Los desafíos para erradicar el hambre en el mundo

La especulación es una causa importante de los precios altos
Entrevista José Graziano da Silva

– La especulación es, de hecho, una causa importante de los precios altos y extremadamente fluctuantes. Sólo beneficia a los bancos y a los fondos de cobertura, pero no a los productores, procesadores y compradores, y menos que nadie a los consumidores. La FAO sólo puede hacer dos cosas: puede proveer al mercado con datos, estudios y estadísticas para lograr que los mercados sean más transparentes, y puede estimular a los gobiernos a invertir más en agricultura.

– Los países industrializados deberían abrir finalmente sus mercados y eliminar los subsidios en agricultura. No es que sea demasiado optimista al respecto, pero sería la solución correcta.

– Por ejemplo, cuando Estados Unidos decidió terminar con los subsidios para producir etanol en base a maíz, el último verano boreal, el precio del grano cayó inmediatamente. Se sintió en los países pobres, como en América Central, donde el maíz se usa para consumo humano y como alimento del ganado, y también en África del Este, donde el maíz es un alimento básico. La decisión de Estados Unidos tuvo un efecto directo y positivo sobre la situación alimentaria.

– El factor decisivo es el acceso al alimento o a la tierra, de modo tal que la gente pueda comprar o producir comida por sí misma. A nivel mundial, hay suficiente comida para todos, pero para muchos -especialmente los pobres- es sencillamente demasiado cara. Tienen hambre, a pesar de que las estanterías revienten de comida.

– Por medio de programas de transferencia de dinero, desde 2005 aportamos dinero para las familias más pobres de Brasil, México y Colombia con el objetivo de que tengan un ingreso mínimo y puedan alimentarse por sí mismas. Cerca de 120 millones de personas satisficieron sus necesidades básicas de esa manera y sobrevivieron a la primera crisis de alimentos -con su agudo aumento de precios- mejor que en otros países. Debemos continuar con ese tipo de programas, no para reaccionar a las crisis actuales, sino para evitar las futuras.

– Al mismo tiempo, se benefició a los agricultores de forma tal que pudieran vender sus productos en mercados regionales a precios razonables. La agricultura local es el punto crucial. Los que producen regionalmente son menos dependientes de las fluctuaciones cambiarias, la especulación, los costos de transporte e incluso los desastres climáticos. En lugar de comprar leche, azúcar y arroz a costos muy altos en el mercado mundial, los países deberían recurrir a los productos locales. América Central podría dedicarse a los granos, por ejemplo, Chile a la quinua, y así.

– El hambre no es el único problema que tenemos que tratar. El número de personas con sobrepeso también creció a niveles alarmantes. Esas personas están muy desnutridas, pero de una forma diferente. Les faltan minerales esenciales y se enferman. Hasta se mueren. Es hora de que nos ocupemos de ese tema.

– Las personas que ahora compran en los supermercados ni siquiera saben de dónde proviene la comida. No tienen idea de lo que están comiendo. Tener una nutrición adecuada se ha vuelto un problema para la generación joven. ¡Y piense en todas las víctimas de bulimia! La anorexia también es un problema. Todas estas cosas son los desafíos del futuro.

Publicado por

Talis Andrade

Jornalista, professor universitário, poeta (13 livros publicados)

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s