y el efecto es que se van abandonando los deseos revolucionarios como espacio para la expresión: ha habido una trágica derrota. En Siria esa dinámica es aún mucho más dramática y cruel. Ciertamente, esto es un fase muy desalentadora en el proceso.

Y cuando también faltan pocos días para el tercer aniversario del 15M ¿cree que sigue vivo?

¡Por supuesto que el 15M está vivo! Los movimientos sociales como el 15M son ríos kársticos que flotan en la superficie un tiempo y que luego van al subsuelo, para, más tarde, volver a la superficie. Tal vez, si no lo vemos ahora, es que, de momento, flota fuera de la vista. Cuando regrese, será diferente.

¿Se podría decir que tiene una influencia anticapitalista o al menos antineoliberal?

El 15M se compone de muchos elementos y algunos de ellos tienen dificultades para ir juntos. Lo elementos antineoliberales son ciertamente una parte importante del 15M tanto en sus acampadas como en sus ocupaciones en los últimos- recientes- años. Pero,lo más importante, desde mi punto de vista, no es sólo el rechazo a las privatizaciones, sino, junto con eso, un deseo por lo común.

España está en el punto más alto de la práctica y del desarrollo teórico de los movimientos sociales, no solo con lo de las hipotecas, de la deuda, etc. Para mi, es un momento de laboratorio en España. Hay experimentos con nuevos partidos, con otras formas que son muy interesantes, muy positivas, muy ricos. No estoy diciendo que sean modelos para otra parte del mundo, porque aún no tienen la respuesta, pero es un momento de una gran experimentación,

Entonces, desde su punto de vistas ¿estamos por delante de Italia en ese laboratorio de ideas?

Si, al menos para mi, y para Toni Negri también. En España hay un increíble desarrollo de ideas y prácticas.

Es curiosa su respuesta, porque,desde el punto de vista de la crisis económica, estamos en medio de Grecia e Italia…

Por ejemplo, los historiadores que estudian la Revolución Francesa ya nos dicen que la gente que sufre más, no tiene por qué luchar más.

Usted aboga por el común como protagonista de las luchas…

Las pruebas en los campamentos y ocupaciones de los últimos tres años han sido pruebas para el común, específicamente para hacer común en el espacio metropolitano. En el caso de Turquía y en Brasil en el 2013 nacen como respuesta contra las amenazas hacia espacio urbano. En Turquía la chispa fue el proyecto de construcción de un un centro comercial en Gezi Park, y en Río de Janeiro fue la subida del precio del transporte. Sin embargo, en las protestas como respuestas a estas estrategias neoliberales, la gente no demandaba que el gobierno ejerciera mayor control y que lo público les protegiera de la privatización, n o. Se pretendía que la ciudad tuviera un espacio común caracterizado por el libre acceso a lo colectivo y en donde se tomaran las decisiones democráticamente. Es una manera, por la cual, el común ha sido el espacio central de las nuevas luchas .

Pero cree que a priori, las personas que protestan saben que están luchando por ese común que usted describe o sólo responden a un hecho que se ha producido en su ciudad?

En muchas países, la gente primero se moviliza, y luego aparece el concepto del porqué y para qué. El concepto surge más tarde que la acción.

Michael, y volviendo al Estado Español, en su última visita ha hablado sobre el concepto del tiempo en la sociedad industrial de Thompson. Ahora, ante el cambio de la situación laboral de millones de personas ¿cómo puede incidir ese tiempo “libre” en sus vidas?

Thompson analizó las formas que el trabajo en la producción industrial cambió profundamente en nuestro sentido del tiempo. El tiempo en la sociedad moderna capitalista cambia nuestro tiempo, cuantifica en unidades homogéneas que dividen el día.

Me gustaría entender cómo hoy nuestro sentido del tiempo es cambiante. En un libro reciente llamado “24/7”. Jonathan Crary pone en evidencia que nuestro “incrustamiento” en las nuevas tecnologías como internet o las redes sociales está creando una nueva temporalidad que rompe las fronteras tradicionales, no sólo entre el trabajo y el ocio, sino además entre el sueño y el desvelo. El autor plantea el debate sobre si la constante disponibilidad del email, de las compras online, de los entretenimientos y las innumerables pantallas que llaman nuestra atención, socavan las bases para una vida sin capitalismo. Esto no responde solamente a la cantidad de personas que sufren trastornos del sueño y a que los fármacos para el insomnio prevalezcan: esta carencia de tiempo para el sueño, es una buena manera de entender nuestro nuevo y contemporáneo sentido del tiempo.

