México.Tipificar como delito prácticas nepotistas

por José Sobrevilla

Ejemplos hay muchos. Cuando se accede al poder, la tentación es fuerte. Lo primero que un funcionario quiere, para demostrar su poder, es ayudar a sus parientes y amigos “a como dé lugar”, lo que ha creado dinastías de políticos y funcionarios públicos donde lo que predomina es el apellido por encima de la eficiencia. ¿Es posible acabar con esta práctica? La diputada del Partido del Trabajo (PT) Miriam Saldaña piensa que sí, y por ello presentó el 11 de octubre en el pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal una iniciativa que propone una adición al 261 Bis del Código Penal del DF (delitos de servidores públicos) donde se tipifique como delito el nepotismo.

El jurista Guillermo Cabanellas lo ha definido como “una corruptela política caracterizada por el favoritismo familiar, por la dispensa de honores, dignidades, cargos y prebendas a los parientes y amigos”, y la prohibición de esta práctica ha sido integrada a las legislaciones de varios países de América Latina, exceptuando la de la ciudad de México.

En la propuesta de Saldaña Cháirez, las penas serían de uno a dos años de prisión y de 100 a 500 días de multa, al servidor que en el ejercicio de sus funciones o con motivo de ellas designe en cargos públicos directamente a parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo por afinidad, incluyendo en dicha disposición la prestación de servicios técnicos o profesionales.

Sin embargo plantea una excepción, que es cuando los parientes se encuentren ya laborando en la administración pública del Distrito Federal con una antigüedad de seis meses a la fecha en que se tomó el cargo; pero está obligado a manifestarlo públicamente dentro de los 15 días posteriores.

En la propuesta se penaliza también a quien adjudique en los procesos de licitación, cotización o compra directa de la administración pública del DF, a empresas donde alguno de los socios o propietarios sean parientes en el cuarto grado de consanguinidad o segundo por afinidad de la autoridad, servidor o funcionario público que tuviere la facultad de adjudicación.

“Sé que voy a pisar muchos callos”, ha dicho la diputada Miriam Saldaña, pero “En una ciudad vanguardista como es el Distrito Federal, no podemos quedarnos atrás en asuntos de transparencia”. Argumentó que será tarea también de los medios de comunicación que esta reforma que propuso sea archivada o se apruebe pese a los intereses que pudiera haber para que sea congelada.

El desconcierto por la propuesta, llevó a que, en el momento, los partidos que se sumaron a esta iniciativa fueron Acción Nacional, Revolucionario Institucional, Verde Ecologista, Movimiento Ciudadano y notoriamente el de la Revolución Democrática quedó ausente.

El asunto no es privativo de la ciudad de México. Las administraciones municipales, sobre todo las del estado de México, que concluyen su gestión en diciembre próximo, acumularon ante la Contraloría Interna del Poder Legislativo, 175 denuncias por nepotismo.

Publicado por

Talis Andrade

Jornalista, professor universitário, poeta (13 livros publicados)

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s