“Juzgar a los genocidas abre paso a una verdadera reconciliación”

El ex presidente Ríos Montt responde por crímenes de genociodio y de lesa humanidad cometidos durante su mandato (1982-83)

La historia reciente de Guatemala no deja de generar una sensación de nudo en la garganta, debido a un limbo entre pasado y futuro; entre la necesidad imperativa de seguir adelante y el recuerdo de una historia de violencia, represión y violación sistemática de derechos humanos como política de Estado, que no puede, ni debe ser olvidada.

Para el jurista Edgar Pérez, miembro de la Asociación Justicia y Reconciliación y abogado de las víctimas del largo conflicto armado interno (1960-1996) que sufrieron las atrocidades cometidas por los gobiernos dictatoriales y las juntas militares de las décadas de los 70 y 80, en Guatemala habrá una verdadera reconciliación “sólo y cuándo se juzgarán a los responsables de estos crímenes”.

Pérez dijo en una entrevista a Opera Mundi que el juicio en contra del ex presidente y general retirado José Efraín Ríos Montt por los delitos de genocidio y de lesa humanidad cometidos durante su mandato (1982-83), no sólo sienta un precedente histórico, sino que es parte de una estrategia mucho más amplia, iniciada después de la firma de los Acuerdos de Paz (1996). Estrategia que ya ha arrojado importantes resultados en cuanto al combate a la impunidad y la recuperación de la memoria histórica, en un país que ha sufrido más de 600 masacres, el asesinato y desaparición de más de 200 mil personas y el desplazamiento forzado de un millón de guatemaltecos. Por Giorgio Trucchi/ Opera Mundi.

O genocídio comandado pelo general Ríos Montt
O genocídio comandado pelo general Ríos Montt

“El 25 de marzo de 1982 asesinaron a mis tres hermanas, a mi mamá y a cinco hermanos menores de edad. Primero (los militares) los interrogaron para saber quiénes eran los guerrilleros (que buscaban) y, como no dijeron nada, los fusilaron”, relató a IPS Elena Chávez, sobreviviente de un incursión del ejército en 1982 en el occidente de Guatemala.

Desde entonces esta indígena ixil no cejó en su afán de llevar ante los tribunales a los máximos responsables de esta masacre, perpetrada durante el conflicto armado interno (1960-1996).

Pero no fue sino hasta este jueves 26 que escuchó por primera vez una señal favorable, cuando la jueza Patricia Flores dispuso abrir el proceso.

Sin embargo, la magistrada libró al general retirado de ir a prisión por el momento. “No existe obstaculización a la verdad ni peligro de fuga, razón por la cual considero pertinente exigir una fianza de 500.000 quetzales (unos 65.000 dólares) y disponer su arresto domiciliario y limitar su libertad de locomoción”, señaló en su dictamen.

Esta última decisión provocó desazón en los familiares de las víctimas, quienes piden la cárcel de inmediato para el militar retirado.

Queremos que vaya a la cárcel, queremos justicia y que se cumpla la ley, porque violaron los derechos de mis familiares durante la masacre que cometieron en Nebaj, Quiché”, situado en el noroccidente del país, dijo Chávez.

Publicado por

Talis Andrade

Jornalista, professor universitário, poeta (13 livros publicados)

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s