 

“Paremos el genocidio financiero, juntos podemos”

David Fernández
David Fernández
David Fernández
David Fernández

El 15M se reencuentra en Sol
Miles de personas claman en el 12-M contra las políticas del gobierno conservador

En vísperas del segundo aniversario del 15-M, miles de adherentes al movimiento de indignados se movilizaron por la capital española hasta la simbólica Plaza del Sol para rechazar las recetas del ajuste neoliberal impuesta por el gobierno de Mariano Rajoy, marcadas por los recorte sociales y políticas para salvar a los bancos de la crisis financiera, y reclamar una salida alternativa a la crisis económica. Las protestas se extendieron a Barcelona, Sevilla, Valencia, Palma, entre otras ciudades. Los militantes de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) encabezaron las marchas.

12M Galería fotográfica en Madrid [Diagonal]

El 15M se reencuentra en Sol [eldiario.es]

“De la indignación a la rebelión: escrache al sistema”, fue el lema con el que marcharon los indignados madrileños por el centro de la capital hasta confluir en Sol. Por su parte, los indignados de Barcelona se encolumnaron detrás de una pancarta con el mensaje “Paremos el genocidio financiero, juntos podemos”.

“Sí se puede, sí se puede”, coreaban miles de personas reunidas esta tarde en la madrileña plaza del Sol tras las convocatoria 12M-15M. “El pueblo, unido, jamás será vencido” o “que no, que no, que no nos representan”, fueron otros de los ya famosos gritos de los manifestantes.

La protesta se adelantó por ser el 15 un día laborable, y están previstas actividades y asambleas desde hoy hasta el miércoles. “Lo llaman democracia y no lo es, es una dictadura eso es”, coreaban los manifestantes desde Madrid hasta Barcelona. Dos años después hay más motivos que antes para la indignación, aseguran los propios protagonistas que, sin embargo, son mucho menos que cuando emergió el movimiento.

“No somos mercancías en manos de políticos y banqueros” fue el eslogan de la manifestación que, en vísperas de las elecciones municipales y regionales de España, el 15 de mayo de 2011 (de ahí toma el nombre 15-M), dio inicio a una acampada en la Puerta del Sol de Madrid, y luego se convirtió en un movimiento heterogéneo que se expandió como pólvora en España y el mundo.

Tras las elecciones de noviembre de aquel mismo año, Mariano Rajoy, líder del derechista Partido Popular (PP), llegó al poder en España, y no sólo profundizó el ajuste sino que implementó una reforma laboral y políticas recesivas que dejaron el desempleo en el 27 por ciento de la población activa, unos 6,2 millones de desocupados.

Desde entonces, los indignados perdieron cierto impacto a nivel de movilización aunque ganaron terreno en los barrios y comenzaron a trabajar con iniciativas más concretas como las de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) que exige una solución para el drama de las personas desalojadas por impago hipotecario.

De hecho la PAH, uno de los movimientos más activos de los últimos años, han liderado las marchas, que fueron muy heterogéneas, con la participación de jóvenes, familias, veteranos y muchas personas afectadas directamente por los recortes del gobierno como empleados del sector educativo y sanitario.

“Celebrar este aniversario es importante porque el 15-M despertó a mucha gente”, afirmaba Marta, una madrileña de unos 40 años, en declaraciones a la prensa en la plaza del Sol. La manifestantes reconoció que puede parecer que hay “desánimo o menos gente que antes, pero lo que pasó es que se está luchando en otros ámbitos, como en los barrios”.

“Hay motivos para seguir aquí, porque hay que defender nuestros derechos básicos, como salud y educación, y sobretodo tiene que haber un cambio en la dirección política, que incluya más presión a los que más tiene”, decía por su parte, Jose, de 38 años, en la manifestación de Barcelona. “Hay un lema que me gusta, ‘Vamos lento porque queremos llegar lejos'”, añadió este joven trabajador quien cree que es muy importante que existan grupos que sigan trabajando para mantener activo al movimiento de los indignados.

“Los que se movilizan en cada grupo son los que están en una situación más precaria, y el resto de la ciudadanía lamentablemente, aunque apoya, no lo hace”, reflexionó el indignado.

