Museo de la Memoria: Nunca más el horror

Punto Final

 

 

Existe una campaña de sectores de la derecha para desmantelar el Museo de la Memoria, que preserva material histórico, testimonial, documental y visual sobre las violaciones a los derechos humanos cometidas por agentes del Estado durante la dictadura.

Según el historiador ultraconservador Sergio Villalobos, el Museo “representa el deseo de falsificar el pasado”. La directora de la Dibam, Magdalena Krebs, planteó que “sería valioso que sus visitantes comprendiesen que entre muchos de los factores que contribuyeron a la destrucción de la democracia (en 1973), tuvo un rol significativo la violencia imperante”. Según dijo, “circunscribir su misión sólo a las violaciones a los derechos humanos, sin proporcionar al visitante los antecedentes que las generaron, limita su función pedagógica”. Villalobos planteó además que el Museo “debió ser parte de la Dibam”, lo que permitiría al gobierno operar directamente sobre la institución que hoy es autónoma. Por su parte, Sergio Rillón -quien fuera asesor de Pinochet-, dijo que el museo padecía de “hemiplejia”, porque “muestra situaciones en desmedro del gobierno militar”, y propuso crear otra entidad.

No han sido los únicos ataques y controversias en torno a la labor del Museo de la Memoria. En 2011 intentaron reducir su presupuesto y los de otras instituciones dedicadas a la información, historiografía y documentación sobre violaciones a los derechos humanos, concretamente el Parque por la Paz Villa Grimaldi y Londres 38.

Fotos de desaparecidos le dan forma a una instalación del Museo de la Memoria chileno.
Fotos de desaparecidos le dan forma a una instalación del Museo de la Memoria chileno.

 

El Museo de la Memoria es una de las creaciones del Estado para intentar reparar a las víctimas de violaciones a los derechos humanos. Según su director, Ricardo Brodsky, “el punto de origen del Museo son las víctimas; es un lugar de reparación moral”. Organizaciones de familiares de las víctimas señalan que bajo ninguna circunstancia permitirán su cierre o cambio de contenidos y objetivos. Por su parte artistas, intelectuales y familiares exigieron al gobierno la destitución de Magdalena Krebs.

“Nuestra labor es visibilizar las violaciones a los derechos humanos, dignificar a las víctimas y a sus familias, y estimular la reflexión y el debate sobre la importancia del respeto y la tolerancia, para que esos hechos nunca más se repitan”, dice Brodsky.

O Brasil é o país do segredo eterno. Impossível ter um Museu da Memória e os Direitos Humanos. 

Publicado por

Talis Andrade

Jornalista, professor universitário, poeta (13 livros publicados)

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s