Igualdad racial

Uno de los mitos que las élites brasileñas han logrado establecer respecto a la identidad nacional es que en el país existe una “democracia racial”, pues el entrecruzamiento étnico generalizado habría establecido una vida en armonía sin conflictos o segregaciones por motivos raciales. Cuando en realidad lo que se ha registrado es un proceso histórico sistemático para aniquilar a la población negra. Tras la adopción de la Ley de la Tierra en 1850, diversos “estudios indicaban que en aproximadamente cien años la ‘sangre negra’ sería diluida en Brasil”, expone el Coordinador General de Unegro, Edson França.

Según el Censo IBGE 2010, la población negra en Brasil llega a cerca de 96.7 millones que equivale al 50.7% del total. Y la terca realidad también pone en evidencia que la segregación, la violencia y la discriminación raciales son expresiones cotidianas, profundamente arraigadas en el ordenamiento social prevaleciente. Por eso França acota: “La élite racista fue derrotada en su proyecto de blanqueamiento, pero continúa matando”.

Las secuelas de 350 años de esclavitud persisten y esa herencia “que hoy se traduce en la modalidad mas perversa de racismo existente en el planeta –una especie de racismo disimulado que nunca se asume- es elemento estructurante de la desigualdad social. No se puede hablar de combate a la desigualdad sin el enfrentamiento y la superación de esa herencia maldita”, precisa Dojival Vieira. In Tímidos pasos importantes de Osvaldo León

Publicado por

Talis Andrade

Jornalista, professor universitário, poeta (13 livros publicados)

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s