La puerta del Sol en el segundo aniversario del 15M. Foto: Susana Hidalgo
La puerta del Sol en el segundo aniversario del 15M. Foto: Susana Hidalgo
Una chica muestra su pancarta durante la marcha del 15M. Foto: Juan Luis Sánchez
Una chica muestra su pancarta durante la marcha del 15M. Foto: Juan Luis Sánchez

“Hay que desmontar el mito de que la deuda se paga o se paga”

indignados sistema
Sílvia Cabezas d’AlcalàHoy en día, ¿qué significa ser anticapitalista?

Esther Vivas: Cada vez hay más gente que puede sentirse anticapitalista, se defina como tal o no. Porque, actualmente, lo que está claro, a los ojos de un número cada vez mayor de personas, es que este sistema no funciona. La crisis ha desenmascarado al capitalismo y ha puesto en evidencia la usura, la avaricia y la competencia que fomenta y cómo es un sistema que antepone intereses particulares de unas minorías a las necesidades básicas de la gente. El capitalismo convierte derechos fundamentales en mercancías.

P.: ¿Por ejemplo?

R.: Lo vemos con el acceso a la vivienda, el derecho a una educación y a una sanidad pública y de calidad, el derecho a alimentarnos de forma sana y saludable. Un ejemplo: cada día en el Estado español se ejecutan 532 desahucios, mientras hay 3 millones de viviendas vacías. La ley hipotecaria está al servicio de los bancos y las políticas responden a los intereses de una minoría financiera. Ser anticapitalista es estar en contra de este sistema y defender otro al servicio de la gente y del planeta. Cada vez parece más lógico ser anticapitalista y antisistema que ser procapitalista o prosistema.

P.: ¿Cómo contemplas el posible “salto en política” de algunos movimientos sociales o plataformas cívicas?

R.: Creo que los movimientos siempre deben ser independientes en relación a las organizaciones políticas. Pero, también, hay que señalar los límites de la movilización per se. Desde mi punto de vista, más allá de luchar en la calle y desobedecer, que es imprescindible para cambiar las cosas, también es fundamental plantear alternativas políticas, antagónicas a las actuales, que defiendan otra práctica política, leales a la gente que lucha y con un programa de ruptura con el sistema.Sino desde los movimientos sociales nos podemos limitar a ser un lobby de aquellos que mandan.

P.:¿De qué modo los nuevos movimientos sociales usan Internet para difundir su ideario y movilizar a la ciudadanía?

R.: Hoy no se puede entender la protesta sin el papel de las redes sociales. Son canales de información alternativos a los medios de comunicación convencionales. Instrumentos que han permitido a los activistas explicar lo que sucedía en primera persona, convirtiéndose en lo que se denomina citizen journalists. Significan un paso adelante para democratizar la comunicación, hacerla accesible a todos. Pero, lo que es imprescindible es vincular el uso de estos instrumentos y redes a los movimientos que luchan en la calle. Y, deben servir, en consecuencia, para amplificar estas luchas.

P.:¿Las demandas y estrategias del movimiento contra el endeudamiento del Sur pueden aplicarse en Europa?

R.: Si hace más de diez años nos solidarizábamos con la lucha contra la deuda externa de los países del Sur (en el año 2000, se organizó aquí una consulta popular que recogió más de 1 millón de votos y que reivindicaba que los países del sur no tenían por qué pagar una deuda que era ilegal, ilegítima y usurera), ahora, una década más tarde, vemos cómo la problemática de la deuda ha llegado a Europa. Y nos movilizamos para no pagar la deuda injusta e ilegal que nos reclama e impone la banca y los mercados. En consecuencia, tenemos que aprender mucho de las luchas en Latinoamérica (también en Asia y África) contra el endeudamiento. En Ecuador, el gobierno de Correa, con el apoyo de movimientos sociales, realizó una auditoria para saber qué parte de la deuda que le reclamaban las instituciones internacionales era legítima o no. Y se comprobó que una parte de esta deuda no era legítima, sino que sólo había beneficiado a unes élites políticas y económicas, y el gobierno decidió no pagarla. Hay que desmontar el mito de que la deuda se paga o se paga. Esto no es así. ¿Por qué tenemos que pagar una deuda que no es nuestra?

