CFK anunció una batería de proyectos de ley para reformar la Justicia. Busca que los miembros del Consejo de la Magistratura sean “elegidos por el pueblo”, ponerles límite a las cautelares, y transparentar la actividad y el ingreso a los juzgados

págia 12

La Presidenta presentó una batería de proyectos que enviará al Congreso para “democratizar” el Poder Judicial.

Por Nicolás Lantos

“Yo quiero en serio una Justicia democrática, no corporativa, no dependiente de los factores económicos, sabiéndose que es parte de uno de los poderes del Estado y que debe aplicar la Constitución. Y que el Gobierno está para el Poder Ejecutivo y, obviamente, para el Poder Legislativo, que somos los que tenemos estas misiones por Constitución.” Contundente, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se guardó para el final de sus casi cuatro horas de discurso de apertura del período de sesiones ordinarias la parte más sustanciosa de su mensaje: una anticipada apelación a la democratización del Poder Judicial, resumida en un puñado de medidas concretas que prometió enviar al Parlamento este mismo mes, entre las que se destacan la elección popular de miembros del Consejo de la Magistratura, una reforma del Código Procesal para limitar el poder de las medidas cautelares y diversos mecanismos de transparencia.

Además, la jefa de Estado repasó los logros conseguidos en los últimos diez años, que bautizó como “una década ganada”, le dedicó un largo pasaje a defender la postura argentina ante la demanda de los fondos buitre en la Corte de Nueva York y ratificó la voluntad de pagarles en las mismas condiciones que recibieron los bonistas que ingresaron a los canjes anteriores, en sintonía con la aclaración pedida ayer mismo por el tribunal que atiende el caso (ver página 6). También reivindicó el memorando firmado con Irán para intentar avanzar con la investigación sobre el atentado a la AMIA, reiteró el pedido a Gran Bretaña de negociar la soberanía del Atlántico Sur.

“Justicia legítima”

“Tenemos que hacer una profunda democratización y para eso vamos a proponer una serie de leyes que van a ser sometidas a consideración, obviamente, de este Parlamento, durante el mes de marzo”, anunció la Presidenta mientras la cámara de la transmisión oficial enfocaba el rostro algo desdibujado del titular de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti. Antes, la mandataria había destacado que la Argentina es “un país modelo” a nivel mundial en materia de derechos humanos y celebró la reforma de los Códigos Civil y Penal que se están llevando a cabo, aunque advirtió que luego de treinta años de democracia y diez de kirchnerismo, el Poder Judicial era el único que no había pasado por una etapa de modernización. “No se va a reformar ninguna Constitución, quédense todos tranquilos”, chicaneó, incluso, CFK al anunciar las propuestas.

El primero de los proyectos que presentó (acaso el que mayores repercusiones va a despertar en su tratamiento) es una reforma del Consejo de la Magistratura que contemple que “la totalidad de los miembros sean elegidos directamente por el pueblo” y aumente la representación de “académicos y científicos” entre los consejeros. Además, esos “académicos y científicos” no serían exclusivamente abogados, sino que podrían provenir de otras áreas. “Ni los jueces ni los abogados tienen coronita para elegirse entre ellos”, manifestó la Presidenta. En otra propuesta, el Ejecutivo intentará crear Cámaras de Casación para los fueros Civil y Comercial, Contencioso y Administrativo y Previsional y Laboral, calcando el modelo que dio resultados en el ámbito penal para alivianar el trabajo de la Corte Suprema y tener una tercera instancia previa a que un pleito llegue al máximo tribunal.

Las medidas cautelares, que quedaron en el ojo de la tormenta a causa del juicio por la aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, podrían ser limitadas a través de una reforma del Código Procesal. “Se han transformado en una verdadera distorsión del Derecho, en una fuente de injusticia, de iniquidad y de negación de administración de justicia”, manifestó Fernández de Kirchner en referencia al abuso de esa metodología, además de considerar “un absurdo” la aplicación de amparos en causas de contenido patrimonialista contra el Estado. En el mismo sentido, propuso sancionar una ley de responsabilidad del Estado por considerar que el Código Civil y Comercial están diseñados para regir entre privados.

Por último, planteó tres medidas que ayuden a acercar el ejercicio de la Justicia a la sociedad y transparente sus mecanismos: una ley que haga más prístinos los métodos de ingreso al Poder Judicial, otra de acceso a la información para poder acceder vía Internet al trabajo que realiza cada juzgado y por último una que obligue a los magistrados a publicar sus declaraciones juradas. Respecto de la eximición de los jueces de pagar Impuesto a las Ganancias, CFK pasó la pelota al otro lado de la cancha: “Es una decisión que no corresponde al Poder Ejecutivo ni al Legislativo”, sino a la Corte Suprema, ya que es una acordada de ese órgano la que dejó sin efecto una ley sancionada en 1996 que los obliga a tributar (ver ).

Publicado por

Talis Andrade

Jornalista, professor universitário, poeta (13 livros publicados)

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s