Fuente: http://piensaesgratis.com/muevete/esther-vivas

15-M, SEGUNDO ANIVERSARIO DEL MOVIMIENTO INDIGNADO

* Los indignados incorporan nuevas demandas nacidas al agravarse la crisis
* El movimiento que ha marcado la agenda política
* La ocupación de una finca culmina la marcha en Barcelona

15m

15m2

15m3

“Nos vamos, pero volveremos”. Esa fue la despedida de los portavoces del Movimiento 15-M hace dos años, cuando las autoridades pusieron fin a las acampadas de la Puerta del Sol madrileña. Han vuelto, y ayer se concentraron en más de 20 ciudades españolas con lemas similares a los de su nacimiento, contra los partidos y las instituciones, aunque con el complemento de las demandas y las denuncias concretas derivadas de los recortes que han tomado cuerpo en este bienio en España.

De la indignación a la rebelión: escrache al sistema. Ese fue el lema con el que convocaron a salir a las plazas y a las calles, en las que se apreció esa incorporación de plataformas y mareas que lideran revindicaciones sectoriales: educación, sanidad, afectados por las hipotecas y por la adquisición de preferentes, entre otras. Todas estuvieron presentes en las manifestaciones.

Esta sectorialización fue la novedad y el elemento que más satisfacción produjo a los organizadores. Los partidos políticos y el Gobierno reconocen su influencia, que les ha removido sus conciencias, su programa y su acción. ¿Quién habló de transparencia en los partidos, del cambio de la Ley Electoral, de la Ley Hipotecaria?, recordaban ayer portavoces del 15-M. Ellos, en efecto, hace dos años alzaron esas banderas y demandas y por voluntad propia, en unos casos, y a la fuerza en otros, estos han sido temas que han marcado el día a día político desde entonces. El desapego y el rechazo que el movimiento de indignados mostró hacia los políticos se han visto además continuamente avalados por las encuestas de opinión.
El espíritu de la protesta permanece, aunque su poder de convocatoria se haya debilitado, como quedó reflejado ayer en una menor afluencia de personas que hace dos años. También se notó en la Puerta del Sol madrileña, que llegó a ser el foco de la mirada nacional e internacional en 2011. Aún así, desde los partidos políticos se siguió con atención lo que ocurría en la veintena de ciudades. Todos reconocen que el 15-M ha conseguido zarandear la agenda política y que les ha obligado a cambiar sus prioridades.

Si hace dos años los indignados se hicieron eco del malestar difuso de los ciudadanos, ahora vuelven cuando la situación ha empeorado drásticamente y las expectativas de mejora son nulas a medio y largo plazo. Vuelven cuando hay registrados más de seis millones de parados y sin que exista posibilidad de que la situación se suavice en los próximos tres años, como ha reconocido el Gobierno. Los datos reflejan así que hay un millón más de desempleados que cuando el movimiento nació y se rebeló contra el Gobierno del PSOE y, de paso, denostó a toda la clase política.

Ahora también lo hace, vuelve a hacerlo. “No, no, no nos representan”, corearon los manifestantes ayer por toda España, en reiterada alusión a los partidos políticos. Al cartel de protesta global De la indignación a la rebelión se sumaron en el segundo aniversario lemas de otras reivindicaciones sociales, en las que parte de los organizadores ven el germen del 15-M. En carteles y cánticos estuvieron presentes las protestas contra la ley del aborto que prepara el Ejecutivo y la contestación al respaldo del Gobierno a la Iglesia (“¡Al PP, al PP, la sotana se le ve!”, cantaban ayer de Camino a Sol), las movilizaciones contra los recortes en sanidad y educación —muchas camisetas de la marea verde, primera de las mareas ciudadanas que arrancó también hace dos años, unos meses después que el 15-M— o de rechazo a los escándalos de corrupción. “¡Sí hay dinero, lo tiene el tesorero!”, coreaban sobre Luis Bárcenas, extesorero del PP.

“Hemos parado más de 600 desahucios solo en Madrid y se han devuelto más de 200 millones en preferentes”, aseguró Carlos Estévez, de 54 años, miembro de la Asamblea Popular del Barrio de la Concepción madrileño y participante en la convocatoria. Mientras la marcha bajaba por el carril central de la Castellana (que en el primer aniversario estaba totalmente cortada), Estévez confesó que esperaba más gente, “pero queda un mes de movilizaciones”. Y de asambleas y debates, que ya comenzaron a celebrarse anoche. (El País)

Manifestantes acampan en Sol para protestar por la corrupción en España

mad sol abertura

 

El jueves pasado se abrió la ‘caja de los truenos’ y, desde entonces, la gente se ha echado a la calle. Con las primeras anotaciones que hacían referencia a presuntos sobresueldos cobrados por una parte de la cúpula del PP cientos de manifestantes se unieron para protestar contra la corrupción delante de la sede del partido y exigiendo dimisiones.

Tras las publicaciones de El País las comparecencias fueron como un gota a gota hasta que el sábado el propio Presidente del Gobierno, también salpicado en la ‘lista de Bárcenas’, se vio obligado a comparecer, sin que su discurso convenciese ni a la gente ni a la oposición. Rajoy aseguró que era falso y que “nunca he recibido, ni he repartido sobres con dinero negro”. En la misma tarde del sábado las redes sociales convocaban otra marcha delante de la sede seguida en diferentes ciuadades españolas.

Los asistentes a las protestas intentaron establecer un campamento en la Puerta del Sol como en su momento hizo el movimiento 15-M, sin embargo, las autoridades levantaron el asentamiento. Lo han vuelto a intentar y un grupo reducido de personas ha logrado pasar la noche en la emblemática plaza madrileña, en protesta por los casos de corrupción. #las5deSol se han convertido en Trending Topic y desde la plataforma de las redes sociales solicitan más apoyo.

mad.Mad2
“Somos delincuentes honrados, venimos a entregarnos”

por Eduardo Muriel

MADRID // Una treintena de personas, vecinos de Lavapiés y miembros de la asamblea del 15-M en el barrio, se han entregado este domingo en la comisaría. El motivo: la trascendencia de un informe de seguridad ciudadana elaborado por Delegación del Gobierno en Madrid en el que se califica la acción del 15-M como “un tipo de delincuencia”.

Los miembros de la asamblea consideran que el objetivo del documento no era otro que la “criminalización política”. “Lavapiés siempre ha sido una zona que ha recibido bastante atención por parte de las autoridades para ensayar políticas de represión”, asegura Aurora Gómez, miembro del 15-M en el barrio. “El problema es que estosproblemas ficticios pueden servir de excusa para implementar nuevas leyes represivas de alcance nacional”, apunta.

El propio plan de seguridad admite que Lavapiés es una de las zonas con menor tasa de criminalidad de todo el distrito Centro de la capital. “La clave es que es un barrio empoderado. Yo he vivido en otras zonas de Madrid y en ningún sitio me he sentido más segura que aquí”, afirma Gómez, tras lo que señala a dos coches de la policía municipal parados en medio de la plaza Lavapiés: “Esto es lo que pretenden, incrementar la presencia policial de cara a hacer frente a los movimientos sociales”.

“Ustedes no tienen que entregarse a nadie”

Una treintena de integrantes del 15 M Lavapies acudieron a entregarse a la comisaría. FERNANDO SÁNCHEZ
Una treintena de integrantes del 15 M Lavapies acudieron a entregarse a la comisaría. FERNANDO SÁNCHEZ

Tras reunirse cerca de treinta personas, los vecinos han avanzado, en todo momento sin cortar el tráfico, hasta la comisaría en Embajadores. Una vez allí, la marcha ha sido detenida, a pocos metros de la puerta, por un nutrido cordón de agentes de la Unidad de Intervención Policial, donde el jefe del dispositivo ha accedido a hablar con los miembros de la asamblea.

“En el informe de seguridad ciudadana elaborado por [la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina] Cifuentes, se nos acusa de delincuencia. Somos delincuentes honrados, venimos a entregarnos”, ha declarado uno de los vecinos. “Si ustedes no han cometido delito alguno, de manera individual o colectiva, yo no puedo actuar”, ha asegurado el agente, que ha admitido desconocer el informe y ha señalado que el 15-M “no puede considerarse delincuencia”. “Esto es algo que tendréis que hablar con la Delegada del Gobierno, yo creo que ustedes no tienen que entregarse a nadie”, ha zanjado.

Tras unos quince minutos de diálogo, la asamblea se ha retirado. “Nos quedamos algo más tranquilos”, ha bromeado a la vuelta Eduardo Gutiérrez, miembro del 15-M. “La lucha de Cifuentes con el barrio de Lavapiés es antigua. Con este informe, ella se escuda en que es una propuesta de asociaciones vecinales y de empresarios, pero las primeras lo han desmentido”, sostiene. “De todos modos, es inadmisible. No creo que si una asociación hubiera dicho que el color de piel es un tipo de delincuencia, Cifuentes lo hubiera incluido en el informe. Esto es algo consciente”, lamenta Gutiérrez.

Gómez señala que este gesto ha tenido como objetivo “visibilizar la solidaridad”. “Lo que molesta es que en este barrio hemos hecho retroceder a la policía en varias ocasiones cuando ésta realizaba redadas racistas, hemos parado muchos desahucios, hay un movimiento social muy fuerte”, asegura. “Apuntarnos como delincuentes es peligroso. Esto, en otros tiempos, significa que acabemos en un río, o encerrados, o torturados”, concluye.

Baltasar Garzón

España. La lacra del derecho de manifestación

por Juan Carlos Escudier

La  regresión, debería decir José Ignacio Wert, va por buen camino. Cangrejeamos sin desmayo en el Código Penal, donde la cadena perpetua pronto volverá a ser algo tan real como los abortos en Londres, los inmigrantes a Alemania, las cerilleras en las puertas de Eurovegas, la reválida, la misa de doce, el señorito, los obreros y las vajillas de Duralex.

Lo sucedido este martes a las puertas del Congreso debiera hacer recapacitar al Gobierno sobre la conveniencia de recuperar la ley de Orden Público de 1867, hija de González Bravo, ministro de Narváez, por la que podía prohibirse toda manifestación pública que ofendiera “a la religión, a la moral, a la monarquía, a la Constitución, a la dinastía reinante, a los cuerpos colegisladores y al respeto debido a las leyes”. Con ese punto de apoyo, una delegada del Gobierno como Cristina Cifuentes movería el mundo.

Hay que acabar con esos molestos derechos de reunión, asociación, manifestación y huelga, que tanto mal hacen a la mente de las nuevas generaciones y a las de las antiguas. Clausuremos esa factoría de antisistemas, que han llegado a creerse que pueden protestar impunemente cuando el Gobierno legítimo, en el ejercicio de sus funciones, les toca la cartera, el trabajo, la sanidad, la educación y la dignidad.

¿Y ESTAS SON EL TIPO DE FOTOS QUE NO PODREMOS GRABAR?

Seleção de fotos

Activistas llegados de todo el mundo se reúnen en Madrid en el Ágora 99%

“Me llamo Jeremy, vengo de Bélgica y pertenezco al Comité para la Condonación de la Deuda en el Tercer Mundo y hemos preparado un taller sobre deuda y soberanía para estas jornadas”; “yo, de Occupy London…”; “yo vengo de parte del movimiento ciudadano de Brasil”. Como estos, uno tras otro, más de un centenar de activistas venidos de todo el mundo se han presentado y anunciado sus proyectos durante la mañana de este viernes en el centro social EKO, en el madrileño barrio de Carabanchel.

Ha sido la apertura del encuentro internacional Ágora 99%, organizado por distintos colectivos de la órbita del 15-M de la capital, en el que desde hoy hasta el próximo domingo debatirán sobre los tres ejes que creen fundamentales para entender la crisis económica y política en Europa: derechos, deuda y democracia. Fotogaleria

Quando o actual governo

rouba o 13º e o 14º mês aos reformados e à função pública;
rouba mais de um salário aos trabalhadores do privado;
destrói o SNS;
destrói a escola pública e a universidade pública;
promove o desemprego;
promove a redução da remuneração do trabalho ou
promove a fome e a miséria,
viola a Constituição da República Portuguesa e a Declaração Universal dos Direitos Humanos, torna-se num criminoso em actividade.
Recorde-se que, tanto a Constituição da República Portuguesa como a Declaração Universal dos Direitos Humanos tornam a justiça explícita na forma de lei. É dessa forma que se mantém a paz entre os cidadãos já que aquilo que está acordado permite uma vida justa e digna para todos.

Este governo, ao submeter os mais débeis aos mais fortes, eliminou a justiça e deixou unicamente a lei. Como consequência, fez com que grande parte da população deixasse de ter lugar.

Por outras palavras, isto significa que o governo violou e viola a Constituição da República Portuguesa e a Declaração Universal dos Direitos Humanos. Ou seja, o governo quebrou a paz social. Isto legitima a acção de todos os cidadãos que agora têm o dever de preservar a paz e o bem-estar proclamados nestes documentos.

Por estas razões, e ao abrigo do Artigo 21º da Constituição da República Portuguesa, o MSE, Movimento Sem Emprego, e aqueles que estão a ser vítimas das acções criminosas deste governo reservam para si e para todos os cidadãos o direito à desobediência civil como forma de resistência dos que estão a ser atirados para a valeta por este governo.

Chega de esfolar os 99% mais pobres para que o 1% mais rico mantenha os seus privilégios.